¿Qué es la energía de los Egregores?

1320

Si buscamos el significado de egregor podemos encontrar en diferentes textos como “vigía” o como un conglomerado especifico de energías del plano astral compartidas por un colectivo humano, de ahí que se denomine entidad vigilante, ya que, como alma colectiva o espíritu en común, son los pensamientos, ideas, deseos u objetivos de varias personas en un lugar el cual le dan vida y sentido a esta energía.

El autor Gaetan Delaforge, en la revista Gnosis en 1987, definió al egregor como una especie de mente colectiva creada cuando la gente se une con un propósito en común, de esa forma es el resultado de una sinergia de pensamientos que oscilan energéticamente y vibracionalmente en la misma frecuencia. El autor ruso Daniil Andreyev en su libro “Roza Mira” indica que los Egregores son una nube espiritual mental.

Entonces, los Egregores son formas psíquicas que tienen relación con estados de conciencia y que emanan de una corriente magnética en común, y es esa misma condensación de pensamientos, emociones y deseos que se mantienen por ciertos periodos de tiempo en el plano astral, van a ir tomando forma y vida, siendo autónomas. Cuando las personas se reúnen con pensamientos de la misma naturaleza crean esta energía, ya sea positiva o negativa, la cual reacciona de una manera determinada sobre los creadores y el entorno, movilizando mentalmente a las personas. Por eso cada pensamiento que tenemos le dan cualidades al egregor y cada emoción le da fuerza, mientras más personas lo creen y sostengan su atención más poder tendrá esta energía, ya que esta fuerza energética comienza a tomar vida, proyectándose, convirtiéndose en una energía autoconsciente.

De ahí la importancia de que debemos vigilar lo que pensamos, ya que nuestros pensamientos son energía que se acumulan en nuestro cuerpo y parte de ella se expande por el plano terrenal, por eso los pensamientos pueden afectar de forma positiva o negativa.

  • Pensamientos negativos: son de bajas tonalidades, afectan negativamente al pensador y a todos aquellos a quienes va dirigida esta energía, rodean al individuo en una atmosfera siniestra y de baja vibración, la cual se vuelve pesada, oscureciendo el aura de forma opaca.
  • Pensamientos positivos: estos siendo de alta frecuencia, nos ayudan a sembrar en el subconsciente y cuerpo mental el sentido de positivismo, proporcionando mejor salud, energía, autoestima y también una vibración diferente ante los demás.

De ahí el concepto de “el pensamiento es poder” porque la mente tiene la función de crear, al recibir una idea va a ir estimulando el campo emocional, naciendo así el deseo de manifestación, estimulando a la vez el campo de la voluntad del ser y llevar al cuerpo físico la acción, para traer a realizar la idea que se plasme en lo tangible. Desde el cuerpo emocional al cuerpo mental para llegar finalmente al cuerpo físico.

¿Cómo funciona un pensamiento egregor negativo?

Por ejemplo si alguien dijo algo negativo de nosotros y este comienza a emitir el pensamiento desde la ira y la rabia, va ir generando un deseo negativo en cada espacio en el cual esté cerca, de esta forma la persona toma el pensamiento, se imite a otro y así hasta generar una masa energética que se fortalece formando una conciencia colectiva de rabia y enojo, el cual se plasma en el campo energético de quien lo recibe, generando una conciencia colectiva de tristeza, rabia, miedo, depresión e incluso derrota de quien lo recibe.

Fue Brethes quien le dio tres categorías a los Egregores:

  1. Egregores neutros: corresponden a las amistades, a los vecinos, a un centro de estudio, al circulo de profesionales, al grupo de amigos, no generan una corriente energética negativa ni positiva.
  2. Egregores limitantes: estos surgen del propio ego, de fracasos o frustraciones, aquí la persona tiene que adoptar diferentes creencias y patrones de comportamiento de un grupo de referencia para mantener una sensación de seguridad personal, tenemos la política, religión, futbol, diferentes tipos de instituciones. Estos Egregores son los que se difunden más, ya que se apoyan a través de símbolos o imágenes. Por ejemplo, la cruz, el yin yang, etc. Donde los seres humanos proyectan los pensamientos en esos símbolos y el egregor va a potenciar su capacidad de energía creadora de forma más fuerte, de aquí la frase “no se por qué lo hice” o “algo me impulsó a seguirlo”.
  3. Egregores fructíferos: son los que elevan la conciencia, poniéndonos a tono con la unidad y la armonía con nosotros mismos y el resto, confirmando una corriente de energía que nos conecta y sensibiliza en el amor y la comprensión, lo cual nos va a permitir elevar la frecuencia vibratoria. Son aquellos denominados Egregores “buena onda”.

