Masaje muscular dinámico

2345

El tratamiento manual o masaje para aliviar los dolores del aparato locomotor (músculos, tendones, fascias, ligamentos, etc.), es muy antiguo y a lo largo del tiempo son muchas las técnicas, y métodos que existen para el tratamiento de los bloqueos y tensiones del llamado «tejido blando».

Esta técnica de masaje que llamamos Masaje Muscular Dinámico agrupa técnicas ya conocidas en el tratamiento muscular, y añade una visión propia del abordaje manual muscular, lo que la convierte en un nuevo sistema.

Nace por un lado de las ganas de resolver los casos que comúnmente tratamos los profesionales en el tratamiento de las alteraciones del aparato locomotor, y por otro, de mi necesidad como profesor, de técnicas manuales, de trasmitir a otros un sistema para que resuelvan también dichas tensiones.

El Masaje Muscular Dinámico sistematiza el trabajo manual dotándolo de un protocolo muscular completo, preciso, fiable y eficaz en la localización y tratamiento del punto de dolor.

Esta técnica sirve tanto para la exploración y localización al detalle de los bloqueos del tejido blando, como para su tratamiento. Es una técnica sencilla, lógica, fiel a la biomecánica, y combinable con otras técnicas manuales que el terapeuta la puede implementar en sus tratamientos desde el primer momento. De hecho recomiendo siempre un masaje clásico completo en la zona a tratar antes de aplicar MMD.

La técnica se basa en tratar el músculo en 4 posiciones:

  • Posición Neutro: es la forma de presentación que tiene el músculo en las posiciones básicas en las que puede estar el paciente en la camilla: decúbito: supino, prono, lateral izq. o dcho., o sedestacion. Ejemplo: tibial anterior, paciente en decúbito supino con la extremidad inferior extendida.
  • Posición en Acortamiento pasivo: el músculo estará en una posición tal que sus puntos de origen e inserción han de estar más cerca que en la posición neutro. Ejemplo: tibial anterior, paciente decúbito prono con flexión de rodilla a no más de 90 grados y flexión dorsal de tobillo.
  • Posición en Estiramiento pasivo: el músculo esta en esta ocasión con sus inserciones más alejadas que en la posición neutra. Ejemplo: tibial anterior, paciente decúbito prono flexión rodilla entre 90, 110, 135 grados y extensión dorsal del tobillo.
  • Movilidad pasiva: en esta ocasión trataremos el músculo al mismo tiempo que lo movilizamos, pudiendo ser la movilidad de estiramiento pasivo a acortamiento pasivo o viceversa. Ejemplo: tibial anterior, paciente en decúbito prono con flexión de rodilla sin sobrepasar los 90 grados y flexión dorsal del pie pasamos a una extensión dorsal de tobillo y flexión de rodilla unos 110 grados.

En todos los estados de tensión y/o bloqueo de tejido blando nos encontramos principalmente dos tipos de alteraciones: una física, que hace referencia a la extensión de bloqueo, al número de fibras implicadas, a su estado estructural, entre otras. Y otra química, es decir la carga tóxica, por déficit en las circulaciones de aporte y limpieza acumuladas en el bloqueo.

Como terapeutas manuales una de las cosas que más hacemos con nuestras manos es buscar los puntos de dolor, los hemos visto en la totalidad del cuerpo y, una vez localizados, tratamos de eliminarlos y reducir su tensión.

Hemos aplicado la técnica de MMD en todos y cada uno de los músculos y grupos musculares, exceptuando los faciales. Tras la experiencia durante estos años hemos llegado al punto que podemos relacionar una zona de bloqueo con una posición determinada de tratamiento. Ejemplos:

  • El haz de fibras ascendentes o inferiores del trapecio se tratan en Posición de Estiramiento Pasivo, eso otorga como posición del paciente decúbito lateral contrario al dolor con extremidad superior en aducción horizontal.
  • El vasto externo le corresponde la Posición de Acortamiento Pasivo, es decir la cadera en flexión entre los 45 grados y los 80 grados con extensión rodilla.
  • Los escalenos se tratan en Posición de Acortamiento Pasivo, el paciente en sedestacion rotación contralateral más extensión de cuello.

El abordaje muscular en distintas posiciones característico de esta técnica MMD aporta al terapeuta una nueva experiencia anatómica táctil de la estructuras que se engloban en el llamado tejido blando, mejor comprensión de su comportamiento y su patología.

Cada músculo se explora y se trata mejor en una posición determinada, pero dejemos que el sistema de trabajo que ofrece el MMD y que cada uno saque sus propias posiciones idóneas.

Una vez localizado el punto de tensión y elegido la posición para tratarlo, ¿qué hacer? Principalmente:

  • Quiromasaje clásico.
  • Deslizamientos: digitales, nudullares, palmarés, cubitales. Bombeos digitales.
  • Presiones.

Aplicar la técnica MMD para el abordaje de las tensiones miofasciales, contracturas, sobrecargas, es un éxito asegurado.

Alejandro Suárez
alejandros71@gmail.com