Freud tenía razón: el cerebro bloquea los malos recuerdos

2103

El cerebro bloquea los malos recuerdos – Científicos estadounidenses han descubierto el mecanismo biológico con el que las personas bloquean recuerdos indeseables en su memoria, intuido por Sigmund Freud hace un siglo, según un informe publicado por la revista Science.

El estudio, basado en imágenes de escáner y llevado a cabo por investigadores de las universidades de Stanford y Oregón, prueba una teoría de supresión voluntaria de la memoria planteada por el austríaco Freud, padre del psicoanálisis.

También explica muchos casos de supresión de la memoria, especialmente en las situaciones de abusos sexuales sufridos por niños que no los recuerdan cuando son adultos.

“Hemos demostrado que el cerebro humano bloquea los recuerdos no deseados y que existe un mecanismo que tiene una base biológica”, señaló John Gabrieli, profesor de Psicología de Stanford y coautor del informe.

La teoría de Freud era que aunque alguien puede bloquear el recuerdo de algo desagradable, éste siempre está latente y tiene consecuencias en sus actitudes y relaciones, aunque el afectado lo desconozca, manifestó Gabrieli.

Los experimentos realizados por los investigadores demostraron que el ser humano es capaz de bloquear pensamientos que no quiere recordar, hasta que llega un momento en que le es imposible recuperarlos aunque quiera, agregó el profesor universitario.

Michael Anderson, profesor de Psicología de la universidad de Oregon y autor principal del estudio, indicó que es “asombroso” que se haya podido establecer que existe una base neurobiológica para “el olvido motivado”.

Añadió que hasta ahora no se había podido establecer de manera precisa si existía ese mecanismo en el cerebro. “Este estudio ofrece un modelo claro sobre la forma en que esto ocurre y se basa en una capacidad esencialmente humana, la de controlar su comportamiento”, dijo.

Los científicos explicaron que descubrieron el mecanismo en un complejo experimento con veinticuatro personas a quienes se hizo recordar nombres de cosas sin ninguna relación entre sí. Al mismo tiempo, se les sometió a un examen de imagen de resonancia magnética (escáner) que demostró la actividad cerebral cuando procedían a olvidar algunas de las palabras.

Los investigadores creen que han demostrado que el control de recuerdos indeseados está vinculado a una mayor actividad de la corteza cerebral frontal izquierda y derecha, la cual reduce la del hipocampo, que alberga, precisamente, el área de la memoria. “Por primera vez hemos visto un cierto mecanismo que podría desempeñar un papel en el olvido activo”, manifestó Gabriel.