Con consciencia…

167

Con consciencia, no hay identificación con los pronombres personales. Ya no hay un yo, no hay un tú, no hay un él, no hay un nosotros, no hay un vosotros, ni hay un ellos. No hay motivo por el que entrar en conflicto ni un ego grupal que tenga que diferenciarse del resto o que tenga que ser defendido. Si cobra vida alguno de los pronombres personales y por ello la vinculación es hacia unos pocos y hay separación del resto, no hay unión consciente, así que se crea la figura de los rivales o de los enemigos, y surge la competitividad del ego y la correspondiente perspectiva de la diversidad. Con consciencia se trasciende el dominio de los pronombres personales y cobra vida una nueva palabra, un nuevo concepto, una nueva perspectiva y una nueva experiencia, que se resume en una palabra: Todos.

Un Todos sin partidismo, un Todos sin englobar a unos pocos, un Todos que no es excluyente. Se origina la experiencia de un Todos integrador, un Todos que envuelve a todos, sin excepción alguna.

Todos somos compañeros en el camino de la vida…

Cuando las personas permanecen divididas, y cuando viven con miedo, son fácilmente manipulables. Quienes intenten manipular, lo harán infundiendo miedo y haciendo que la gente permanezca dividida, haciéndoles centrarse en las aparentes diferencias que teóricamente les separa, para que así no actúen acorde al vínculo que les une (aparece el dominio de alguno de los pronombres personales, ¿recuerdas?). Es sencillo manipular a quienes están predispuestos al conflicto. Si no quieres ser manipulado ni manipular, empieza por respetar a las personas, por aceptar el ritmo de cada individuo y su forma de participar. Acepta y comunícate desde el respeto, con consciencia de unidad, porque cualquier teórica separación, en un profundo sentido, es ilusoria.

Ten presente que cada persona está viviendo acorde a la Consciencia que experimenta o a la inconsciencia que le domina, cada persona va a su propio ritmo, porque es el que necesita.

Con consciencia se fluye con naturalidad, aceptando el ritmo de cada persona, porque se percibe que cada persona es importante, es vital para el mundo, es trascendental para el universo, es amada por la vida.

Cada persona, más allá de las apariencias, más allá de las catalogaciones que se hacen sobre ella, más allá de las caretas con las que se identifica, es profunda e internamente, perfecta. Más allá de la forma, más allá de los añadidos, más allá de los intermediarios, es bella. Esto está compartido desde la experiencia, no como teoría, de forma filosófica o religiosa. En octubre del año 2005, haciendo el Camino de Santiago, paré a meditar, y ocurrió la siguiente experiencia. Tras llevar un rato sentado y con los ojos cerrados, al abrirlos, me puse a contemplar la Belleza del lugar. Me quedé mirando un árbol en concreto, pensando y sintiendo que: “es perfecto”, “es bello, es perfecto”. Luego miré al que estaba a su lado, y también me parecía perfectamente bello; y así también con el que estaba a su lado, y con cada uno que miraba, y así con todo lo que me rodeaba. Todo brillaba de forma especial, veía todo con una luz especial. Contemplaba toda la belleza de lo que me rodeaba. Todo tenía una luz inapagable e intensa. La Belleza no hay que buscarla en aquello que se ve, sino en el interior de Uno Mismo. Cuando se experimenta la Belleza interior y se Contempla el mundo a través de ella, Todo (más allá de la forma) es Bello. Entonces, toda persona es importante y desaparece la perspectiva limitada y limitante de contemplar a las personas como ajenos a ti; porque en un profundo sentido, hay un vínculo que une a todas las personas, y que también, une todos los caminos, por lo que cada persona es aceptada; y se comprende, el sinsentido de juzgar a alguien por la forma en la que recorre el camino de la vida, porque aunque es indicativo de lo que predomina en su interior en un momento determinado, no define lo que en verdad es.

Todos, sin excepción posible, estamos vinculados. Todos creamos la realidad que estamos preparados para crear. Qué privilegio y qué responsabilidad albergamos todos, ni más ni menos que ser participes en el fluir de la vida, construyendo la realidad manifestada a través de lo que aportamos al mundo.

Todo vibra, desde los pensamientos, hasta las palabras, los actos, la actitud, la predisposición, los sentimientos… incluso la perspectiva vibra, por lo que ten presente que no hay división posible y así contemplarás acorde a un estado vibratorio en el que solo queda la naturalidad de la unión. De esa unión consciente, deriva el Amor hacia toda forma de vida, la Aceptación por cómo vive cada persona y la Comprensión para no juzgarla.

Todo lo que en apariencia separe es parte de la ilusión, significa que identificado con alguno de los pronombres personales y dominado por el ego que deriva de esa perspectiva, se vive la vida sin la comprensión de la profunda conexión que hay entre todo ser vivo, incluido el planeta Tierra.

Todos estamos vinculados. Todos estamos unidos. Todos desprendemos energía que influye al lugar en el que nos encontramos, a quienes nos rodean y a uno mismo. Todos vivimos circunstancias que conllevan la interiorización de la unión que deriva del Amor incondicional que podemos experimentar. Todos vivimos circunstancias que conllevan la interiorización de la comprensión que deriva de la Paz incondicional que podemos experimentar. Todos vivimos circunstancias que conllevan la interiorización de la profundidad que deriva de la contemplación a través de la Luz que podemos experimentar.

Inexcusablemente el camino lo realizamos todos, porque estamos interconectados.

Ten presente que con consciencia cobra vida una nueva palabra, un nuevo concepto, una nueva perspectiva y una nueva experiencia, que se resume en una palabra: Todos.

Permanece acorde a la vibración de unión, a la vibración de comprensión, a la vibración de una forma consciente de contemplar la vida, el mundo, las circunstancias, a las personas y a ti mismo. Interioriza que solo hay unión, y que ni tú mismo eres lo que crees ser ni los demás están separados de ti.

Nunca hubo separación, solo la ilusión de que la había.
Toda separación es ilusoria, en verdad, solo hay unión.
El camino del Amor y la Comprensión,
lleva a la Conscienciación, y conscienciados hay unión…
Un abrazo compañer@s… Y tened presente que:
Cada persona que se identifica y vive en la mente,
en Sí Misma, es como el hijo prodigo.
Se espera con los brazos abiertos su regreso al hogar, a la Consciencia.
No es recriminado, sino Aceptado.
No es juzgado, sino Amado.
Nunca se fue, siempre ha estado. Es.

(Extracto del Libro: Viaje a la Divinidad – Muerte en vida de Natural Ediciones)

Nunc
Autor entre otros libros de: “Viaje a la Divinidad – Muerte en vida” y “2027 Cambio Consciencial”.
www.nuncfluirlanada.jimdo.com