Del viaje en el tiempo, a los multiuniversos y viajes astrales

806

LA SENSODINÁMICA

Una mirada irracional

La idea del viajar en el tiempo, o de hacer los famosos viajes astrales a otros planos y dimensiones, incluso a los multiuniversos siempre ha sido un tema que ha generado amplias teorías, y ha sido fuente recurrente en la ciencia ficción, de igual manera a inspirado un sinfín de películas, e incluso hay testimonios que han afirmado su posibilidad. Al final del día, los principios para lograr dicha hazaña radican en un mismo punto, la posibilidad del ser humano a trascender su propio plano físico, al siguiente nivel. Consideramos que esto es posible, y es parte de nuestra propia capacidad y naturaleza humana, solo que aún no lo hemos sabido detonarlo, y para ello, expondremos un camino —como puede haber muchos— para llegar a tal evolución, siendo esta la sensodinámica. Entendida como esa energía sensorial capaz de generar la suficiente fuerza para ese desplazamiento físico, al metafísico, y por ende a las diferentes dimensiones. Y en esa medida dar el gran salto al siguiente plano, al irracional.

Hay viajes en los que no necesitas equipaje,

mientras más ligero y en libertad lo hagas,

más lejos estarás llegando

El viaje en el tiempo

La primera vez que escuche la idea del viaje en el tiempo fue a raíz de la película Back to the Future, de 1985 dirigida y escrita por Robert Zemeckis, producida por Steven Spielberg y protagonizada por Michael J. Fox. En dicho filme se habla sobre el viaje en el tiempo, entendido como ese desplazamiento hacia delante o atrás en diferentes puntos de la historia de la humanidad, similar a como se hace un desplazamiento en el espacio; de igual manera dan la posibilidad de que también se pueden dar los viajes entre realidades o universos paralelos.

Recuerdo que el elemento que lo hacía posible, era el famoso “condensador de flujo” —término traducido del inglés flux capacitor—, referido al componente principal de la máquina del tiempo creada por el doctor Emmett Brown (interpretado por Christopher Lloyd). En palabras de su inventor: “es lo que hace que los viajes en el tiempo sean posibles”, lo destacable era que para detonar esa energía para el salto en el tiempo se tenía que generar una unidad de poder de 1.21 Gigawatts por segundo, que según la crónica del propio filme, es equivalente a la energía de un rayo, pero revisando trabajos sobre dicho tema los especialistas difieren, algunos hablan de que esa cantidad de energía la puede lograr 3 galones de gasolina, mientras que otros hablan de 26 galones de gasolina. Sin ánimos de entrar en el debate, supongamos que cada quien está en lo correcto, lo que destacamos es que al final del día se necesaria una cierta cantidad de energía para generar ese salto en el tiempo. Siendo el elemento central “la energía como medio para lograr el cruzar las dimensiones tiempo y espacio”.

Los viajes a través del tiempo en la física

Según los planteamientos de la Teoría Especial de la Relatividad (TER) de Albert Einstein, publicada en 1905. Es posible generar un tipo de dilatación temporal que ordinariamente se podría denominar “viaje en el tiempo”. En dicha premisa teórica sostiene que relativamente a un observador estacionario, el tiempo parece fluir más lentamente para los cuerpos que se desplazan rápidamente. A manera de ejemplo, se visualizaría cuando un reloj que se desplaza parecerá correr más lento; al incrementar su velocidad y acercarse a la velocidad de la luz parecerá haberse detenido completamente.

Especialistas en física reconocen que un aspecto comprobado experimentalmente de la teoría de la relatividad es que viajar a velocidades cercanas a la velocidad de la luz ocasiona una dilatación del tiempo, por la cual, el tiempo de un individuo que viaja a esa velocidad corre más lentamente. A partir de dicha premisa, se puede aseverar que la perspectiva del viajero, el tiempo «externo» parece fluir más rápidamente, causando la impresión de que el individuo hizo un viaje a través de las dimensiones espaciales. Sin embargo alegan los mismos expertos, que este fenómeno en sí mismo, no es lo que suele denominarse como viaje a través del tiempo. De ahí que, físicos como Stephen Hawking alegaba que, aunque teóricamente se estableciesen fórmulas y textos hablando sobre una posibilidad de viajar a través del tiempo, no es algo que se pueda realizar en la práctica, organizando para demostrar ello su famosa “fiesta para viajeros en el tiempo”, el 28 de junio de 2009 en Cambridge. A la cual no asistieron los viajeros invitados.

