Propiedades medicinales del Jenjibre

364

El jengibre es una raíz perenne que se arrastra y aumenta de tamaño bajo tierra, y en la primavera sale una caña verde, como un tallo, de 2 metros de altura, con hojas lanceoladas estrechas, los cuales mueren al año.

El olor del jengibre es aromático, su sabor picante, caliente y penetrante; pero estas propiedades se pierden con el tiempo. Se le suele mezclar con harina, cúrcuma, semillas de lino, colza, pimienta de cayena y residuos de jengibre viejos.

En su composición encontramos zingiberene, gingeroles que se convierten en shogaoles, zingerona, y paradol, estando su sabor característico ocasionado por 6-gingerol.

El aromático rizoma del “Zingiber officinale” es la fuente del jengibre y en Asia, el tallo fresco es un ingrediente esencial de muchos platos, mientras que la sal seca, en polvo, es más popular en la cocina europea. El Gingerbread, por ejemplo, una de las aplicaciones más populares para el jengibre en Gran Bretaña, se remonta a la época anglosajona en donde empleaban el jengibre en conserva (producido por la ebullición del rizoma en jarabe de azúcar), a menudo con fines medicinales. Otros nombres populares son el pain d’épecies y el alemán Lebkuchen. Todos ellos presentan un alimento condimentado con jengibre, miel y melaza, con textura de suave pastel, un pan húmedo o una galleta.

Dosis recomendada:

  • 2 cápsulas de jengibre
  • 90 gotas líquidas
  • 1/2 cucharadita de polvo de raíz de jengibre.
  • Tomarlo veces 3 veces al día o cada cuatro horas según sea necesario.

Propiedades medicinales

Históricamente, el jengibre tiene una larga tradición de ser muy eficaz en el alivio de los síntomas de malestar gastrointestinal. En la medicina herbal, es considerado como un excelente carminativo (que promueve la eliminación de los gases intestinales) y espasmolítico intestinal (que relaja y alivia el tracto intestinal). La investigación científica moderna ha revelado que el jengibre posee numerosas propiedades terapéuticas, incluyendo efectos antioxidantes y la capacidad de inhibir la formación de compuestos inflamatorios, entre otros muchos efectos.

El jengibre es una hierba estimulante y antiinflamatoria y numerosos estudios se han realizado comparando el jengibre con la aspirina para aliviar el dolor. Pronto se demostró que no sólo el jengibre requiere una dosis menor para el alivio del dolor mismo, sino que lo hace sin efectos secundarios.

Un estudio habló de la actividad antimicrobiana del Zingiber Officinale por su contenido en alcaloides, saponinas, taninos, flavonoides y terpenoides. Su actividad fue probada contra nueve microorganismos que causan varias enfermedades en el ser humano.

Las propiedades antiinflamatorias del jengibre han sido conocidas y estimadas durante siglos. El descubrimiento original de los efectos inhibitorios de jengibre en la biosíntesis del prostaglandinas en los años 1970s ha sido repetidamente considerado, con una eficacia similar a los medicamentos no esteroideos.

El jengibre es tan concentrado en sustancias activas, que no es necesario usar mucho para recibir sus efectos beneficiosos, aunque las personas que lo consumían frecuentemente manifestaron un alivio más rápido y mejor.

He aquí los efectos más notorios:

Anticoagulante

Disminuye la agregabilidad plaquetaria.

Antiemético

Se ha demostrado que posee potentes propiedades antieméticas y se ha comparado con fármacos estándar utilizados en la lucha contra las náuseas y los vómitos, incluso las del embarazo.

Antiinflamatorio

El jengibre basa sus mejores efectos en el control de los procesos inflamatorios, que es una causa significativa subyacente de muchas enfermedades.

En febrero de 2005 se realizó una investigación que demostró que el jengibre suprime los compuestos pro-inflamatorios (citocinas y quimiocinas) que actúan sobre los sinoviocitos (células que comprenden el revestimiento sinovial de las articulaciones), condrocitos (células que comprenden cartílago articular) y leucocitos (células inmunes).

Los gingeroles explican por qué tantas personas con osteoartritis o artritis reumatoide experimentan reducciones en sus niveles de dolor y la mejora de su movilidad cuando consumen jengibre regularmente.

Durante los últimos 25 años el descubrimiento inicial de los efectos inhibidores del jengibre sobre la biosíntesis de prostaglandinas en la década de 1970 se ha confirmado en repetidas ocasiones.

