Reiki, sanar con color

354

Una de las investigaciones publicadas en el año 1933, en su libro “La enciclopedia de espectrometría de cromo” por el científico norteamericano Dinshah P. Ghadiali determinó las bases principales de la cromoterapia. Además el Dr. Szent-Gyorgyi, ganador del premio Nobel por el descubrimiento de la vitamina C, descubrió que muchas enzimas y hormonas tienen color y son sensibles a la luz, las cuales, al ser estimuladas mediante diferentes colores, pueden sufrir cambios moleculares que alteran su color original.

La historia nos enseña que la energía de los colores proviene de algunas civilizaciones como Persia con las denominadas “terapias de la luz” con ellas realizaban curaciones, en Egipto las escuelas de misterios, sus sacerdotes curaban con la ayuda de piedras, utilizándolas como lentes que filtraban la luz solar, en India los colores presentes en los mantras y chakras y en Irán los colores representados en sus mezquitas que utilizaron azulejos vidriados de diferentes colores para la inspiración divina y purificación del espíritu, inclusive hasta en la actualidad del siglo XXI se pueden ver en las catedrales de la edad media los cristales de colores para darle forma a las imágenes, con lo expuesto se pretende explicar que las vibraciones que emiten los colores en las personas, en su formas de vestir, cultura, están presentes, pero sobretodo que estos colores resaltan en las terapias de sanación.

En el siglo XVII Johann Goethe estudió y probó los efectos fisiológicos de los colores en los seres humanos desarrollando el triángulo con los tres colores primarios (rojo, amarillo, azul) relacionado con las emociones humanas. Si entendemos que la energía vibra a una determinada velocidad, podemos permitirnos decir que la cromoterapia es utilizada como un método de sanación. El fundamento de los colores es que cada uno tiene un significado determinado y definido, que produce una vibración concreta en las personas, como por ejemplo: si se usa alguno de ellos de forma determinada en la ropa de la cintura hacia arriba se relaciona principalmente con las emociones, los deseos y las necesidades, en cambio sí se utilizan de la zona inferior hacia abajo transmite información acerca de las necesidades materiales, energía física, dinámica y fuerza interna.

Es por ello que esta técnica es considerada como un instrumento sutil que permite redimensionar la energía de la anatomía energética como los chakras, esta aplicación del color va directo hacia el organismo trabajando el concepto de la fotoestimulación que esta produce. Esto quiere decir que cada color desprende una energía y esta energía es la contraria o complementaria a la energía que queremos tratar. Si bien el Reiki proveniente de Japón, no se utilizaban los colores en la simbología que se utiliza en las terapias actuales, debido a que en la antigüedad todo símbolo era dibujado con tinta negra sobre los pergaminos, al llegar a occidente a esta hermosa técnica de sanación se le fueron agregando diferentes conceptos y aspectos que lo acompañan, desde la anatomía energética como los chakras con sus diferentes mantras, mudras, propiedades y sobretodo colores vibracionales, muchos practicantes de grados más altos, al trabajar con simbología se dieron cuenta que durante la aplicación de estos, muchos se veían en colores y como el símbolo es dinámico e inteligente de la energía universal, estos se fueron aplicando de acuerdo al espectro de cada color.

Por lo cual la energía universal a través del pensamiento puede emitir o enviar energía en diferentes tonalidades, también nos pueden permitir limpiar, proteger, sanar y ayudar desde nuestra vibración del amor compasivo al otro. Nuestros ojos son los que decodifican las vibraciones de los colores y nos permite entregar esta determinada frecuencia con respectiva su longitud de onda.

Las vibraciones de los colores van desde los 400 nanómetro a los 780 nm. Estos efectos vibracionales se han demostrado en diferentes estudios realizados en animales y plantas que reaccionan a los estímulos de los colores. En el aura humana, siendo un campo electromagnético que rodea al organismo, es generado por cada uno de los chakras con sus siete colores, los cuales van destacando dependiendo de las emociones que nosotros emitimos.