Me parece, que ante tal experimento irónico, y descalificaciones que puede haber —que son entendidas por las posibles visiones que se puedan llegar a tener— existen elementos de peso que visibilizan la posibilidad del viaje en el tiempo, incluso, grandes inventores como Nikola Tesla en 1895, trabajo en su momento en una máquina del tiempo y, según varios informes desclasificados, tuvo éxito, llegando a comentar a un conocido: “Pude ver el pasado, el presente y el futuro, todo al mismo tiempo”. Décadas más tarde, en el 2017 Ben Tippett investigador de la Universidad de British Columbia declara haber desarrollado un modelo de máquina matemática para viajar en el tiempo. Publicando un estudio sobre esta viabilidad; sosteniendo que usando matemáticas y física, fue posible crear una fórmula que describe un método para viajar en el tiempo.

De acuerdo con el estudio del científico, dividir la realidad en tres dimensiones espaciales y una temporal que actúa separadamente es un error. Argumentando Tippett que se debe en principio imaginar las cuatro dimensiones simultáneamente, como en un continuo espacio-tiempo. Aseverando, que en base en la Teoría General de la Relatividad de Einstein, que la curvatura del espacio-tiempo explica las órbitas curvas de los planetas. En un espacio-tiempo no curvado, los planetas y las estrellas se moverían en líneas rectas. El científico explica que su modelo de máquina del tiempo utiliza el espacio-tiempo curvado para doblar el tiempo en un círculo, capaz de llevar a las personas hacia atrás en el tiempo.

Teorías sobre el viaje en el tiempo

Desde que Einstein postuló con su TER, y con ello, la posibilidad de viajar a velocidades cercanas a la de la luz, donde el tiempo se dilata. Esto serviría para explicar científicamente la existencia de los viajes en el tiempo hacia el futuro. De ahí, siguieron diferentes posiciones teóricas que fortalecen la tesis de Einstein, por ejemplo la teoría del tiempo inmutable, el efecto mariposa, y de las realidades alternativas. En el primer caso se plantea que el tiempo no se puede cambiar, ya está escrito, como una especie de destino, el tiempo es inmutable. En segundo el caso, la teoría de efecto mariposa nos habla que dependiendo las circunstancias y las condiciones en el tiempo, se generarán los efectos en el mismo, base de la teoría del caos, en la cual se plantea que las pequeñas variaciones en dichas condiciones iniciales pueden implicar grandes diferencias en el comportamiento futuro, imposibilitando la predicción a largo plazo. Finalmente en las posiciones de realidades paralelas, sostienen la existencia de los universos paralelos o alternativos que existen simultáneamente al nuestro y, en su conjunto conforman todo un multiuniverso (cuadro 1).

Cuadro 1. Teorías sobre el viaje en el tiempo

Teorías Descripción
Teoría 1.

El tiempo es inmutable

Según esta teoría, el tiempo no se puede cambiar, ya está escrito, como una especie de destino. Por tanto, el hombre nunca llegaría a matar a su abuelo, porque si lo hiciera, el abuelo nunca podría haber tenido al padre del hombre. Y a su vez, el padre al hombre. Y si el tiempo es inmutable, el no hombre tiene que existir sí o sí.
 

 

 

Teoría 2.

 

El efecto mariposa

 

Según el efecto mariposa, dadas unas circunstancias peculiares del tiempo y condiciones iniciales de un determinado sistema dinámico caótico (más concretamente con dependencia sensitiva a las condiciones iniciales) cualquier pequeña discrepancia entre dos situaciones con una variación pequeña en los datos iniciales, cabe resaltar que sin duda alguna y sin explicación científica, acabará dando lugar a situaciones donde ambos sistemas evolucionan en ciertos aspectos de forma completamente diferente. Eso implica que si en un sistema se produce una pequeña perturbación inicial, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande a corto o medio plazo. Es un concepto de la teoría del caos.  

 

Viaje Físico

El Hombre del presente viaja personalmente al pasado desde un punto de anclaje. Por tanto, al igual que en la Teoría del tiempo es inmutable, durante el periodo que está en el pasado, coexiste con su yo pasado.

 

Viaje de Consciencias

Según esta opción, en lugar de viajar el Hombre físicamente como tal, lo que hace es transferir su consciencia a su yo pasado. De modo que el Hombre del pasado de pronto pasa a tener la consciencia del yo presente. Y es ese Hombre del pasado con la consciencia del presente el que genera los cambios.

 

 

 

Teoría 3.

Las realidades alternativas

 

 

Parte del principio de la existencia de los universos paralelos o alternativos, es el nombre de una hipótesis física en la que entran en juego la existencia de varios universos o realidades relativamente independientes. El desarrollo de la física cuántica y la búsqueda de una teoría unificada (teoría cuántica de la gravedad), conjuntamente con el desarrollo de la teoría de cuerdas, han hecho entrever la posibilidad de la existencia de múltiples universos paralelos conformando un multiuniverso.

