Metales Pesados. Cómo saber si te están perjudicando

2145

Los metales pesados que debemos evitar para proteger nuestra salud son principalmente; Aluminio, antimonio, arsénico, berilio, cadmio, plomo, mercurio y níquel.

¿Por qué son peligrosos los metales pesados para nuestra vida?

Son peligrosos porque el organismo no tiene órganos excretores específicos para eliminarlos, por lo que poco a poco se van acumulando, pudiendo llegar a provocar múltiples anomalías como por ejemplo:

  • Sistema Nervioso: depresión, ansiedad, síndrome de cansancio, hiperactividad en niños, así como también bajo rendimiento escolar, vértigo, problemas de audición y visión.
  • Sistema inmunologico: alteraciones en los niveles de glóbulos rojos y glóbulos blancos.

El plomo puede producir infertilidad masculina, y el níquel aumenta la posibilidad de desarrollar cánceres de próstata, pulmón, nariz y laringe, así como asma y bronquitis crónica. ¿Cómo llegan a nuestro organismo? Los metales pesados llegan a nuestro organismo con nuestras prácticas cotidianas y habituales. Por ejemplo, a través del consumo de frutas y verduras tratadas en su cultivo con plaguicidas. o pescados capturados en aguas sin control de vertidos. También mediante utensilios que utilizamos para cocinar, y que son antiadherentes. Las amalgamas dentales, con más de 10 años también llevan metales pesados. Los tintes para el cabello y productos cosméticos, como los desodorantes, que contienen aluminio, etc. Así como prácticas de trabajo en cementeras que tratan con aluminio u otro tipo de metales pesados. ¿Se pueden eliminar? Si, se pueden eliminar. Los metales pesados se pueden atrapar mediante productos naturales para ayudar a nuestro organismo a su eliminación. Con lo cual favorecemos la función del hígado, el riñón y la piel, nuestros principales órganos excretores, que pueden estar saturados en su función de depuración (limpieza), debido al acúmulo de metales pesados.

Test de metales pesados

El Test de Metales Pesados «Ortomin», nos da información de los metales pesados acumulados, así como también sobre los elementos nutrientes, necesarios para el buen funcionamiento y equilibrio orgánico. La falta de estos elementos como calcio, zinc, cobre, litio, potasio, sodio, fósforo, magnesio, hierro, selenio, manganeso, cromo, cobalto, vanadio, molibdeno y azufre, puede ser debida precisamente a la presencia de metales pesados en las células, que ocupan su lugar e impiden su actuación.

metales-pesadosTambién nos proporciona información sobre el estrés oxidativo, un término curioso y sin embargo fácil de entender, nos informa sobre cuánto oxígeno de más están utilizando nuestras células para intentar eliminar los metales pesados.

Técnica y aval científico 

El Test Ortomin se basa en la espectrofotometría, técnica conocida ya por Einstein, y cuya práctica y empleo en laboratorio como proceso de detección por absorción de luz se concretizó cuando Jonh Walsh, australiano, inventó el espectrofotómetro, tal y como lo conocemos hoy, haya por la década de los 50. El Test Ortomin utiliza la espectrofotometría Raman, de luz monocromática, cuya dispersión informa sobre la estructura molecular de las muestras. La técnica ha sido utilizada por la NASA y está avalada por el Dr. V. J. Freire Mattos.

Elvira Monzonis
Bióloga. Gabinete Europeo de Nutrición