También con el hecho de pensar en un color generamos cierta empatía, como el blanco que asociamos a la pureza, paz y armonía; en cambio el negro lo asociamos a lo oscuro, a lo negativo. Debemos entender que para poder trabajar el color en el cuerpo humano hay que conocer las energías que fluyen por nuestro cuerpo, cuando estas entran en desequilibrio por una energía externa o un bloqueo interno, repercute directamente en la parte energética más densa que es el cuerpo físico. Es por ello que todo bloqueo energético, mental, emocional o incluso espiritual, produce un efecto directo en el cuerpo físico, teniendo en cuenta esto podemos equilibrar las alteraciones que se producen con el color por su potencia vibratoria, es un buen elemento de regulación, con el color y la energía de Reiki podemos equilibrarnos el exceso o defecto de energía producido.

Debemos entender que los colores pueden tener una variedad de características, dentro de las principales encontramos:

  • Rojo: asociado a las inflamaciones, este color se puede utilizar en cualquier problema sensorial, pero es más efectivo en inflamaciones, es un estimulante hepático.
  • Naranja: estimula el aparato respiratorio, regenera el pulmón, estimula la glándula tiroides, construye el tejido óseo y sales orgánicas. También ayuda a la capacidad de realización personal.
  • Amarillo: es ideal para casos de parálisis, estimula el sistema linfático, actúa sobre el aparato digestivo. Ayuda a desarrollar el intelecto, la imaginación, el liderazgo.
  • Verde: es el color de la sanación, nos da equilibrio de los planos físico y mental, regula todos los ritmos cardiaco y respiratorio, estimula el sistema endocrino, ayuda a la función muscular. Activa la energía psíquica, la armonía y la flexibilidad.
  • Rosa: produce afectividad, vibra el amor en todos los sentidos, romanticismo, motivación y dulzura.
  • Índigo: si bien en los años 80 y 90 comenzaron a llegar los niños con este tipo de energía. Hace lenta la respiración, es constructivo y astringente, disminuye la secreción de llagas de la mucosa intestinal. Disminuye el estado febril, estimula el sistema inmunológico.
  • Azul: es estimulante del bazo, ejerce tranquilidad y desaceleración del corazón, también actúa como una fuerte acción bactericida, disminuye la actividad del sistema nervioso. También genera equilibrio, paz, seguridad e integridad.
  • Violeta: nos favorece en la relajación y el sueño, es un color de transmutación energética de energía negativa a positiva, regula la fiebre. Es un color que une todas las fuerzas generando plenitud espiritual, rescata la autoestima y ayuda a vencer los vicios.
  • Blanco: es un color protector, es un símbolo de los aspectos espirituales del ser humano como la claridad, verdad, limpieza, ayuda a fomentar la creatividad y la imaginación. Por ejemplo colocar una vela de este color se puede usar para pedir protección de tu familia, procurar armonía y pureza en el hogar.
  • Negro: es ausencia de color, absorbe energía, da poder y dinero, es un color dual, si una persona esta triste y se viste de negro produce que se sienta más triste y más depresivo, por eso representa la pena y dolor en los lutos.

Si bien existe un abanico de facultades que se le ha dado a los colores, es importante destacar que en Reiki se puede trabajar de forma complementaria con este, la energía sanadora en diversos colores nos puede ayudar a generar una mayor vibración estimulante en las personas a quienes se les aplique, ayudando así a aumentar el campo vibratorio en el cual se está trabajando. Es por ello que el color en general es una energía visible que nos afecta de diferentes formas, que puede emplearse para contribuir al equilibrio de nuestros chakras ayudando a nuestro cuerpo físico, mental y espiritual a lograr ese balance de nuestra energía y de esta manera tener una mayor conexión con la propia esencia y crecimiento espiritual, recordando que la energía se expresa de muchas formas y la manera en la que nos da información sobre nosotros mismos y los demás es a través de los colores, de su vibración y de la potencialización que le demos con la energía Reiki.

Nicolás Benedetti Ariza
Presidente Federación Iberoamericana de Reiki
Director Sociedad Chilena de Reiki
www.federacioniberoamericanadereiki.com
www.sociedadchilenadereiki.com