Los universos paralelos

En este caso realmente el Hombre no realiza un viaje al pasado, sino a un universo paralelo. Por lo que los cambios que allí realice no afectan su a su universo de origen. Esta opción supone que el Hombre viaje físicamente a esa otra realidad paralela y pueda coincidir con su yo paralelo.

 

Las líneas temporales relativas

Esta versión argumenta que con cada decisión que tomamos, creamos una bifurcación de realidades. De forma que si el Hombre cambia algo del pasado de su línea temporal, esa línea se recorregirá y nada cambiará. Pero a su vez creará una segunda línea temporal donde se produce ese cambio. De igual modo, el Hombre permanece en su línea temporal. No salta a la nueva. Y, por tanto, al volver a su punto de anclaje no habrá producido ningún cambio. El cambio se habrá producido en la línea alterna.

 

Ahora bien, teóricamente se han establecido métodos para lograr ese salto en el tiempo, por ejemplo se encuentran:

  1. La utilización de los agujeros de gusano.
  2. Utilización de cilindros rotatorios gigantescos.
  3. De vórtices de luz coherente (láser).
  4. De una cuerda cósmica.
  5. De un núcleo atómico pesado.
  6. Del entrelazamiento cuántico.
  7. De líneas temporales cerradas.
  8. Del viaje convencional a través del tiempo.

En el primer caso, mediante la utilización de los agujeros de gusano, la intención es construir una máquina de viaje temporal que utilice un agujero de gusano que funcionaría (hipotéticamente) de la siguiente manera: se crea de alguna manera un agujero de gusano. Un extremo del túnel es acelerado a una velocidad cercana a la de la luz, quizás con una nave espacial avanzada, y entonces se regresa de vuelta al punto de origen. Debido a la dilatación temporal (debida a la velocidad), el extremo acelerado del túnel ha envejecido menos que el extremo estacionario (desde el punto de vista de un observador externo).

El segundo método podría ser a través de la utilización de cilindros rotatorios gigantescos, que implicarían un cilindro rotatorio, lo suficientemente largo y denso, que gire lo suficientemente rápido en relación a su eje longitudinal (como la ergoesfera de un agujero negro). Entonces una nave que volara alrededor del cilindro en una trayectoria espiral podría viajar atrás en el tiempo (o hacia adelante, dependiendo del sentido del movimiento de la nave).

El tercer método podría ser utilizando vórtices de luz coherente (láser), la intención es crear vórtices láser envolventes e incluyentes de los objetos a cronotransportar (la idea se basa en la Teoría General de la Relatividad); en tal vórtice se generaría la suficiente energía (en este caso la luz) que pueda tener efectos másicos que curvan al tejido espacio-temporal, haciendo arrastres de marco y curvas cerradas de tipo tiempo.

El cuarto método podría ser utilizando una cuerda cósmica, la cual se puede construir como un dispositivo y mediante un tipo de materia exótica especial, cuya existencia es postulada hipotéticamente en diversas teorías físicas especulativas. Las energías involucradas para interactuar con ellas serían probablemente prohibitivamente altas y seguramente constituirían una posibilidad tecnológicamente inviable. El dispositivo mediante cuerdas cósmicas se basa en la solución de las ecuaciones de la relatividad general para ese tipo de materia exóticas. Para lo cual, serían necesarias dos cuerdas cósmicas moviéndose en direcciones opuestas. Al seguir una trayectoria cerrada que rodee las cuerdas se logra el viaje en el tiempo.

El quinto método seria mediante un núcleo atómico pesado, que mediante una aplicación ingenua de la relatividad general a la mecánica cuántica permitiría construir una máquina del tiempo. Un núcleo atómico pesado situado dentro de un fuerte campo magnético podría alargarse hasta formar un cilindro, cuya densidad y rotación serían suficientes para viajar en el tiempo. Los rayos gamma proyectados podrían permitir enviar información (aunque no materia) de regreso al pasado.

Un sexto método podría ser utilizando el entrelazamiento cuántico, los fenómenos de la mecánica cuántica tales como el teletransporte cuántico, la paradoja EPR (nombrada por las iniciales de Albert Einstein, Boris Podolsky y Nathan Rosen), o entrelazamiento cuántico puede parecer que genera un mecanismo que permite la comunicación FTL (faster than light: más rápida que la luz) o viaje temporal. De hecho algunas interpretaciones de la mecánica cuántica (tales como la interpretación de Bohm) presumen que las partículas intercambian información de manera instantánea para poder mantener la correlación entre ellas. Einstein se refería a este efecto como la “espeluznante [spooky] acción a distancia”.

