Photogramarte

1045

Photogramarte

Como fotógrafa y terapeuta he observado que la fotografía ayudaba a personas, sobre todo a mujeres, a darse cuenta del miedo que les provocaba ser fotografiadas por un fotógrafo «profesional». Hablo sobre todo en nombre femenino porque es donde más he visto estos casos y los que más han llegado a mí. Y dicen que si te llegan a ti es porque puedes ayudarles de alguna manera.

Esas personas no tenían que ser feas o espantosas para que les costase ponerse delante de la cámara. Era lo que habían pensado o en lo que habían puesto su atención negativamente para crearlo y creérselo. Algunas mujeres incluso, se sentían atractivas ahí fuera, en el mundo, y sin embargo ante un fotógrafo, se paralizaban sacando su «peor lado». Anulaban su propio atractivo por el miedo a ser fotografiadas. Como el caso que tuve con una mujer que había pasado muchas experiencias negativas al ser fotografiada, excepto por una de ellas. En la mayoría de sus experiencias registradas, el resultado había sido: «salgo mal en las fotos», por lo que empezó a creer que no era fotogénica, que siempre salía mal en las fotos, u otro tipo de creencias limitantes que se iban programando. Y aunque sí tuvo sólo una única experiencia positiva en la que la foto final había sido satisfactoria para ella, no tuvo tanta fuerza como todas las experiencias negativas donde no le gustó como salió en la fotografía.

photogramarte4Esta chica, en concreto, tenía un cuerpo atlético precioso y linda cara. Ella, en principio, estaba reacia a dejarse fotografiar y de nuevo experimentar la mala sensación de salir mal en las fotos. Accedió a que la hiciera fotos. Al principio, eran muchos nervios. Recordaba sus malas experiencias con la cámara y volvía a decir «si es que me pongo muy nerviosa y salgo mal». Pasada la primera media hora, fue mejor. Con tranquilidad, intimidad, paciencia y cariño saltamos ese obstáculo. Ella se sintió más a gusto a medida que iba transcurriendo la sesión y yo notaba cómo ya se estaba empezando a dejar llevar, que daba más de sí misma, que quería sacar su sensualidad, feminidad y belleza.

photogramarte3En el resultado final, de todas las fotos, en al menos 10 se gustó. A su pareja y amigos en muchas más, claro. Lo importante de todo esto, es que la fotografía le ayudó a verse diferente a como lo había registrado hasta entonces. Y con ello, rompimos una creencia limitante «siempre salgo mal en las fotos». Pudo gustarse viéndose a sí misma en más de una fotografía. Y pudo quitarse el miedo a estar delante de una cámara.

  • La cámara ve lo que no amas de ti.
  • El fotógrafo ve la belleza que tú no ves de ti.
  • El resultado de la foto te recuerda lo que es parte de ti ahora.

En otras ocasiones a lo largo de mi experiencia fotográfica noté que podía ayudar con la fotografía a mujeres que no aceptaban su cuerpo, su propia belleza, sus gestos, etc. Que una imagen, impresa o digital, tomada desde otro punto de vista (en este caso, el mío) podía ayudarlas a que se vieran tal y como son ahora, a aceptarse y amarse un poquito más. Viendo su imagen en su día a día, tendría unas consecuencias interiores beneficiosas para su autoestima, valoración interna y una mejora en su vibración energética. Amándose más tal y como son ahora elevan su vibración, y con ello repercutimos a cualquier nivel físico, mental, emocional y espiritual. Es una bonita forma de empezar a amarte.

A veces se vive con una imagen en el pasado y queremos mantenerla por siempre. Como si no quisiéramos que pasase el tiempo, nos anclamos al pasado, a una imagen nuestra del pasado. La consecuencia negativa de todo esto es que no aceptes los procesos que tu cuerpo experimenta con el paso de la edad. Y nos hace no querer vernos tal y como somos en nuestro presente.

photogramarte2Unas de las bonitas lecciones de la vida es amarte. Amar tu cuerpo, tu Ser, tu encanto personal. Y ello cambiará y elevará tu vibración. Brillará en ti lo que eres. Lo que te crees que eres emitirá su vibración. Y si te crees un diamante así lo serás a tus ojos y a los de los demás. Cuando te crees estiércol así lo serás a tus ojos y a los de los demás.

En realidad la fotografía es una forma de VER.

La fotografía puede atraer mucho a quienes les gusta que les miren. Pero también puede ser un precursor para hacer saltar «historias interiores» sin resolver.

Y si ocultas que en el fondo no te aceptas, que tienes algún complejo… Un fotógrafo lo verá.

Fotografiarte es un paso para permitirte VER todo lo que eres AHORA.

La fotografía impresa en papel tiene la densidad de la materia. Es importante, para la terapia, imprimir la imagen en papel o tenerla a tu vista en digital durante unos meses seguidos. Aun así, sólo viéndola, te ves desde otro punto de vista, con lo que te ayudará a poder cambiar tu propio punto de vista sobre ti mismo/a.

Créete bella ¡y serás bella para el mundo! Porque todo comienza en el interior.

La fotografía es una herramienta muy útil para ayudar en este amor hacia ti, hacia tu cuerpo, tus ojos, tus facciones, expresiones, tú exclusividad…

La fotografía ayuda al alma.

Adabuhi Fotografía
Fotógrafa psíquica
http://adabuhi-fotografia.blogspot.com.es