Pilares de la salud naturista desde la recoherenciación

1048

Salud naturista desde la recoherenciación – Ante la gran oferta de técnicas, aparatología y tendencias que nos abre esta nueva era de Internet, se hace aún más preciso el cometido del investigador que se dedique a descubrir y destacar lo que verdaderamente da un nivel de calidad importante.

Puesto que lo que se está tratando es con un tema que atañe a la calidad de vida, e incluso a la vida de las personas, se hace entonces cada vez más transcendente este cometido del investigador.

Cierto es que la investigación cuesta, en vez de aportar dinero, y que las Terapias Alternativas están en «tierra de nadie», dejadas de la mano oficial que ofrece el apoyo.

Y aunque son muchos los inconvenientes, también es mucha la ilusión que ha de mover al que decide dedicarse a este noble arte de la investigación sobre la salud naturista.

En mis más de treinta años de estudios e investigaciones, he tenido la oportunidad de constatar, desechar y acreditar muchos métodos, sistemas y aparatos relacionados con la salud naturista. Y como no, resulta una satisfacción el poder difundir aquello que considero ofrece los mejores efectos terapéuticos, incluso aunque por su revolucionaria novedad resulten inaccesibles a la comprensión, sin desechar aquellos limitantes paradigmas que nos condicionan hacia el cientificismo de lo demostrable y entendible.

Desde que las terapias cuánticas hicieron su aparición, y culminaron con el Análisis no lineal de la teoría de la lógica de la entropía cuántica de Van Hoven, desarrollada por Stanislav Nesterov, la lógica de los fundamentos establecidos se empezaron a contradecir y desmoronar, si bien ante el escepticismo de una gran mayoría, agarrados a ultranzas con las viejas pautas que se resisten a ceder ante la preocupación por lo que excede de la comprensión y creencias establecidas.

Y claro está, todo este escepticismo, también agravado por los comerciantes oportunistas sin escrúpulos, deseosos de enriquecerse, a costa incluso de hacer sucumbir, si fuera necesario, hasta las técnicas más fabulosa.

Pues bien, ante toda esta lucha de oposición contra fraudes y especuladores, que conlleva mucho tiempo, dedicación y esfuerzo, el investigador encargado de sembrar para que otros recojan la cosecha, también accede a la satisfacción de sentir realizar un papel transcendente en esta sociedad, en la que nos ha tocado vivir y participar.

Y aún más lejos del cientifismo establecido, tenemos que recurrir a técnicas más sutiles, cuando lo que se necesita tratar es la parte emocional, mental y espiritual del paciente, donde la tecnología encuentra sus límites, ante la compleja maquinaria de la mente humana. Y es entonces donde los nuevos métodos de Kinesiología Radiestésica Terapéutica PSHM encuentran su aplicación y efectividad.

Todos los seres humanos disponemos y compartimos de una privilegiada Coherencia Universal, fundamentada en la sabiduría Divina o Kósmica (con «k», es el hacedor del Cosmos), que nos destaca como el ser más evolucionado en la Tierra, y que por tanto, el objetivo prioritario ha de ser, restaurar o restablecer esa Coherencia con la que fuimos creados y que nuestra mente consciente del Ego tiende a trastocar.

Fundamentos de la técnica de Recoherenciación

En el ser humano, todo se gesta y se produce desde sus 6 Elementos (dualidad trina). Así existen 6 distintos tipos de Coherencia, y por ende, 6 distintos tipos de terapias que a ellas mejor se acoplan:

1- Coherencia Física

Atañe a nuestro cuerpo humano como manual de instrucciones y libro de anotaciones que es, donde se hace posible la somatización/sanación. Hay un sistema terapéutico propicio, encargado de «ver las anotaciones realizadas en nuestro cuerpo».

2- Coherencia Energética

Atañe a nuestra mente consciente del Ego pensante, capaz con sus elucubraciones de interferir en nuestro cerebro (lineal o eléctrico) y en nuestro Campo Bioplasmático o Aura (vibracional o magnético), pudiendo llegar así a materializarse en el cuerpo físico.

Hay un sistema terapéutico propicio generador de pulsos Tiger que es capaz de revertir aquella mala información que nuestra mente del Ego, provocó que se «escribiera en nuestro organismo». El generador de pulsos Tiger funciona igual que un diapasón vibrando que se acerca a otro diapasón similar y le hace vibrar. De la misma forma los pulsos Tiger generaran frecuencias que resonarán en el cerebro, y que por tanto el organismo interpretará como ordenes directas del «centro de mando», si bien ahora, con la posibilidad de transmitir aquellas frecuencias que ayuden a sanar, contenidas en una amplia base de datos que se maneja desde un ordenador de última generación.

Y puesto que todo este proceso generará desechos importantes de excretar, recomendamos pues un sistema de Anionósis para liberarnos de elementos indeseados e incrementar los niveles de dióxido de cloro en nuestro organismo, que son los mejores destructores de elementos nocivos que se instalaron gracias al medio propicio que encontraron.

Pilares de la salud23- Coherencia Emocional/Mental

Atañe a nuestra sabiduría más profunda; la del subconsciente, encargada de interferir para intentar encaminar nuestros procesos o cometidos de vida, intentando corregir las «distracciones» que la mente consciente del Ego pueda generar. Es esta la Coherencia de lo que denominamos el «Maestro Interior».

El sistema terapéutico más propicio es el de la PsicoAlquimia, enfocado a transformar los conflictos en oportunidades; el victimismo en heroísmo.

4- Coherencia Circunstancial

Atañe a nuestro entorno al que denominamos Ecología o Creación, en el cual se alberga un conocimiento infinito para que tengamos posibilidad de experimentar (toma de consciencia), participar (colaboración) y evolucionar (transcender).