Un séptimo método podría ser a través de la utilización de líneas temporales cerradas. Algunas soluciones exactas de las ecuaciones de Einstein describen espacios-tiempo que contienen líneas temporales cerradas lo cual permite en teoría que ciertos observadores al viajar sobre ellas hacia el «futuro» después de un cierto tiempo cíclico vuelvan al mismo punto del que partieron.

Un octavo método podría ser a través del viaje convencional a través del tiempo, en esta teoría implica ver pasar el tiempo como un observador, lo cual a nuestra velocidad normal sería suficiente como para viajar en el tiempo, pero este modo no se puede usar para retroceder. Finalmente porque no pensar que se podría lograr de otra manera, a través de un método distinto de viajar en el tiempo y espacio, uno irracional, uno que posibilite los viajes astrales, o el cruce por los multiuniversos, como puede ser un método basado en el principio de la sensodinámica; en la capacidad sensorial que puede generar el propio sujeto, de su propia energía vital, de su capacidad sensorial y espiritual, y que no solamente puede generar el salto en el tiempo, sino el tránsito a los multiuniversos y viajes astrales.

Los viajes astrales

Ahora bien, cuando se habla de los viajes astrales se puede entender como aquella experiencia durante la cual la consciencia deja temporalmente el cuerpo físico en reposo y utiliza el cuerpo astral de forma independiente; de ahí que se presenta ese llamado desdoblamiento astral, puesto que en el viaje astral parece que el cuerpo se desdobla y aparece otro cuerpo, también se le conoce como experiencia extracorporal, representando esa separación del cuerpo y la mente, la cual puede ser espontánea o bien inducida, ser voluntaria o involuntaria. El viaje astral entonces se pude entender como una separación, temporal, no definitiva donde el cuerpo físico queda normalmente en reposo. La consciencia utiliza un cuerpo más sutil (cuerpo astral o psicosoma), para hacer una separación, no total, puesto que ambos cuerpos siguen unidos por lo que se ha denominado “cordón de plata” o conexión energética que mantiene los dos cuerpos unidos y en comunicación.

Dicho viaje, dirían los grandes maestros se da al momento que se entra a la plena consciencia, a esa esencia de la persona; a esa realidad diferente a cada uno de los cuerpos. El viaje astral independientemente de la forma en que se accede a ella, que puede ser de manera espontánea, voluntaria, o mediante técnicas de paso a paso, o guiadas mediante alguna situación especial, como el sueño, o con anestesia o algún otro medio (alucinógenos o bebidas espirituales). En todas estas situaciones se puede producir esta separación temporal en la que la consciencia utiliza temporalmente sólo uno de los cuerpos, mientas el cuerpo físico permanece conectado mediante el llamando “cordón o hilo de plata”.

Técnicas para lograr un viaje astral

Son numerosas las técnicas que pueden utilizarse para producir efectivamente un viaje astral. Las técnicas son medios, no son fines, por ende no es lo más importante, ni lo prioritario. Por tanto, se debe tener en cuenta para qué, cuándo y cómo queremos conseguir un viaje astral. Esto ubicará la técnica más adecuada para un momento, una situación o una condición, y otras técnicas más apropiadas en otras. Por ende, las técnicas de viaje astral son secundarias, puesto que el viaje astral también se produce de forma espontánea. Por eso, lo más importante no es el fenómeno, sino la lucidez con la que se experimente la “separación”. Teniendo lucidez, la consciencia puede aprovechar mejor su experiencia y algo esencial: recordar lo que ha vivido. Sin lucidez, no hay control y no suele haber recuerdo.

En tal sentido, la International Academy of Consciousness (IAC Academia Internacional de la Conciencia), dedicada al estudio de la evolución de la consciencia, los fenómenos parapsíquicos, las bioenergías y la experiencia fuera del cuerpo, reconocen que el viaje astral, o proyección astral, es un fenómeno natural que a todos nos sucede. La comprensión de la dinámica de las proyecciones conscientes y las bioenergías puede llevar a la persona a tener experiencias saludables y controladas, de las que se pueden derivar amplios beneficios. Según la IAC, la interacción con consciencias de otras dimensiones es un paso natural en nuestro proceso evolutivo, tal proyección consciente permite la sustitución de las creencias por experiencia personal directa. Destacando el organismo que el acceso lúcido a otras dimensiones nos capacita para respondernos a nosotros mismos sobre la muerte, el sentido de la vida, la interacción con otras compañías extrafísicas y nuestra evolución, o cualquier otra duda existencial.

