Las Flores de Bach. Qué las hace originales

2446

Las Flores de Bach – El doctor Edward Bach en su libro «Libérese usted mismo», decía que «la verdadera salud es felicidad, una felicidad muy fácil de conseguir porque es la felicidad de las cosas pequeñas, hacer las cosas que realmente nos gusta hacer, estar con las personas que realmente nos agradan».

«La enfermedad, es la manifestación física de un malestar, de un trastorno debido a una condición mental que altera el equilibrio del cuerpo». Esta premisa fue la que llevó al Doctor Edward Bach, un médico y homeópata inglés, a descubrir entre 1926 y 1934, un total de 38 remedios naturales en flores silvestres de Gales (lugar del que era oriundo, y al que se trasladó para investigar). Estas esencias, conocidas como las flores de Bach, proporcionan una cura a diferentes problemas emocionales como la soledad, la desesperación, la obsesión, la depresión o el estrés. Pero, ¿son las flores de Bach que se comercializan hoy en día iguales a las que elaboraba el doctor en la década de los 30?, ¿qué hace originales a las esencias a la venta en la actualidad?

Para responder estas cuestiones hay que tener en cuenta que poco tiempo después de hallar la última de las citadas esencias florales, en 1936 la muerte le sobreviene al doctor Bach mientras dormía, con lo que desaparece ya no sólo el descubridor y creador de estas esencias sino también las flores originales. Lo que sí que perdura es el método de tratamiento de las flores de Bach, que este investigador nos dejó como una especie de legado, para que las personas pudieran elaborar sus afamadas flores.

Este método es novedoso, ya que en un principio en vez de coger extractos de flores para hacer diluciones como es usual en homeopatía, el Doctor Bach pensaba que la luz del sol de la mañana atravesaba las gotas de rocío que quedaban en las flores, y transfería de esta forma a este agua la capacidad de sanar de estas plantas. Por ello recogía estas gotas de rocío que preservaba con brandy para crear una tintura madre que luego había que diluirse. Cuando vio que el rocío no era suficiente pasó a suspender las flores en un frasco de cristal lleno de agua mineral de manantial, y a dejarlos al sol algunas horas, haciendo que los rayos de sol le transmitieran la energía de las flores al agua que queda convertida en tintura.

Bach deja este método para la posteridad, aunque a finales de los 70 la empresa Bach Flower Remdies Ltd. que fue comprada más tarde por la farmacéutica Nelson quiso apropiarse del método de elaboración de las flores de Bach, y de las marcas que llevaban el nombre de su descubridor: Bach y Bach Flower Remedies, además de Rescue Remedy.

Finalmente la Cámara de los Lores del Reino Unido, emitió un fallo en 1998 que en primera instancia y posteriormente en 1999 en la apelación presentada por la empresa Nelson, trajo consigo que se eliminaran dichas marcas del registro comercial a la citada firma farmacéutica, ya que según la Cámara de los Lores esta empresa se había desviado del espíritu y filosofía original del Doctor Edward Bach, aunque les permitió proseguir actuando con su logo en el que figura el apellido del doctor inglés.

A este fallo, se unió años más tarde, en el 2008 la decisión de la Unión Europea, que apostó por cancelar las marcas Bach, Bach Flower Remedies, y Rescue Remedy del registro de todos sus países miembros.

flores-de-bach-que-las-hace-originales3No obstante, en la actualidad existen ya flores de Bach que cuentan con un certificado ecológico. Esencias que probablemente constituyan el producto con mayor fiabilidad del mercado, ya que su certificado ecológico garantiza el lugar de crecimiento de la flor (similar a la originaria); su cultivo, en una producción en la que no han intervenido ni abonos, ni productos químicos ni pesticidas; además del proceso de producción tradicional, ya sea mediante exposición solar o decocción, dependiendo de la naturaleza de la planta y si ésta es más o menos leñosa; así como su posterior dilución según la fórmula original del Doctor Bach. A todo esto se une el valor añadido que supone el que el brandy que es utilizado para preservar la esencia proceda también de cultivos ecológicos.

Estos remedios cuentan de esta manera con una producción sostenible en total armonía con el entorno algo que además también está en plena consonancia con la filosofía del Doctor Bach, quien volvía del revés la medicina moderna, al entender que su fracaso residía en tratar los síntomas y no las causas.

No obstante, la revolución de la medicina moderna que supuso las investigaciones del Doctor Bach, al concebir al ser humano, cuerpo y alma, como un todo, que se ve afectado por los desequilibrios emocionales, que causan por tanto síntomas físicos, ha evolucionado hasta nuestros días. Así, las flores de Bach que suponen un remedio de curación natural y efectivo, que ha sido reconocido incluso por la Organización Mundial de la Salud, al tratar el mal del espíritu como causa de la enfermedad y el dolor físico, han avanzado no sólo en el fondo sino también en la forma, adaptándose a los nuevos tiempos.

flores-de-bach-que-las-hace-originales2De esta manera, ya no es necesario cargar como antaño con frascos con cuentagotas, para suministrarnos este remedio, sino que la industria de las flores de Bach ha avanzado hasta tal punto que hoy en día es posible encontrarlas incluso en productos de cosmética natural, y su ingestión es posible ya no sólo en spray o crema, sino que incluso en caramelos o chicles. Así, este remedio se adapta a nuestro modo de vida, y hace también más fácil la ingestión incluso para los más pequeños de la casa, ya que estas esencias, no conllevan efectos secundarios, lo que permite que puedan ser ingeridos por mayores y pequeños con total seguridad y comodidad.

El doctor Bach en su libro Libérese usted mismo, decía que «La verdadera salud es felicidad, una felicidad muy fácil de conseguir porque es la felicidad de las cosas pequeñas, hacer las cosas que realmente nos gusta hacer, estar con las personas que realmente nos agradan». Este investigador inglés fue un precursor, que estamos seguros que si viviera hoy en día celebraría que 80 años después su descubrimiento, sus gotas de esencias florales sigan utilizándose y hayan sabido adaptarse a los tiempos para curar a las personas adoptando formatos que sirven ya no sólo para sanar, sino para el disfrute del ser humano, para proporcionarle una experiencia placentera. En definitiva, para hacerles más felices.

Jens Stahn
Gerente de Esencialuz, S.L.
www.esencialuz.com