El tercer hombre o las llamadas “Voces Angélicas”

1411

Si realizamos una encuesta sobre este tema, es muy posible que una gran mayoría de personas respondan afirmativamente que han tenido esta experiencia. Una sensación especial que parece reconfortarnos a través de una palabra o una frase de aliento. (¿Estoy loco? ¿Me lo estoy inventando? ¡A ver si es que estoy perdiendo la cabeza,…!).

En situaciones límites de la vida, encontramos la misma respuesta en los entrevistados: –”Escuché una voz que me indicó el camino”. –“Se repetía en mi cabeza la misma frase: a la derecha, ahora a la derecha y sales”.

Lo interesante de todo ello es la capacidad del ser humano para percibir e interpretar vibraciones a través del sentido del oído. La escucha más fisiológica está referida al movimiento sonoro que se genera en la comunicación y en el medio ambiente. Es un intercambio en el mismo nivel vibracional, en el mismo contexto humano.

La capacidad de conectarse con uno mismo también nos aporta un aspecto sonoro; llamamos “pepito grillo” a esa especie de vocecilla que parece aguijonear nuestra conciencia, en determinadas situaciones, sobre todo cuando hay decisiones importantes que hay que realizar con una buena ética. Si nos alejamos de “lo correcto”, esa vocecilla parece golpear o casi “taladrar” el espacio mínimo que hay en el mecanismo de la escucha humana. Es tan insistente que puede resultar molesta, incluso… si es que no queremos hacer caso…

La voz interior conocida como “El tercer hombre” hace referencia a sensaciones auditivas percibidas con mucha nitidez, que son descritas unas veces como “una voz de hombre” o por el contrario, se trata de una “frase muy suave, como si fuera de una mujer”. Sucede en “nuestro interior” y es una transcripción de información o datos que se realiza desde un nivel vibracional diferente del que tenemos en el mundo material, de tercera dimensión.

Las historias más famosas, de tiempos recientes, se localizan, por una parte, en aquellos días terribles de la segunda guerra mundial en la que muchas personas necesitaban cruzar túneles para salvar la vida. Son varios los casos de hombres o mujeres que narran cómo encontraron a un compañero, desconocido, dentro de esos túneles, que fue marcando el camino por entre aquellos miedos y recovecos oscuros, casi sin luz, y en un momento determinado, en un punto ya cercano a la salida, al girar la cabeza, aquel compañero ya no estaba, había desaparecido misteriosamente.

Nos situamos ahora en 2011, en Nueva York, en el acontecimiento de las dos torres gemelas que sufrieron el terrible atentado que denominamos “11 S”, para definirlo de un modo coloquial, encontramos una historia sorprendente: uno de los pocos supervivientes, cuenta lleno de emoción, en los programas televisivos a los que ha decidido acudir en estos dos últimos años, a pesar del tiempo transcurrido, que cuando supo localizar las escaleras que podrían conducirle, en un momento determinado a una posible evacuación, escuchó una voz masculina que corrigió su rumbo: –“ahora, a la izquierda”, sintió con claridad (al parecer, se dirigía, precisamente al lado contrario, hacia la derecha).

La voz se mantuvo en comunicación con él durante un tiempo. En otro momento determinado se encontró con otro hombre, y ya se vio con orientación hacia la salida del edificio, con este compañero recién encontrado. En ese momento, la voz terminó su comunicación. Este superviviente lo narra como un “hecho milagroso”, como un acontecimiento extraordinario que le salvó la vida.

Lo que nos interesa destacar aquí, en relación a la capacidad de clariaudiencia del ser humano, es el poder apreciar cómo uno de los sentidos extra físicos puede empezar a “despertar” en ciertas condiciones, o bien, cómo se desarrollan estos sentidos especiales a partir de un trabajo personal, en conexión con lo más íntimo del propio ser.

En este cuadro podemos tener una visión que nos acerca al tema:

SUPRACONSCIENTE

  • VOCES ANGÉLICAS
  • CANALIZACIONES
  • INTUICIONES (imágenes y/o palabras)

CONSCIENTE

  • LENGUAJE HUMANO
  • COMUNICACIÓN
  • AUTO-DIÁLOGO
  • “PEPITO GRILLO” PERSONAL
  • VOCES EN LOS SUEÑOS

INCONSCIENTE

  • VOCES DISTORSIONADAS (drogas, exceso de alcohol; otras condiciones)
  • FALLECIDOS

El “tercer hombre” pues, hace referencia a experiencias multidimensionales acopladas a los sentidos humanos. Se trata de un acercamiento de conciencias superiores, invisibles, extra corporales, que facilitan la resolución de un conflicto grave o aportan una salida inminente y positiva a una circunstancia especial, de persecución, de enfermedad, de vida o muerte, por poner un ejemplo.

Es una confirmación fehaciente de que “no estamos solos en el universo”. Podemos aprender de nuestras propias sensaciones especiales, gracias a la intercomunicación de los “colegas” que siempre están cerca y que se aproximan aún mucho más en circunstancias “límite”, cuando estamos “al filo” de una extrema dificultad.

La magia y el misterio de este tipo de acontecimientos tiene que ver con la apertura a que “puedan ser una realidad”, que se conviertan en algo “tangible”, como es una presencia, “audible” como es una comunicación o incluso en la sutileza de “un olor percibido en solitario” o exclusivo, dentro den una circunstancia en la que las otras personas no perciben dicha fragancia. El olor a rosas es el paradigma de esta experiencia.

La verdad es que, en lugar de tratarse de hechos aislados o excepcionales, la oportunidad de nuestro crecimiento evolutivo consiste en convertirnos nosotros mismos en “antenas” vivas, sensibles, capaces de recorrer el dial de ondas y vibraciones más allá del mundo físico.

Es posible llegar a transmitir en ese nivel, como ese “tercer hombre”… De hecho, cuántas veces no ha sucedido a nuestro alrededor: “fue como un ángel para mí”. “Llegó en el momento justo y sus palabras resolvieron la situación”. “Sentí como si me rescataran a través de su explicación”.

La consecuencia de llegar a ser estas “antenas vibrantes” es que seremos capaces de ayudar a otros seres humanos, en cualquier circunstancia de la vida que necesite un “rescate” especial para seguir, precisamente, viviendo la vida que deseamos crear.

Macarena Miletich
Especialista en Técnicas Vocales y Consultora Vocal. Instructora de Arquetipos. Cursos y Talleres de Sonido y Sensibilidad del Ser®Autora del libro THE LIVING VOICE LA VOZ VIVIENTE (Natural Ediciones).
macarenamiletich@gmail.com