Según la IAC, la bioenergía está presente en la naturaleza y en los seres vivos. Cada persona en la vida tiene su patrón individual de bioenergías, que constituyen su conexión con el cuerpo físico. Destacando que mucha gente es ajena al conocimiento de sus energías y al aprender técnicas específicas, se puede manejar y controlar nuestra energía a voluntad, mejorando nuestro desempeño en general. De tal manera que la evolución de la consciencia se produce en la medida que se desarrollan varios atributos individuales. La lucidez es posiblemente el principal de ellos y el factor que indica el grado de claridad mental, de agudeza de percepciones, y de discernimiento del individuo dentro y fuera del cuerpo. La expansión de la lucidez conduce al individuo a descubrir gradualmente más sobre sí mismo y controlar mejor su propia vida. La acumulación de experiencias multidimensionales lleva inevitablemente a la expansión de la madurez y la liberación personal.

Ahora bien, la IAC reconoce que los viajes astrales conscientes son lo más difíciles de conseguir, pero son los que reflejan la evolución de las personas, le permiten al sujeto obtener mayor información de quiénes son, a dónde van cuando se pasa por la muerte biológica. Además, puede encontrarse con seres que ya pasaron por el proceso de la muerte biológica y tener conversaciones con ellos. Esto da una mayor compresión de nosotros mismos. El viaje astral consciente denota que nuestro espíritu no muere, que la muerte es una separación temporal de nuestros familiares, amigos y conocidos. Y que, en un tiempo no muy lejano, nos volveremos a encontrar con ellos. De igual manera el viaje astral, permite ese desplazamiento entre los diferentes planos, o multiuniversos, y porque no decirlo, posibilita el cruzar las líneas del tiempo y el espacio, claro está con el debido entrenamiento, o despertar de consciencia, o a través de la sensodinámica, entendida como ese aprovechamiento de las energías sensoriales para detonar eso saltos en el tiempo y espacio y por los multiuniversos.

De la termodinámica a la sensodinámica, camino para el viaje en el tiempo y astral

Ahora bien, se habló en principio de la posibilidad de los viajes en el tiempo, así como de teorías que ven ese echo factible, de igual manera se reconoce que los viajes astrales ofrecen caminos para el libre tránsito a los diferentes planos, incluso el propio viaje en el tiempo, y el transitar a otras dimensiones. Al reflexionar sobre las diferentes posiciones de ambos planos, tanto el racional, el cual que nos ofrece desde la física, física cuántica y mecánica innumerables posibilidades, hasta las miradas irracionales, holísticas y espirituales, que nos hablan de los estados de consciencia, se alcanza a ver un hilo conductor, para lograr tal hazaña. La cuestión es que exista una máquina que pueda lograr la suficiente cantidad de energía como para lograr los desplazamientos necesarios y cruzar con ello las líneas del tiempo y el espacio. El que exista algún tipo de “condensador de flujo” que genere los famosos 1.21GJ por segundo, y que permita el generar tal cantidad de energía y con ello, dar los saltos correspondientes.

Reconociendo en principio premisas como la termodinámica, rama de la física encargada del estudio de la interacción entre el calor y otras manifestaciones de la energía. La cual estudia, al igual que la termodinámica, los procesos de transferencia de calor, pero, al contrario a la anterior, desde un punto de vista molecular. Siendo Otto von Guericke quien, en 1650, construyó y diseñó la primera bomba de vacío y demostró las propiedades del vacío usando sus hemisferios de Magdeburgo, dando con ello paso al reconociendo del poder de la energía, como medio para el movimiento de las cosas. Y que siglos después Sigmund Freud (1856-1939) retomará dicho principio adaptándolo a lo que se conoce como la psicodinámica en el campo de la salud mental, basándose en que el acto de que la energía psíquica mueve y provoca conductas y comportamientos. Una concepción dinámica de la salud mental, presupone la aceptación de dos principios esenciales:

  1. Una gran parte de la actividad psíquica se produce al margen de la consciencia, aunque dicha actividad y contenidos se pueden deducir a partir de lo que es conocido.
  2. Un concepto central en la psicodinámica es el de que, tanto las conductas, como los síntomas, están notablemente influidos por fuerzas de naturaleza inconsciente cuyos factores causales son múltiples y bastante complejos.

