Alojáte en casas ecológicas de intercambio

2135

Una nueva forma de viajar y de vivir en casas ecológicas, viviendas que alcanzan las condiciones óptimas de habitabilidad, con el mínimo gasto de energía.

Consumo responsable, ahorro energético, reciclaje, energías sostenibles, tec. Cada vez la sociedad está más familiarizada con éstos y otros términos, y todo lo que afecta o ayuda a proteger el medio ambiente. Esto se debe, en gran parte, a la llegada de grandes cambios climáticos que ponen en peligro al planeta Tierra y a nuestra vida misma, y al consiguiente aumento de la concienciación ecológica por parte de un gran grupo de personas que, no sólo ha empezado a preocuparse, sino que también ha comenzado a hacer algo para que esto cambie.

Uno de los remedios infalibles para contribuir con la naturaleza es la construcción de casas ecológicas, aquellas viviendas que alcanzan las condiciones óptimas de habitabilidad, con el mínimo gasto de energía, y que cuidan siempre el terreno y la naturaleza que las rodean en el momento de la construcción. Éstas son autorreguladas y autosuficientes, es decir, que las energías que utilizan no proceden de fuentes locales de electricidad, gas, carbón o leña, sino de fuentes naturales gratuitas: agua de lluvia, luz solar, ahorro en recursos, etc. Además, su estructura se construye evitando la utilización de elementos contaminantes y combustibles fósiles (que empeoran la calidad del aire) y recurriendo al uso de materiales reciclados.

Estas son las características que cada vez más llaman la atención de miles de personas que se imaginan viviendo en un entorno saludable, cómodo y bello, de calidad y en armonía con la naturaleza y el medio ambiente.

Por esta misma razón, la agencia pionera en el intercambio de casas a nivel mundial, HomeExchange.com, a la que pertenece su versión española IntercambioCasas.com, ha detectado un notable incremento de viviendas ecológicas inscritas en sus listados. Encontraremos más de un centenar de casas definidas por sus propietarios como «ecológicas». Jardines, casas de diseño, granjas y hasta piscinas sostenibles, muchas de estas viviendas han sido diseñadas y construidas con las propias manos de sus dueños.

Además de los materiales o criterios ecológicos empleados, el intercambio de casas en sí mismo es una fórmula sostenible puesto que evita la construcción de nuevos complejos vacacionales y turísticos que, no sólo ocupan más suelo de nuestro valioso planeta, sino que se quedan vacíos y sin uso gran parte del año. Al vivir como la gente local, la familia de intercambio promueve el consumo de productos locales y favorece la economía de la zona, ayudando a mantenerla incluso en el caso de pequeños productores autóctonos.

Este «consumo colaborativo» del que hablamos, está ganando cada vez mayor relevancia a nivel internacional. Hemos pasado de un siglo XX marcado por el consumismo, a un siglo en el que las personas se interesan por la colaboración y la concienciación con el medio ambiente. Por esta misma razón, se desarrolló este sistema de intercambio de casas de alto valor, bajo coste e impacto mínimo en la naturaleza. No sólo ha puesto de moda pasar las vacaciones en alojamientos ecológicos, sino que también realiza su trabajo para favorecer el ecosistema: consumiendo menos papel, ya que todas las comunicaciones se hacen por internet; promoviendo el viaje «verde», al recurrir a viviendas que ya existen; teniendo oficinas virtuales que no precisan de desplazamiento, tec.

A la gente le gusta esta nueva forma de viajar, que va acompañada de numerosas ventajas ecológicas y que da lugar al llamado «turismo sostenible». La crisis económica y la adopción de esta nueva actitud, explican el crecimiento explosivo de la demanda de este tipo de alojamientos. Ahora, las familias con niveles económicos no muy altos, optan por pasar las vacaciones en este tipo de casas, ya que únicamente tienen que gastar dinero en el desplazamiento hasta el destino.

alojate-en-casas-ecologicas2Violeta Díaz, la directora de esta agencia, asegura que «el aumento de este tipo de residencias en nuestras ofertas de intercambio es un claro reflejo del cambio de actitud que está experimentando la sociedad moderna en materia de medioambiente». Además, explica que «el intercambio de viviendas es la alternativa ideal a la forma tradicional de viajar, ya que permite conocer el mundo como la gente local y no como un turista, de modo que quienes realizan los intercambios de vivienda pueden descubrir otros modos de vida, como el ecologismo».

Un lugar perfecto para desconectar, respirar aire puro y vivir en plena naturaleza durante unos días es Francia. Al suroeste del país, en Dordogne, se encuentra una de estas ecoviviendas, diseñada y construida con las manos de sus propios dueños. La propiedad está situada sobre una pequeña colina, hecho que le permite tener unas excelentes vistas panorámicas de un hermoso lago. El salón está equipado con una bomba de calor de ciclo inverso, que se pone en marcha con la fuerza y genera aire acondicionado en verano y calefacción en los fríos días de invierno.

Un edifico moderno, espacioso, con grandes tragaluces que dejan pasar la luz del sol durante el día, y construido para proporcionar comodidad, ahorro económico y facilidad de vivir.

Situada en una hermosa aldea de pescadores en la desembocadura del río Findhorn, en la costa noroeste de Escocia, encontramos una «ecofriendly casa» (como sus propietarios la describen). El edifico, construido con materiales naturales, dispone de dos dormitorios, una cocina-comedor, un aseo y un enorme jardín para que los más pequeños de la familia disfruten de su estancia. Un alojamiento muy recomendable para aquellas pequeñas familias que quieren escaparse de la dura vida cotidiana y pasar unos días encantadores rodeados de naturaleza. La casa está diseñada con un estilo tradicional y ecológico, acabado en materiales naturales y con ventanas que, ocupando la mayor parte de las paredes, permiten una estancia luminosa y caliente durante el verano.

Actualmente, existen cientos de miles de personas en todo el mundo dispuestas a prestar sus casas a cambio de hospedarse en la de otros. Con los tiempos que corren en contra del medio ambiente, lo ideal es alojarse en una vivienda ecofriendly en cualquier parte del mundo. Amsterdam, Israel, Brasil, Nueva Zelanda, Escocia, Dinamarca o Francia, son sólo algunos de los muchos destinos ecológicos.

Rocío Agenjo
Idealmedia plataforma de comunicación