El sistema terapéutico más propicio es el de la toma de consciencia con las técnicas de «El Despertar de la Consciencia Consciente». La consciencia constituye la herramienta más valiosa y poderosa para la evolución.

5- Coherencia del verbo

Atañe a nuestra alma o hacedor; a ese «arquitecto» encargado de realizar los «proyectos de obra» que terminarán materializándose en nuestra vida; en nuestra realidad. Así, el verdadero significado y poder del «Verbo» del individuo, es como se dice en la Biblia (Juan 1:14): «Y el verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, etc.».

El sistema terapéutico más propicio es el que nos proporciona la consulta con los Guías y Aforismo, las Leyes Kósmicas, etc. Son estas guías el manual de instrucciones para entender sobre nuestro cometido y metas a seguir, entendiendo que lo importante no es el esfuerzo que hagamos, sino que lo hagamos en la dirección adecuada, pues de lo contrario podremos incluso alejarnos de nuestros cometidos.

6- Coherencia Espiritual

Atañe a nuestro espíritu o verdadero Sujeto que experimenta y recibe de los logros y derrotas. Más allá de los dogmas impuestos por religiones y sectas encargadas de manipular a su conveniencia, lo espiritual recobra un papel fundamental en todo lo concerniente a la salud, pues es el Sujeto el único que tiene poder para somatizar o sanar, y por tanto se convierte en nuestro mayor aliado para el logro de la salud verdadera.

El sistema terapéutico apropiado es el conjunto de todas las técnicas ya descritas, ya que el Espíritu es el verdadero Sujeto (efecto) que se nutre (causas) de las restantes cinco coherencias.

Y es para cada una de estas Coherencias que debemos encontrar y aplicar los medios terapéuticos más apropiados, sin intenciones de atajos infructuosos, que a la larga retrasen nuestro cometido y deterioren más nuestra salud, como fiel reflejo de nuestra más o menos acertado proceder en nuestros cometidos de vida.

Ayudar a un paciente a que restablezca su salud física, sin indicarle y ayudarle a corregir los motivos que la generaron, es como el que remienda un roto; el roto sigue existiendo, aunque se encuentre sujeto entre una maraña de hilos tejidos. Si bien, a «ojos» de algunos, puedan creer que el conflicto está resuelto.

Atajos que nos pierden y retrasan, con sus consecuentes retrocesos y decepciones, son los que nos llevan a ponernos en manos de médicos y terapeutas, sin considerar que somos nosotros los primeros que tenemos que implicarnos sobre lo que nos acontece.

«Cuasimédicos revestidos de miramientos, por sentirnos ajenos al despropósito alopático que acalla nuestros lamentos con bozales que impidan quejarnos, pero que al fin y al cabo, se llamen naturistas o lo seamos, se sigue una práctica protocolizada que se olvidan del principal protagonista que lo son, nuestro espíritu y nuestra alma».

Ciertamente resulta necesario restablecer la coherencia de ese «manual de instrucciones y libro de anotaciones» que supone nuestro cuerpo físico, y para ello utilizamos los sistemas más innovadores fundamentados en la quántica y de entropía, capaces de analizar y tratar temas que se escapan incluso a nuestra comprensión lógica establecida. Y todo ello sin olvidarnos de los sistemas que se fundamentan en las frecuencias de Rife y otras similares. Pero claro está, siempre sin perder la perspectiva de que el verdadero Sujeto y hacedor corresponden al Espíritu y al Alma, para lo que precisamos ya de técnicas donde la tecnología aún no ha sido capaz de llegar.

Si alguna de estas seis áreas del ser humano descritas quedara sin tratar convenientemente, la verdadera salud no podrá ser restablecida, y en muchos de los casos sólo se conseguirá taponar el mal, consiguiendo así que se dirija o somatice en otro lugar. Es como lo de «pan para hoy y hambre para mañana», pues en verdad se precisa de una mayor complejidad de actuación. Es como cuando la Policía realiza un dispositivo de refuerzo en la vigilancia para que los delincuentes no sigan dañando una zona determinada. Lo que con ello así se consigue es que los delincuentes, al no poder actuar en su zona favorita, se vean obligados a desplazarse a otras zonas donde actuar.

Así vemos la diferencia tan grande que existe entre los dispositivos para detener a los delincuentes, y los que solo desplazan el problema.

Y está claro que todos deducimos entonces, que la opción más correcta no es ni la de acrecentar la vigilancia en una zona concreta, ni la de meter al delincuente en la cárcel, donde pueda especializarse aún más con todos los de su gremio. Las soluciones están en encontrar y resolver los motivos por los que se hace preciso que surja esta delincuencia, como lo puede ser la falta de trabajo, familias desestructuradas, alcoholismo, drogadicción, personalidades complejas, etc. Entonces sí estaremos tratando los verdaderos pilares reales que sustentan y fundamentan el verdadero conflicto a resolver, que se reflejaría en el eslogan: «Menos Policía y más psicología».

Pues esta misma metáfora debemos aplicarla también, cuando queremos ofrecer un servicio de calidad a nuestros pacientes o a nosotros mismos.

Entendiendo, que esta estrategia resulta útil a nivel general, pues siempre existen casos especiales que deben ser tratados con filosofías y estrategias especiales.

Por las limitaciones propias de un artículo, resulta imposible extenderse lo suficiente como para poder explicar más afondo en los distintos Sistemas y sus posibilidades.

Dr. Sc. Julián Pérez Gutiérrez
Presidente de Salud Naturista Decoyin
www.saludnaturista.es/formacion