Moraterapia

    1869
     La MORA-terapia es un principio integral de diagnóstico
    y tratamiento con vibraciones del propio paciente. Este método terapéutico fue
    desarrollado en el año 1977 por el médico alemán Dr. Morell y el ingeniero E.
    Rasche, quienes le dieron el nombre de MO-RA.

    Desde entonces, y a lo largo de 15 años, las investigaciones de
    reconocidos científicos nacionales e internacionales han comprobado y confirmado
    que toda persona posee un espectro de vibraciones propio aprovechable desde el
    punto de vista terapéutico. Actualmente también se sabe que los procesos
    químicos del cuerpo humano y animal están dirigidos por las vibraciones
    electromagnéticas.

    Todo órgano, tanto sano como enfermo, tiene un espectro de vibraciones
    que varía de persona a persona y en consecuencia un potencial energético
    concreto. Esto podría compararse a las corrientes del corazón que pueden medirse
    con un electrocardiograma (ECG), o las cerebrales medibles con el
    electroencefalograma (EEG).

    Los daños en el organismo pueden modificar de diversas formas el medio
    del cuerpo hasta llegar a alterar los procesos bioquímicos y producir
    enfermedades. Las sustancias dañinas que ingerimos a través de los alimentos,
    las cargas por metales pesados, el agua y los tóxicos medioambientales
    desequilibran el sistema regualdor íntegro del cuerpo. Todas estas sustancias
    dañinas no sólo actúan sobre el organismo en la forma manifiesta de las
    sustancias, sino también con mensajes informativos mediante específicas
    vibraciones electromagnéticas que desprenden, dando origen a la enfermedad
    orgánica.

    El Dr. Morell tuvo la genial idea de borrar estas vibraciones anormales
    creando una onda inversa para conseguir así anular el efecto patológico de la
    onda primera, y con ello facilitar la autocuración por medio de la
    liberalización de los sistemas biorreguladores orgánicos.

    EL TRATAMIENTO CON EL APARATO MORA

    Para la terapiia con el aparato MOR se tratará al paciente con dos
    electrodos de manos y una plancha en contacto con los pies. Las vibraciones del
    propio paciente son introducidas en el aparato a través de estos electrodos y
    del cable eléctrico de conexión parecido a los que ocurre en el
    Electrocardiograma o Electroencefalograma. Con unos electrodos adicionales
    especiales también pueden tratarse áreas individualizadas de la piel, zonas
    dolorosas, etc.

    En ninguna de las fases de la terapia se administra algún tipo de energía
    externa o sustancia exógena. A parte existen también electrodos flexibles, de
    rulo o la “sonda activa Mora”, que dispone de imanes.

    El diagnóstico y la terapia se miden y controlan en los puntos de
    acupuntura, induciendo a una mejoría de estos puntos así como mejorando los
    valores del análisis de laboratorio (sangre, orina). Muchos pacientes aprecian
    ya después del primer tratamiento una mejoría manifiesta, sobre todo en casos de
    dolores agudos y reumáticos.

    La Moraterapia libera gran parte de residuos tóxicos dañinos de los
    tejidos orgánicos que deberán eliminarse a la mayor brevedad posible. Para ello
    se le aconseja al paciente que beba abundante cantidad de agua, a ser posible
    pobre en minerales, el mismo día de la terapia y el día después.

    Para casos agudos a menudo basta con una sola sesión de terapia para
    poner en marcha procesos curativos (es el caso de inflamaciones agudas,
    infecciones, dolor, intoxicaciones, etc.). En enfermedades graves o crónicas
    serán necesarias por lo general varias terapias.

    Normalmente pueden tratarse con Mora todas las enfermedades que aún no
    hayan destruido irremediablemente el tejido del cuerpo. Los mejores éxitos
    terapéuticos se obtienen con las alergias, las intolerancias alimenticias, los
    tóxicos medioambientales y las prótesis dentales, las enfermedades funcionales
    del corazón y del sistema circulatorio, estados agudos y crónicos de dolor e
    inflamatorios, enfermedades matabólicas y psicosomáticas. En el caso de
    enfermedades con deterioro físico avanzado pueden reducirse considerablemente
    las dolencias sintomáticas.

    Se desconocen los daños producidos con la Moraterapia, al estar realizada
    esta terapia, únicamente con las propias vibraciones del paciente.

    La terapia Mora se realiza de forma individualizada y no generalizada. Es
    una terapia limpia, sutil, energética, profunda y
    global.