Beneficios del masaje infantil

1509

Con el objetivo de transmitir amor y armonia al bebé, el masaje infantil se basa en las caricias o fricciones suaves que se dan de forma amorosa en la cabeza, cara, pecho, abdomen, piernas, brazos, manos y espalda. Esta es la base de esta terapia natural para los más pequeños de la casa.

De este modo, y a través de la piel, una zona que está repleta de inervaciones nerviosas, el bebé recibe el masaje infantil que le da la madre ayudándole a liberar esos temores y a tener un contacto cálido, intimo y amoroso. La proximidad del tacto materno actúa como bálsamo afectivo y también le ayuda en su progreso.

Además del desarrollo afectivo, también les favorece el cognitivo y motriz; el bebé va reconociendo cada parte de su cuerpo mediante el masaje y esta información llega a su cerebro estimulando dicho desarrollo. A la vez que les proporcionan placer sensorial, pues activan la liberación de sustancias bioquímicas, las endorfinas, las cuales generan una sensación de bienestar.

Desde que nacen, el masaje les regula los cólicos del lactante, a expectorar la mucosidad y las flemas cuando están enfermos de las vías respiratorias, les relaja y obtienen así un sueño más reparador. Les facilita tener una mejor socialización y rendimiento intelectual.

La mejor manera de efectuarlo es con aceite vegetal. La primera vez es recomendable aplicar una pequeña cantidad para comprobar que no le da alergia en la piel.

Fuente: Saludterapia.