¿Tienes Fuerza de Voluntad? Descubre por qué necesitas ejercitarla

254

La fuerza de voluntad porqué tiene más importancia de la que todos pensamos.

Tal vez eres de los que inicia mil proyectos y no termina ninguno. O has probado mil métodos de autoayuda y llegas a la conclusión de que nada funciona, porqué has abandonado mucho antes.

Y, sin embargo, miras por ahí y ves que a otras personas las cosas les parecen ir mejor. Y te preguntas: –¿qué es lo que a mi me falta?

Pues muy probablemente te falte cultivar tu fuerza de voluntad. Sin fuerza de voluntad no tienes ninguna opción de conseguir materializar en tu vida aquello que deseas para ti.

Si tu “voluntad” no tiene “fuerza”… se va a hacer la voluntad de otro; así de fácil

Por este motivo, en este post, quiero que veas lo inmensamente importante que es para ti ejercitar tu fuerza de voluntad.

  • ¿Quieres saber si tienes fuerza de voluntad?
  • ¿Quieres un método para mejorarla?
  • ¿Quieres saber porqué te interesa tanto tener una gran fuerza de voluntad?

Pues sigue leyendo…

¿Qué es la Fuerza de Voluntad?

La fuerza de voluntad es como la fuerza de tu brazo. Y al igual que la fuerza de tu brazo, se puede ejercitar para aumentarla.

Trabajar tu fuerza de voluntad para tener una fuerza de voluntad a prueba de bombas, es uno de los mejores regalos que te puedes hacer. Porqué no hay nada mejor que poder vivir según los dictados de tu corazón. Y, para ello, necesitas una voluntad firme.

Seguro que tienes claro que no puedes mover un objeto hasta el sito que deseas, si tu brazo no tiene la fuerza necesaria para hacerlo.

Pues con tu fuerza de voluntad sucede lo mismo: no vas a poder conseguir las cosas que deseas en tu vida, y de la manera que tú deseas, si no tienes la fuerza necesaria para imponer tu voluntad.

Así de importante es tu fuerza de voluntad.

“Sin fuerza de voluntad no tienes ninguna opción de manejar el timón de tu vida. Irás a la deriva, según los vientos o la marea”

La mayoría de personas no tienen fuerza de voluntad, aunque a menudo piensan lo contrario. Y esto es así, simplemente, porqué no la ejercen. Y si tú no ejerces un músculo… se atrofia. No hay más.

Realmente hacen las cosas no porqué quieren, sino por miedo a evitar las consecuencias de no hacerlo. ¿Es este tu caso? No me contestes, luego vas a comprobarlo.

Y entonces dicen cosas como:

  • Yo tengo fuerza de voluntad, porqué me levanto pronto todos los días para ir a trabajar.
  • Yo tengo fuerza de voluntad, porqué voy todos los días al gimnasio.
  • Yo tengo fuerza de voluntad, porqué me controlo con los dulces…

Si evitar un mal mayor fuera el motivo de esas acciones, entonces actúas por miedo a… (… que te despidan, que dejes de verte “guapa”, o que te engordes,… para seguir con el ejemplo). Y eso nada tiene que ver con tu voluntad (muchos van a trabajar, precisamente, en contra de ella).

Si haces esas acciones realmente porqué quieres, disfrutas haciéndolas y puedes dejar de hacerlas cuando quieras. Y las haces porqué para ti son importantes, y valiosas las recompensas que obtienes con ellas, entonces estás ejerciendo tu fuerza de voluntad.

La verdadera fuerza de voluntad está en el amor; en el amor reside la fuerza para seguir los dictados de tu corazón. Y no en actuar por miedo, para evitar las posibles consecuencias.

Cuando haces algo utilizando tu fuerza de voluntad, experimentas satisfacción. A pesar del esfuerzo, lo disfrutas. Cuando haces algo y experimentas sufrimiento, entonces estás actuando en contra de tu voluntad.

