Las constelaciones familiares camino de sanación

1970

Constelaciones Familiares – El que investigó y desarrollo esta técnica es Bert Hellinger, que afirma que el 70% de nuestros problemas y de nuestra historia proviene de la relación con nuestros padres.

Es difícil la solución a nuestros problemas sino atendemos a las relaciones familiares de base, son nuestras raíces, sin ellas nos sentimos perdidos, vamos buscando constantemente, no somos felices.

Un hombre es el final de la pirámide de un grupo de personas, todas ellas pertenecen a nuestra red familiar.

Los grupos se rigen por unas leyes y la transgresión de ellas da origen a conflictos.

El orden que preside dichas leyes es el Amor.

Hay una vivencia de la vida como dolorosa. Se justifica el sufrimiento porque la vida lo es. Cuesta la Vida. Pero este trabajo lo que hace es que incluso donde nos hirieron, integrarlos y con amor sanar y transmutar en dicha. Merece la pena.

Vemos, en las Constelaciones Familiares, que el vínculo potenciador de la Vida es la familia.

Es un método que nos permite mirar de una forma muy rápida los vínculos principales, los movimientos más profundos, que nos unen a unos seres muy significativos con nosotros y determinan nuestras dinámicas de vida, que sostienen los problemas. Y se nos muestra como reconventir las dinámicas y llevarlas hacia la Vida. Es una mirada rápida a la red de vínculos y ver cómo determinan aquello que mantiene a los problemas y cómo hacer para solucionarlos.

En Alemán “Familienaufstellung”, significa “colocación de la familia”. Las Constelaciones Familiares consisten en una terapia breve, sistémica, con orientación fenomenológica. Esta Terapia se diferencia de otras por su extrema rapidez, en una sola sesión salen a la luz desórdenes, lealtades, o cualquier desequilibrio que genera el problema que plantea la persona. En una Constelación, que dura alrededor de una hora, se logran comprensiones muy claras acerca de las dinámicas e implicaciones que mantienen los problemas y a menudo, se desarrollan importantes movimientos de solución. Cada vez más psicólogos, psiquiatras, psicoanalistas, etc., se interesan por esta herramienta.

Con este trabajo veremos el orden familiar y nos preguntaremos qué personas del Sistema familiar están incidiendo actualmente en el conflicto que nos preocupa, por ejemplo los excluidos (niños que murieron, parejas anteriores, suicidios, etc.).

Miramos los hechos más importantes o profundos de la familia.

El trabajo se hace con sumo respeto, sin juzgar. Movemos las imágenes familiares que son determinantes, dándoles a las personas representadas el orden que les corresponde, citando frases sanadoras. Cuando un miembro del Sistema se mueve, todos los demás se recolocan a su vez, encontrando una mejor armonía. Iremos poco a poco hacia movimientos de sanación, hacia la Vida.

Observamos como en cada Clan hay un “Alma Familiar”, es una Conciencia (inconsciente colectiva), que tiene influencia sobre la persona y se intuye a través de la fuerza que une y dirige las vivencias, los guiones y los destinos de cada una de los miembros del Sistema Familiar y lo hace a través de las leyes que Hellinger nombró como “órdenes del Amor”.

El alcance de estos movimientos no se limita al sujeto que está constelando, sino al Sistema Familiar, ya que cuando un miembro del Sistema se mueve, todos los demás se recolocan. También, al resto de los participantes del taller, ya que muchos problemas son comunes y nos ayudan a darnos cuenta de dinámicas parecidas en nuestro entorno.

Una constelación Familiar sigue teniendo efectos y sigue moviendo los hilos profundos del Alma Familiar, aunque pase mucho tiempo.

En su esencia, las constelaciones permiten en primer lugar que la persona pueda ver de una forma vivencial, emocional y no a través del lenguaje o conceptos, las circunstancias que se encuentran en la base de sus dificultades y por este medio, es posible vislumbrar acciones sanadoras que ayudan a resolver el conflicto. Además, nos proporciona una imagen muy potente (que tenemos interna) de nuestra familia, de origen o bien actual. Casi un 70% de nuestros problemas psicológicos provienen de nuestra trama familiar.

El creador de este método es Bert Hellinger, psicoterapeuta alemán nacido en 1925, formado en múltiples disciplinas: psicoanalis, psicodrama, Gestalt, terapia Primal, Hipnosis, Enfoque sistémico, morfogenético, etc.

El método fue creado y sistematizado por Bert Hellinger, filósofo, teólogo y misionero en África durante más de 15 años. Más tarde se formó en múltiples disciplinas: Psicoanálisis (de la escuela de Viena), Psicodrama, Gestalt, Teoria de los Sistemas, Morfogenética, Dinámica de Grupos, Terapia Primaria, Neurolingüística, Análisis Transaccional y diversos métodos de Hipnoterapia. Siempre encaminándose hacia las comunicaciones interpersonales, llegó a desarrollar su propio modelo de terapia Sistémica y familiar.

Las constelaciones se basan en la teoría de Sistemas. Y dentro de ella en el reconocimiento de que los grupos humanos se rigen por leyes y patrones innatos

Este conjunto de leyes naturales, familiares, sociales y espirituales es lo que Bert Hellinger llama los Ordenes del amor. La trasgresión de estas leyes en las interacciones humanas será el origen de los conflictos y las discordancias internas que pueden llegar a manifestarse como patologías individuales, familiares, grupales o sociales.

Cada ser humano trae toda la información de sus ancestros de los que procede, tanto a nivel psíquico como a nivel físico. Es aquello que llamamos herencia y se encuentra impreso en lo más profundo de nuestro ser, en nuestros genes y en el Inconsciente Colectivo de nuestra familia y tiene la capacidad de ser transmitida de generación en generación.

Somos parte del campo morfogenético de nuestra especie y particularmente del campo de nuestra familia. Allí se alberga toda la información de nuestra historia familiar la conozcamos o no. Esta historia está impresa en nuestras células. Este orden se traducirá en cualidades, pero también heredamos los conflictos no resueltos que se hayan podido generar en el seno de nuestras familias.

Aunque estemos a mil kilómetros, aunque no conozcamos a nuestros padres biológicos, aunque no nos guste, somos el fruto de nuestra familia. Estamos hechos con las células de todo nuestro sistema familiar. A veces tenemos la idea de que somos independientes y libres, somos capaces de decidir de forma autónoma sobre nuestro destino. A través de este trabajo de las Constelaciones Familiares podemos observar cómo estamos vinculados en la vida de los demás, y de nuestra propia historia familiar. Porque lo que ya no está sólo o aparentemente pasado: pues vive dentro de nosotros.

Las Constelaciones Familiares estan enfocadas directamente hacia la solución del conflícto, le valió el reconocimiento como uno de los terapeutas claves del mundo psicoterapéutico actual. Es una terapia alternativa muy popular para sanar las relaciones en el núcleo de la familia.

Gloria Hernández
Psicóloga
asociacioncfgloria@hotmail.es