Centros de actuación energético-emocionales del cuerpo humano

1597

Centros de actuación energético-emocionales del cuerpo humano

Los seres humanos estamos compuestos por energía que dinamiza y forma todas las estruturas del organismo, resumiéndose en materia que alberga el alma. La energía es responsable por la creación y la expansión de los tres centros principales de nuestro cuerpo, que inician su desarrollo en las diferentes etapas del embarazo. Por eso cada uno de los centros está vinculado a la formación y de la columna. Cuando estos centros de actuación se forman, registran y graban toda la información intra y extra-uterina, que sucede durante la etapa que se desarrolla el centro en cuestión. Estos centros son los de planificación, acción y movimiento. A través de ellos conseguimos vivir y generar emociones primarias asociadas a cada uno de ellos y también a los chacras y órganos relacionados energética y fisicamente con ellos. Por ello, si las emociones que generamos en cada uno de los centros de actuación son positivas, los diversos planos y funciones del cuerpo serán los adecuados y fluirá por todos ellos paz, reflejándose en un estado de salud físco-emocional, armónico. Ya que emanando emociones que vibran en el amor incondicional y el equilíbrio, no es necesario que nos desgastemos energéticamente para alcanzar los objetivos, ni tampoco que intentemos forzar o acelerar el proceso, ya que todo tiene que fluir con la energía del cosmos y no con una energía manipulada por una supuesta necesidad humana, propiciada muchas veces por el apego, miedo u otros sentimientos negativos.

El centro de planificación se sitúa en la cabeza. Mediante la mente organizamos y planificamos todo, incluso aquéllo que realizamos de forma inconsciente, ya que humanamente tenemos dificultad en dejar de funcionar con la mente y el consciente. Si el cerebro no enviase un impulso con la información que nosotros proyectamos, el cuerpo no podría generar el estrés vital que logra el funcionamento de los mecanismos orgánicos que nos mantienen vivos y sanos. Este centro realiza una función muy importante en el ámbito de la comunicación. No solo de la comunicación verbal, sino también de la relación y adaptación del cuerpo con el mundo exterior y el cosmos. De este centro depende nuestra visión física y extrafísica, porque nos aporta un enfoque perfecto o ilusorio, de cada circunstancia, según el equilibrio interior de cada momento. Mediante la conexión al cosmos, recibimos energia a través del chacra corona, que canalizamos hacia el centro de planificación entre otros, que es nutrido por esta energía. El centro de planificación, junto con el chacra corona, son una pieza esencial para la conexión con el cosmos. Este centro está regido por energia yang, asociada directamente a actitudes excesivamente racionales, porque necesitamos pensar y analizar todo para sentirnos seguros, por eso necesita la energia masculina, fuerte y analítica para afianzar sus funciones. En personas que son excesivamente racionales o analíticas y no permiten que los sentimientos y el amor entren en su vida, tienen tendencia a sufrir patologías como la aneurisma cerebral, que tiene implícitas estas características en su personalidad.

En los brazos y manos está localizado el centro de acción. La energia yin y yang son predominantes y deben estar equilibradas para poder accionar correctamente este centro. Esta nace en nuestro corazón y se expande por los brazos hasta llegar a las manos, que cumplen los deseos que emana el corazón. Esta energía alimenta nuestra esencia con el amor incondicional que fluye de este centro, vinculado al chacra corazón. Cuando existen dolores físicos o bloqueos energéticos en los brazos o manos, el organismo nos dice que algo fue accionado incorrectamente creando discrepancia entre los centros o creando barreras que lo impiden realizar sus funcionamentos normales. Lo mismo sucede si es un bloqueo emocional o físico a nível del corazón, como pueden ser la tristeza, ansiedad o algo físico como un infarto, arritmias, etc; son una llamada de atención que el cuerpo nos está dando y diciendo a gritos que algo no está funcionando bien en el centro de acción y en el chacra corazón, eso está provocando que el cuerpo enferme. Debemos tomar conciencia para poder cambiar las actitudes.

Con las manos expresamos las cualidades de ejecución y creación. Construímos las bases del cuerpo y las bases del futuro que deseamos de corazón. Debemos distinguir entre el “querer” y el “desear”, ya que el querer es algo banal y un deseo, lleva la energía más pura de nuestro corazón, la intención y convicción de que eso es lo que ansiamos realmente. Las manos nos invitan a abrazar y transmitir aquello que se germina en el corazón y abren lo más íntimo de nuestra esencia para recibir lo que el mundo nos da, llenándonos completamente. Oramos y expresamos gratitud a todas las formas de vida, o nos cerramos a la fe y el amor que crece en nuestra esencia, cerrándonos al mundo e introduciéndonos en nuestra burbuja fictícia para protegernos de algo, sin saber el que, pero que en resumidas cuentas, somos nosotros mismos y el miedo que creemos inquebrantable a expandir el chacra corazón y amar.

La cuestión es, ¿Qué sucede cuando aquello que pensamos, comunicamos y accionamos no está en equilibio? Aparecen emociones primarias negativas: rabia, odio, miedo, envidia y algunas otras que son gotas venenos para nuestro cuerpo, provocando que no consigamos estar saludables física, emocional, mental, psicológica y espiritualmente vivendo con estos patrones.

El último centro está ligado a las piernas y pies. Este es el centro del movimiento, que contiene una hermosa energía yin, vinculada a la Tierra. En él se refleja el movimiento interior, como caminamos por el sendero de la vida espiritual y fisicamente, para concretizar los objetivos que delineamos. Es este centro el que distribuye la energia que nos permite entrar en contacto unos con otros. Si las emociones que alberga este centro son positivas, nos sentiremos felices, plenos, sociables y seguros sintiendo contacto afectuoso con los demás. Este centro está vinculado y conectado con el chacra raíz, por eso, tiene una conexión muy especial com la Madre Tierra, que nos nutre y ampara en cada uno de los pasos que damos en la vida, como si fuesemos sus hijos. Cuando los pasos son firmes y están en sintonía con aquello que sentimos, tendremos una excelente salud física y energética, por el contrario si caminamos con dudas, al cabo del tiempo tendremos molestias o problemas de diversas índoles en las piernas, bien sean óseos, circulatorios, musculares, etc.

Es de vital importancia que como seres humanos actuemos de acuerdo con lo que sentimos y deseamos, siguiendo los verdaderos instintos de nuestro corazón, dejando a un lado los miedos y barreras creadas por las inseguridades. Tenemos que cuidar de nuestro bienestar individual y también del colectivo, para ello es necesario que actuemos emanando hacia nosotros y los demás, emociones y sentimientos positivos como el amor, la comprensión, alegría y serenidad, de modo a encontrar un cambio conciencial global. Siempre debemos mantener en equilibrio los tres centros de actuación del cuerpo humano y guiarnos a través del amor incondicional que todo ser vivo alberga en su esencia.

Yolanda Castillo
Terapeuta Holística y Naturópata

https://www.facebook.com/centrodemedicina.holistica.7