Ahora bien, siendo irracionales consideramos que el ser humano representa ese “condensador de flujo”, el cual tiene la capacidad de generar la suficiente energía para dar los saltos en el tiempo, así como el transitar por los diferentes universos, y viajes astrales, pero solo lo logrará si llega a su máximo estado de sensorialidad, a su máximo potencial de consciencia, si llega a detonar más de los 1.21 GW de una manera consciente. Dirían los neurocientíficos, si el ser humano logrará aprovechar toda su capacidad sensorial a partir de todas sus conexiones de su sistema sensorial lograría lo impensable.

Desde una mirada racional, la sensorialidad en principio la podríamos reconocer como el sistema sensorial que es parte del sistema nervioso, el cual es responsable de procesar la información sensorial, el cual está formado por receptores sensoriales y partes del cerebro involucradas en la recepción de los sentidos del cuerpo humano, reconociendo como los principales sistemas sensoriales la vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato. Ahora bien, siendo irracionales reflexionemos por un minuto, si toda la capacidad sensorial que puede generar nuestro cuerpo en un estado consciente, puede mover nuestros estados físicos, a estados metafísicos, espirituales, o más allá de las dimensiones de realidad que conocemos, e incluso hacer viajes en el tiempo, porque no pensar que si nos entrenamos de alguna manera, o logramos el perfecto equilibrio de mente-cuerpo-espíritu-medio ambiente lograríamos cruzar las diferentes dimensiones de tiempo y espacio. A esta posibilidad le podríamos llamar la sensodinámica, entendida como esa energía sensorial capaz de generar el cruce de los diferentes planos, y con ello, la liberación de la mente, hacia el espíritu, y por ende la consciencia total (imagen 1).

Imagen 1. Actividad de neurotransmisores

La Sensodinámica camino para la consciencia total

Si reconocemos que la energía psíquica (la mente) produce conductas, imágenes, y realidades, que podría mover la energía sensorial, mediante el uso de todos los puntos de energía. La sensodinámica la podemos enlazar con los puntos de energía del hombre, los llamados chakras, que en general, tienen como función principal revitalizar cada centro de energía y, con ello, el cuerpo físico. Cada chakra guarda relación con una función concreta del actuar del hombre y pretende desarrollar aspectos de la autoconciencia.

Se reconocen siente puntos de energía como son:

  1. Muladhara: se localiza en el coxis, en la base de la columna vertebral.
  2. Swadhisthana: se localiza en los genitales.
  3. Manipura: se localiza en el plexo solar, entre el estómago y el ombligo.
  4. Anahata: se localiza en el plexo cardíaco o corazón.
  5. Vishuda: se localiza en la garganta o base del cuello.
  6. Ajna: se localiza en la frente, entre ceja y ceja.
  7. Sahasrara: se localiza en la coronilla.

Tales puntos de energía a su vez, detonan al menos cuatro niveles de sensorialidad como pueden ser: el sensorial físico, el emocional, el intelectual y el espiritual (imagen 2 y cuadro 2). Destacando que el ser humano, puede distinguirse por alguno, o por varios, y que no existen órdenes, o jerarquías, solo existen y se manifiestan. Pero también se destaca, que el ser humano tiene la capacidad de habilitarlos todos, a sus máximos niveles.

Imagen 2. Los puntos de energía y la sensorialidad

En primer término el sensorial físico, posee gran fortaleza y energía física, son destacados en toda actividad que requiera del físico, como deportes de cualquier naturaleza; son combativos, se diría que descienden de una raza de guerreros. Poseen gran fortaleza vital, al igual que gran resistencia a los padecimientos o enfermedades, e incluso se diría que no se enferman. Se conectan de manera física y energía sexual.

El sensorial emocional, posee gran fortaleza emocional, y sentimental, destacados por su capacidad empática, por su vitalidad emocional, vibran y se conectan con otros; sentimiento de amor, pasión, y fuerza de voluntad a otros niveles. Se conectan con las emociones, las cuales si son positivas las elevan a niveles mágicos, pero si son negativas pueden llegar a destruirse, y a lastimar a todos a su alrededor.

El sensorial intelectual, posee gran fortaleza mental e intelectual, se destacan por su capacidad de comprensión, y asimilación de conocimiento y sabidurías internas y externas; tiene una gran capacidad creativa y de invención, así como el uso de la comunicación oral y escrita. Se conectan por la palabra, mediante la inteligencia, y el razonamiento.

Y el sensorial espiritual, posee todas las fortalezas, tanto física, como emocional e intelectual, y han logrado llegar al plano más espiritual. Se destacan por su gran capacidad para conectarse con el todo, con toda la energía del universo. Tienen la capacidad de dar los saltos cósmicos, así como efectuar los viajes astrales y transitar en el tiempo y espacio. Se podría decir que es el viajero en el tiempo consciente el que ha logrado armonizar toda su energía para poder dar los saltos y transitar en los multiuniversos; sensorial que ha podido alcanzar la consciencia total (imagen 2 y cuadro 2).

