La transformación desde la aceptación

301

La Transformación de oruga a mariposa es lo natural. Desde la Aceptación de lo natural, se produce la Transformación. En esencia, la oruga está destinada a volar, cuando con naturalidad está preparada para ello, dejando de ser lo que cree ser, y pasando a ser, lo que en verdad Es.

Con este ejemplo simbólico, se indica que el ser humano es como la oruga, pero lo natural es que se transforme en mariposa, que es una parte más consciente, invitando a entrar en contacto con la parte más consciente de sí mismo. “Desde la Aceptación de lo natural, se produce la Transformación”. Es importante saber que lo natural, es la Transformación, y así todo lo que pasa se percibe desde un enfoque distinto.

“En esencia, la oruga está destinada a volar”. El ser humano está destinado a volar, a algo más que tener los pies en la tierra. Hay más allá de lo terrenal, aunque lo terrenal puede ser disfrutado y vivido, pero en conexión con la Esencia. Desde la Esencia todo es profundamente revelador, y se vive con entrega consciente, y eso conlleva lo que conlleva. “Cuando con naturalidad está preparada para ello”. Dejando de ser lo que cree ser, solo un humano, pasando a ser lo que en verdad es, esa parte más profunda.

Todo, absolutamente todo lo que se vive, conlleva a que interioricemos mensajes de consciencia, que colaboran en nuestra transformación interior, en experimentarnos con más claridad, y en desvelar aquello que está oculto.

“Todo, absolutamente todo lo que se vive”, qué importante es interiorizar esto, “conlleva a que interioricemos mensajes de consciencia”. Si percibís Verdad en esto, y no se quedan en meras palabras o en dogmas de fe de la mente y las interiorizáis, todo lo que se vive, absolutamente todo, se comprende que conlleva a que interioricemos mensajes de consciencia y que colaboran en la Transformación interior, en contemplarnos con más claridad y en desvelar aquello que está oculto, por lo que todo es percibido como un regalo, como una oportunidad.

Desde la Aceptación, podemos transformar nuestra perspectiva, nuestro entorno, nuestras circunstancias, nuestra vida y nuestra forma de relacionarnos y de experimentar la vida.

“Desde la Aceptación, podemos transformar nuestra perspectiva”. Qué gran poder tiene la Aceptación. “Podemos transformar nuestro entorno, nuestras circunstancias, nuestra vida y nuestra forma de relacionarnos y de experimentar la vida”.

La Aceptación no significa necesariamente no hacer nada, o no moverse, o no decidir, o no cambiar. Desde la auténtica Aceptación, todo se Transforma. Aceptando que algo ya no tiene sentido en nuestras vidas, cogemos las riendas y tomamos el control; y desde el Amor que nace desde la Aceptación, construimos paso a paso lo que en verdad queremos, entregándonos en consciencia y en plenitud a la Transformación y a cada fase de la misma.

“La Aceptación no significa necesariamente no hacer nada”, que algunos podéis creer que hay que aceptar todo y uno no puede decir nada, ni moverse, no, no. “La Aceptación no significa necesariamente no hacer nada, o no moverse, o no decidir, o no cambiar”. Precisamente aceptas que algo hay que cambiar, que hay que decidir, que hay que moverse, que hay que hacer. “Desde la auténtica Aceptación, todo se Transforma”. Desde esa aceptación uno hace, uno se mueve, etc. “Aceptando que algo ya no tiene sentido en nuestras vidas, cogemos las riendas y tomamos el control”. Qué importante es coger las riendas y tomar el control. “Y desde el Amor que nace desde la Aceptación, construimos paso a paso lo que en verdad queremos, entregándonos en consciencia y en plenitud a la Transformación y a cada fase de la misma”. Es importante aceptar lo que conlleva cada fase de la Transformación y no querer acelerar el ritmo para el que cada uno está preparado, y tampoco ralentizarlo. Es vital interiorizar que el momento en el que te encuentras es perfecto, acéptalo.

Acepta que algunas Transformaciones se demoran en el tiempo, aunque este es ilusión. No hay prisa, porque desde la Aceptación entendemos que cada etapa lleva su ritmo, y no tiene sentido intentar acelerar ni tampoco ralentizar, el ritmo natural de la Transformación. Sé consciente en qué momento te encuentras, reconócelo, acéptalo, ámalo, y compréndelo, porque te aporta una experiencia de auténtica revelación de tu estado interno, el cual se refleja en todo lo que haces.

¿Qué es lo que tiene sentido y qué es lo que ya no lo tiene?

Eso es importante que os lo preguntéis. ¿Qué tiene sentido en vuestras vidas y que ya no lo tiene? Pudo haberlo tenido, pero ya no. Con Amor y Aceptación, transformar lo que ya no tiene sentido.

¿Qué vibra en Verdad en tu interior y qué es originado por el miedo?

La Aceptación es constante Transformación. La Aceptación proporciona una base de armonía y paz en nuestro interior; y desde ahí, podemos hacer o no hacer, decidir en base a nuestra claridad, al momento en el que nos encontramos, a lo que percibimos sentido, a lo que para nosotros tiene sentido. La Aceptación no es inmovilidad ni pasotismo, es acción fluida, el arte de hacer sin hacer, actuar con libertad y sin necesidad de superficiales y temporales sensaciones de bienestar en búsqueda del alimento interno en aquello que haces. Desde la Aceptación, decides qué no hacer y qué hacer, cuándo hacerlo y cómo hacerlo, porque no buscas cambiar nada, sino que la Transformación surge desde una profunda naturalidad.

Nunc
www.nuncfluireltodo.com
Orador Consciencial. Autor del libro “Viaje a la Divinidad”, editado por Natural Ediciones y que puedes conseguir a través de este enlace www.naturalediciones.com/producto/viaje-la-divinidad/ o pedirlo en cualquier librería.