Salvar las dos últimas hembras de rinoceronte blanco

529

Merck colabora con el Instituto Leibniz para salvar al rinoceronte blanco, una especie animal en riesgo de extinción, a través de la Reproducción Asistida.

  • La situación del rinoceronte blanco del norte es crítica. Después de la muerte del último macho en 2018, solo han sobrevivido dos hembras envejecidas.
  • La Reproducción Asistida se utilizará por primera vez para salvar una especie animal en riesgo de extinción.
  • Este laboratorio pondrá a disposición del proyecto una incubadora y software avanzados para el seguimiento, evaluación y valoración de los embriones en un laboratorio de Italia.

El proyecto de investigación BioRescue, tiene como objetivo salvar al rinoceronte blanco del norte, el mamífero que se encuentra en un mayor riesgo de extinción en el mundo y del que sólo existen dos hembras envejecidas en la actualidad.

Para contribuir al éxito de este proyecto, liderado por el Instituto Leibniz (Berlín, Alemania), Merck ha puesto a disposición de los investigadores las tecnologías más avanzadas en Reproducción Asistida. Gracias a una incubadora diseñada para minimizar los cambios en las condiciones de cultivo de los embriones –y reducir su estrés– y a un innovador software, se podrá hacer un seguimiento a tiempo real del desarrollo de los embriones y detectar de manera automática cualquier aspecto relacionado con su desarrollo sin necesidad de tener que manipularlos.

Hasta ahora, nunca se había realizado una transferencia de embriones en rinocerontes, por lo que este proyecto representa un nuevo territorio para la Reproducción Asistida. Asimismo, será la primera vez que se utilizarán tecnologías de fertilidad para salvar una especie animal en peligro de extinción.

Al poner estas tecnologías a disposición del Instituto Leibniz, el laboratorio da un paso más allá en su compromiso con la fertilidad y contribuye a la protección de la biodiversidad, aportando su experiencia científica en esta área para incrementar las posibilidades de éxito. “Estamos asumiendo nuestra responsabilidad como líderes en fertilidad al proporcionar tecnologías innovadoras para incrementar las posibilidades de éxito de este ambicioso proyecto”, afirma el Dr. Jan Kirsten, responsable global del área de Fertilidad de Merck.

La situación del rinoceronte blanco del norte es crítica: tras la muerte del último macho en 2018 solo viven dos hembras envejecidas de esta especie: Najin y Fatu.

El equipo de investigadores fecundará los óvulos de las hembras con espermatozoides obtenidos del último macho antes de su muerte. Posteriormente, se utilizarán una incubadora y software avanzados de Merck para el seguimiento, evaluación y valoración de los embriones en tiempo real en un laboratorio de Italia. Por último, los embriones se transferirán e implantarán en una hembra de otra especie, rinoceronte blanco del sur (Najin y Fatu ya no son capaces de llevar a sus crías por sí mismas y se recurrirá a una sustituta).