Cuadro 2. Puntos de energía o chakras vs sensorialidad

Chakras Niveles sensoriales
1. Muladhara. Se localiza en el coxis, en la base de la columna vertebral. Corresponde a las glándulas corticoadrenales. Entre sus funciones está el controlar las glándulas suprarrenales (producen hormonas sexuales, adrenalina y noradrelanina), el sistema excretor, esqueleto, cabello, uñas y dientes. Está en estrecha relación con los pies, como base que nos conecta a la tierra. Está relacionado con la seguridad, la energía física y las ganas de vivir. Es el centro de la fuerza vital.  

 

Sensorial físico

Posee gran fortaleza y energía física, destacados en toda actividad que requiera del físico, como deportes de cualquier naturaleza; son combativos, se diría que descienden de una raza de guerreros. Poseen gran fortaleza vital, al igual que gran resistencia a los padecimientos o enfermedades, e incluso se diría que no se enferman. Se conectan de manera física y energía sexual.

2. Swadhisthana. Se localiza en los genitales. Corresponde a las glándulas sexuales. Entre sus funciones está el regular el aparato reproductor tanto femenino como masculino. Los testículos y ovarios producen hormonas: androgénos (testosterona) y estrógenos (estradiol y estrona). Además los ovarios producen gestágenos (progesterona) que aumentan la libido. También está relacionado con la vejiga, riñones, abdomen e intestinos. Está en estrecha relación con las manos. Está relacionado con la creatividad, la capacidad de amar y la energía sexual. El equilibro de este chakra consigue que los sentimientos negativos como el odio se transformen en pacíficos como la bondad.
3. Manipura. Se localiza en el plexo solar, entre el estómago y el ombligo. Corresponde a las glándulas adrenales, páncres e hígado. Entre sus funciones está el regular los órganos del aparato digestivo estimulando la digestión. Estimula el sistema nervioso y actúa en los procesos purificadores y eliminación de toxinas del cuerpo. Está relacionado con la autoestima y vitalidad, fuerza de voluntad y capacidad para conseguir logros y controlar situaciones, además de conectar con otras personas.  

 

Sensorial emocional

Posee gran fortaleza emocional, y sentimental, destacados por su capacidad empática, por su vitalidad emocional, vibran y se conectan con otros; sentimiento de amor, pasión, y fuerza de voluntad a otros niveles. Se conectan con las emociones, las cuales si son positivas las elevan a niveles mágicos, pero si son negativas pueden llegar a destruirse, y a lastimar a todos a su alrededor.

4. Anahata. Se localiza en el plexo cardíaco o corazón. Corresponde a la glándula paraganglios supracardiacos y timo (glándula del tórax). Entre sus funciones está el regular el sistema circulatorio y los vasos sanguíneos. El timo, situado detrás de la parte superior del esternón, produce la hormona tímica fundamental para el sistema inmunológico. Está relacionado con el autoconocimiento, el estar abierto a la vida, el sentimiento de amor por nosotros y por los demás. Es el centro de pasión desde el que se manifiesta nuestra voluntad de amar y de perseguir nuestros deseos.
5. Vishuda. Se localiza en la garganta o base del cuello. Corresponde a la glándula tiroides. Entre sus funciones está el controlar el sistema respiratorio, los aparatos vocal y bronquial y el oído interno. Está relacionado con la autoexpresión, la capacidad de asimilación y sabiduría interna y comunicación con los demás. Todo lo relacionado con el sonido y la palabra como hablar, escuchar o escribir. Tiene que ver con las ganas de aportar y el sentido de “yo” dentro del grupo y de la profesión que ocupa de ahí que se conozca también como centro profesional.  

 

Sensorial intelectual

Posee gran fortaleza mental e intelectual, se destacan por su capacidad de comprensión, y asimilación de conocimiento y sabidurías internas y externas; tiene una gran capacidad creativa y de invención, así como el uso de la comunicación oral y escrita. Se conectan por la palabra, mediante la inteligencia, y el razonamiento.