Antioxidante

Sabemos que los antioxidantes ayudan a prevenir las enfermedades crónicas y a retrasar el proceso de envejecimiento.

Respecto al jengibre, no solamente aporta elementos antioxidantes, sino que también aumenta la producción interna del cuerpo de antioxidantes.

Calentador del cuerpo

Tradicionalmente se le considera el “calentador del cuerpo”, capaz de producir calor corporal y mejorar las extremidades frías, aumentando el rubor en la tez pálida, y fortalecer el cuerpo después de una pérdida de sangre.

Complicaciones diabéticas

A una dosis de 500 mg / kg, el jengibre crudo fue significativamente eficaz en reducir la glucosa en suero, los niveles de colesterol y los triglicéridos.   El tratamiento también resultó en una reducción significativa en los niveles de proteína en la orina. Además, contribuyó a mantener el peso corporal.

Efectos cardiovasculares

Hay hospitales que animan a todos sus pacientes a tomar media cucharadita de jengibre al día. Esto es porque el jengibre inhibe la enzima que provoca el engrosamiento de la sangre del mismo modo que lo hace la aspirina, y lo hace de forma natural sin el efecto secundario de la aspirina.

Enfermedades autoinmunes

Sabemos que se usa regularmente para tratar la inflamación asociada con algunas enfermedades autoinmunes, como la espondilitis anquilosante e igualmente para otras enfermedades artríticas como la osteoartritis y la fibromialgia.

Su acción es potente como inhibidor de la ciclooxigenasa (Cox-2), tanto como los antiinflamatorios no esteroideos y la aspirina, y se pueden asociar para potenciar los efectos.

Motilidad intestinal

No afecta a la velocidad del vaciado gástrico.

Se recomienda té de jengibre hecho de raíz de jengibre fresco, hervido y diluido para una mayor eficacia.

Náuseas y vómitos después de cirugía

Puede ayudar a reducir las náuseas y los vómitos después de la cirugía, tanto como los medicamentos, aunque no en todos los casos.

Prevención del cáncer de colon

Un estudio reciente ha investigado el efecto de jengibre en presencia de un carcinógeno conocido del colon, el DMH, lo mismo que cuando se empleaban ciertas enzimas para reducirlo (GPx, GST, GR, SOD y CAT) y concentraciones de antioxidantes y vitaminas C, E y A.

El número de tumores, así como la incidencia de cáncer fue significativamente menor en el tratamiento con jengibre, incluso superior que cuando se empleaban las enzimas y antioxidantes.

Además, los suplementos de jengibre en la fase de iniciación y también en las etapas de iniciación de la carcinogénesis redujeron significativamente la peroxidación de lípidos circulantes y aumentó significativamente la acción enzimática y de los antioxidantes en comparación con el efecto del DMH no tratado.

La conclusión es que el jengibre suprime la carcinogénesis de colon en presencia del DMH procarcinógeno.

Prostaglandinas

Se ha comprobado la inhibición de prostaglandinas y leucotrienos por la acción de los gingeroles y diarylheptanoides.

Quimiopreventivo

El jengibre es conocido por sus efectos antioxidantes y actividades antiproliferativas, lo que indica su papel prometedor como agente quimiopreventivo. El gingerol, un componente natural de jengibre, exhibe actividades antiinflamatorias y antitumorales.

Varias investigaciones sugieren que es eficaz en la supresión de la transformación, hiperproliferación, y los procesos inflamatorios que inician y promover la carcinogénesis y metástasis.

A pesar de su actividad anticancerosa frente a varios cánceres humanos, el mecanismo molecular exacto por el que el gingerol ejerce sus efectos quimiopreventivos, todavía no está completamente entendido.

Regulador endocrino

De particular interés es la capacidad para regular el azúcar en la sangre y aumentar la circulación, lo que es de gran ayuda para el sistema reproductor. Los investigadores han concluido que hay un aumento significativo en la motilidad de los espermatozoides (capacidad para nadar) y el contenido de esperma asociado con el consumo de jengibre.

Como resultado de esto, el jengibre es apreciado desde hace tiempo por su capacidad para aumentar la fertilidad.

(Extraído del libro: Jengibre y cúrcuma)

Adolfo Pérez Agustí
edicionesmasters@gmail.com