Por eso hay que tener presente y cuidado con cada pensamiento, ya que estos se crean cuando una persona o un grupo de personas piensan, proyectan un cierto tipo de energía sobre un concepto, una emoción, un sentimiento, un objeto, etc. Forman un campo energético asociado a ese evento, y ese campo energético formado se vuelve autónomo y una vez creado, todo aquel que se une o lo sigue, es capaz de ir sintiendo la conexión energética o su “peso” sobre la psique, ver sus efectos, beneficios o perjuicios, ya sea de forma consciente o inconscientemente, de esa forma tenemos por ejemplo los fanáticos religiosos, sectarios, barras bravas del futbol, políticos, etc. Es una fuerza exterior que potencia la identificación de ese grupo o persona.

David Topi, investigador y escritor de registros akáshicos, señala que un egregor es una energía creada por la proyección de los seres humanos a través del cuerpo mental y emocional, lo cual podemos nosotros limpiarlos y desmontarlo de la misma forma, simplemente con la intención de querer hacerlo, de cambiar el egregor negativo a positivo, pero requiere una gran cantidad de energía. A que nos referimos con esto, que se borran solamente con la intención de hacerlo.

Resumiendo, podemos decir:

  • No todos los pensamientos negativos son Egregores por si mismo, pero puede llegar a serlo colectivamente.
  • Todo pensamiento colectivo es un egregor ya sea positivo o negativo.
  • Todo egregor puede destruirse al perder la fuerza con la intención opuesta con la que se creó.
  • Todos podemos crear un egregor, ya que los pensamientos mantenidos en el tiempo ya sean positivos o negativos crean la entidad.
  • Cuantas mas personas crean en ese pensamiento, mayor será su poder.
  • Los Egregores mas conocidos son la guerra, la paz, el fanatismo, etc.

Para poder eliminarlos podemos realizar varios ejercicios

  • Meditar constantemente pensando que pensamiento negativo deseo destruir, de esa forma lo vuelvo positivo.
  • Protegerse todos los días, en ese caso se recomienda envolverse en una esfera de color rosa, desde la cabeza a los pies e ir mantrando AUM mientras te envuelves en ella.
  • Pensar siempre positivo, aunque la adversidad quiera ganar. Cuida los pensamientos, sentimientos, emociones y palabras sin darles fuerza.
  • Deja fluir libre tus pensamientos hasta que se implanten como una nueva realidad.
  • El autotratamiento de reiki ayuda a mantener en equilibrio las energías.
  • Elige bien la información que te llega, controla esa información, siempre busca la verdad y no te dejes llevar por todo lo que ves o lees en redes sociales.
  • Bendice todo lo que sientes, escuchas o ves que es bueno para ti.
  • Una limpieza energética al mes, la alineación de chakras ayudará a eliminar estos Egregores.
  • Aplica el principio de polaridad, si odias, piensa algo que te transmita amor, y así con todo tipo de pensamiento negativo.
  • Modifica tu lenguaje corporal, conversa lo que piensas, busca siempre soluciones.

Ejercicio práctico para eliminar los Egregores

  1. Colócate en un posición cómoda y cierra tus ojos.
  2. Lleva los pensamientos negativos delante de ti y envuélvelos en una nube de color gris.
  3. Obsérvalos por un instante y realiza respiraciones profundas a tu ritmo.
  4. Ahora mantra sobre ellos “Om Namah Shivaya” 108 veces.
  5. A medida que mantras observa como esos pensamientos se vuelven positivos o simplemente van desapareciendo.
  6. Cada vez que mantras la nube se vuelve mas clara y transparente.
  7. Lleva tus manos a tu corazón y respira profundamente, deja que esos pensamientos vayan desapareciendo.
  8. Repite las veces que sea necesario.

Otra forma que puedes trabajar los Egregores es repetir estas frases, las cuales ayudan a entender de forma interna los pensamientos que circulan en ti y a tu alrededor.

  • La emoción es una energía que genero con mi actitud, pensamientos, comportamientos y forma de actuar.
  • Todo ocurre, no por algo, sino para algo, nada es al azar, todo tiene un sentido.
  • En cada situación siempre puedo elegir una respuesta o actuación que me haga sentir mayor orgullo y satisfacción personal, vibrando positivamente.
  • La emoción, al igual que el dolor, es una señal, no el problema. Y atenderla me coloca al mando de ella.
  • En cada momento, si estoy abierta/o a recibir, tendré todo lo que necesito en esta vida.
  • Me merezco todo lo mejor que la vida tiene que ofrecer, hoy siempre.
  • Para finalizar solamente obsérvate un instante y pregunta ¿Pertenezco a algún egregor?

Nicolás Benedetti Ariza
Presidente Federación Iberoamericana de Reiki
Director Sociedad Chilena de Reiki

Instagram:
@sociedadchilenadereiki
@fediberoreiki

Web:
www.Federacioniberoamericanadereiki.com
www.Sociedadchilenadereiki.com