 

6. Ajna. Se localiza en la frente, entre ceja y ceja. Corresponde a la glándula pituitaria o hipófisis. Entre sus funciones está el regular el equilibrio hormonal del organismo. Produce hormonas del crecimiento y otras que estimulan las glándulas sexuales, provocan la ovulación, la producción de hormonas de la tiroides. Está relacionado con la capacidad de comprensión, de visión interior y de entender conceptos. También con la capacidad creativa, y de generar ideas.
7. Sahasrara. Se localiza en la coronilla. Corresponde a la glándula pineal. Entre sus funciones están los estímulos luminosos producen la secreción de la glándula pineal, por lo que actúa como un reloj del organismo regulando funciones como el sueño. Está relacionado con la espiritualidad de la persona, más allá de lo físico vive un sentimiento cósmico de plenitud vital. Se considera el centro del alma. Sensorial espiritual

Posee todas las fortalezas, tanto física, como emocional e intelectual, y han logrado llegar al plano más espiritual. Se destacan por su gran capacidad para conectarse con el todo, con toda la energía del universo. Tienen la capacidad de dar los saltos cósmicos, así como efectuar los viajes astrales y transitar en el tiempo y espacio. Se podría decir que es el viajero en el tiempo consciente.

 

Consideraciones finales. La energía sensorial como el fuego

Imaginemos por un minuto que cada uno de los 7 puntos de energía es como una cerilla (imagen 3), y representa nuestra fuerza vital, esa energía sensorial que nos mueve y nos lleva a nuestros propios alcances, y más allá, ¿Qué pasaría si conforme evolucionamos, o avanzando en este plano terrenal fuéramos encendiendo cada uno de las demás cerillas?, considero que si lo hiciéramos conscientemente sabríamos como encauzar toda la energía y ese fuego. De manera positiva, la encauzaríamos para la creación, para el bienestar, para la luz, para la sanación, para la transcendencia, para lograr cumplir los propósitos de la vida.

En su opuesto, si los encauzáramos de manera negativa estaríamos destruyendo a nuestro mundo, lastimando en el camino a muchos, contribuyendo a la extinción de la humanidad en todos los planos. Ahí la responsabilidad, el aprender sabiamente el cómo encauzar toda esa energía que detona nuestra propia sensorialidad, bajo el principio de que la sensodinámica es una de las mayores fuerzas que puede hacer posible los viajes en el tiempo, en los multiuniversos y los viajes astrales. Y al hacerlo, nos tendríamos que preguntar ¿el para qué?, que en los mejores términos sea para cosas positivas y de trascendencia para todos.

Imagen 3. La energía sensorial, como las cerillas

Finalmente, me podrían preguntar si en lo personal he podido a partir de mi sensodinámica lograr esos saltos, y viajes astrales. A lo que podría compartir, que conscientemente entendí el desafío, y encontré mis retos, y mis puntos que debo de habilitarme. Por ejemplo, si físicamente no soy fuerte, mi cuerpo no soportaría tal despliegue de energía; si mi intelecto no es fuerte, la inestabilidad mental se puede presentar; y si mis emociones no son fuertes, me cimbrare entre tantas descargas de sentires de todo tipo, generándome demasiado daño en mi propio sistema emocional y físico. Y qué decir, del plano espiritual, si no se tiene equilibrio, pasaría como el transbordador espacial Challenger, que en 1986 explotó al intentar llegar a la luna; todo nuestro sistema explotaría.

Ahora bien, de manera inconsciente o como diría la Academia Internacional de la Conciencia, “espontánea” y mientras duermo, he podido dar saltos, pero al día siguiente, lo padezco, por no contar con el entrenamiento adecuado. Paso días molido, o como se diría “hecho pedazos”. Debo de confesar, que el motivo del presente texto, es precisamente el resultado del más reciente salto. Sin embargo, con humildad lo externo, necesito seguir entrenándome.

La posibilidad de viajar en el tiempo, o de transitar en los diferentes multiuniversos como lo hemos reflexionado, ha sido un tema abordado desde diferentes miradas, e incluso se han desarrollado teorías y métodos para conseguirlo. La ciencia ficción nos deja entrever las infinitas posibilidades de dichos saltos, que honestamente no diría que es ficción, pero si ese término nos relaja, pues que así sea.

La consciencia total, nos habla de equilibrio, de paz, de amor, de felicidad, y que al conseguirla entraremos en ese plano de infinitas posibilidades, donde el tiempo y el espacio ya no son obstáculos, al contrario son vías para llegar a esos propósitos cósmicos. Unamos esos propósitos y hagamos lo que se necesita para equilibrar nuestros planos. Seamos irracionales y así viajemos en el tiempo, y hagamos viajes astrales y a los multiuniversos, y al hacerlo sanemos nosotros y sanemos a nuestros mundos.

Jesús Acevedo Alemán
Doctor en Trabajo Social. Facultad en Trabajo Social. Universidad Autónoma de Coahuila. Saltillo, Coahuila, México.
jesusaceve@hotmail.com