El test de la Fuerza de Voluntad

Ahora ya sabes lo que es y lo que no es la fuerza de voluntad

Ahora ha llegado el momento de que pongas a prueba la tuya. Para que puedas constatar si tienes mucha o poca.

Te propongo el siguiente reto:

Durante 31 días, levántate cada día (de Lunes a Domingo) 2 horas antes de lo que haces habitualmente.

Se trata de una acción voluntaria. No te la impone nadie. Requiere un esfuerzo considerable (es mucho más cómodo no hacerlo) y supone una gran recompensa: tienes 2 horas de tiempo extra para ti (hacer jogging, leer, meditar, dar un paseo, practicar tu hobby, invertir ese tiempo en tu proyecto personal,…). Puedes acostarte cuando quieras, ahí no hay restricciones.

Pues prueba a ver cuantos días consecutivos lo consigues. Ahí tendrás una medida de tu fuerza de voluntad.

  • 1-7 días: Fuerza de Voluntad muy baja.
  • 8-14 días: Fuerza de Voluntad baja.
  • 15-21 días: Fuerza de Voluntad media.
  • 22-31 días: Fuerza de Voluntad alta.
  • > 31 días: Fuerza de Voluntad muy alta.

Te sorprenderás. Muchas personas que consideran que tienen una fuerza de voluntad muy alta no llegan muy lejos en este test. ¿Te atreves tú con él?

Y esto es así porqué hay una gran diferencia en hacer algo por miedo (a la mayoría se nos ha educado desde el castigo), o hacer algo porqué lo sientes, porque quieres y porqué sabes que va a ser bueno para ti.

“Cuando sabes que no hay castigo, muchas veces, te relajas y dejas de hacerlo”

Si no ejerces tu voluntad, ese músculo se atrofia. Y acabas viviendo de forma reactiva. No lideras tu vida, como mucho gestionas lo que te queda de ella. Vives, aún que no seas consciente, siguiendo los dictados de la voluntad de otro.

¿Cómo mejorar tu fuerza de Voluntad? 

El método que a mi mejor me funciona es el de ponerte retos y superarlos. Retos, como levantarte 2 horas antes todos los días, durante 31 días. Y cada mes ponerte uno nuevo. Más desafiante, más estimulante,… para continuar mejorando tu fuerza de voluntad.

Para trabajar tu fuerza de voluntad, los retos deben ser:

  • Difíciles y desafiantes (pero realistas)
  • Que entrañen un gran beneficio para ti.
  • Que sean ecológicos, tanto para ti como para los demás.
  • Que nadie te obligue. Que lo haces tú porqué quieres.
  • Que sólo dependan de tu voluntad. No hay otra voluntad que impone su fuerza.
  • Que puedes dejar de hacerlos mañana y nadie te va a decir nada.

Si el reto tiene estas características, puedes estar seguro que estás ejercitando tu fuerza de voluntad.

Otros posibles retos, para ponerte otros ejemplos, podrían ser:

  • Ducharte con agua fría durante 31 días.
  • Comer 5 frutas al día durante 31 días.
  • Hacer deporte una vez al día durante 31 días.
  • Meditar 20 min todos los días durante 31 días.
  • … (o el que a ti te parezca, que cumpla las condiciones que te he mencionado antes).

Ir cumpliendo retos es la manera más rápida que conozco para aumentar tu fuerza de voluntad. Te sugiero que lo pruebes. Y de propina, aumentará también tu autoconfianza, tu capacidad de actuar, tu estado de ánimo, tu autosatisfacción,… y un largo etc.

Y el premio gordo: habrás cultivado unos músculos bien fuertes para poder manifestar lo que tanto deseas:

“Hágase tu voluntad…”

Carles Cantallops
Coach Personal y Coach Wingwave®. Experto en Gestión Emocional y Gestión del Cambio.
http://www.resetvital.com