Usa la fuerza del corazón para volver a crearte

304

Vivimos momentos extraños en la Tierra, parece que hemos pasado de ser dos bandos: antiguas energías y nuevas energías, para ser diversidad infinita de energías divagando y buscando solución a todo este caos en el que estamos inmersos.

Se sigue buscando fuera. Se siguen echando balones fuera y se sigue echando la culpa al de al lado, al vecino, a los políticos, al tiempo, a…

¿Cuándo vamos a tomar las riendas de nuestras vidas? ¿Cuándo vamos a ser responsables de todo cuando nos sucede? ¿Cuándo vamos a ser capaces de despertar y ver desde el interior que todo cuanto sucede en nuestro mundo, en nuestras vidas, en nuestros universos particulares y personales es simplemente lo que sucede en nuestro interior.

Hace mucho que hablamos de lo mismo. Hace mucho que una vez y otra, vamos divulgando la información. Hace mucho que intentamos, los que nos dedicamos a ello, a hacer ver a la humanidad que si damos el poder a otros, nunca seremos capaces de dirigir nuestras vidas y recuperar nuestro propio poder.

Cada vez que encendemos la tele y nos mimetizamos entre la información negativa y nefasta, los mensajes subliminales para hacernos entrar en el pánico y el temor, a seguir las cadenas de borreguismo que por inercia se dejan llevar de una lado para potro sin ser conscientes de a donde van y sobretodo sin pararse a pensar por ellos mismos si en realidad es eso lo que desean hacer, o ser, o quizá donde realmente quieren estar…

Me entristece. Aún así, sigo teniendo esperanza de que todo esto va a cambiar. De que vamos a ser capaces de, cada cual centrarse en él mismo, no dejarse contagiar por los pensamientos insanos, negativos, los que pretenden llevarnos a todo a un lugar del cual luego, a ver quien es el listo de volver a volar.

¿Porqué?, me pregunto una y otra vez, no se escucha a los que dicen verdades y sin embargo, se hace caso a los que únicamente engañan y cuentan una sarta de mentiras que cuando te quieres dar cuenta, estás ya hasta los tobillos. Lo estamos viendo en todas partes, y aunque parto de la base que este caos es algo normal, dado que todo sucede con la finalidad de que nos podamos transformar, parece ser que todavía no ha quedado claro que aquí en esta Tierra cada uno tiene la posibilidad, el poder y la responsabilidad de crearse su propia realidad. Y decir esto sin ninguna prueba científica conlleva a que muchos, seguramente, no tomen en serio estas palabras, aún así, las escribo por propia experiencia y sin afán de querer convencer a nadie, ni de inculcar una única verdad.

Cada cual tiene la suya. ¿Lo sabes verdad? La tuya puede ser igual que la mía o divagar en otras vertientes, pero desde luego es una verdad. ¿O es que todavía vamos a seguir creyéndonos los cuentos chinos que nos han inculcado para tenernos maniatados, retenidos y obedeciendo a todo para así ser controlados y disponer de nuestra voluntad para ponerla a mercede de “su voluntad”.

Como no espabilemos, como no reaccionemos, como no nos pongamos a buscar en nuestro interior y a sacar lo mejor de nosotros mismos, como no empecemos a resolver desde el interior…, esto no avanza.

Y siguen aguantando carros y carretas y se sigue apoyando la enfermedad en vez de la salud y se sigue apoyando el sufrimiento en lugar de la compasión y se siguen apoyando actitudes negativas de otros, solamente porque si no todo se va a complicar, y se sigue dando valor al victimismo, a la manipulación…

¡Basta! Parad el carro ya.

Hay que detenerse. Hay que parar en seco. Hay que reflexionar. ¿Hacia donde vas? ¿No te das cuenta de que te vas hacia abajo en picado? ¿No te das cuenta de que cuando quieras reaccionar quizá ya estés demasiado para abajo?

¡Reacciona ya!

¿A que has venido a este Planeta? ¿Has venido para trabajar para los demás, consumir, para no tener amor, para no tener propósitos importantes, para no hacer nada desde ti mismo y ayudar a salvar al Planeta de su destrucción?

Sigues viviendo en la Matrix. ¿Te va bien así? Porque a poco que estés algo despierto, esto tendría que llenarte de indignación.

Y vuelvo a repetir: ¡Reacciona! Somos muchos los mensajeros y pocos los que se abren a recibir el mensaje, porque siguen en una antigua vibración. No se puede ayudar al que no quiere ser ayudado y no se puede entregar el mensaje a quien no está preparado para escucharlo.

Para los que sí, por favor, retomemos la frecuencia sana que nos sostenía en una vibración de esperanza, positividad y nos empujaba hacia dimensiones más elevadas desde donde podíamos crear desde la energía más poderosa que existe en el universo: el amor. No nos demos por vencidos, porque si nos debilitamos en nuestras mentes, será fácil que nos vuelvan a conducir hacia lugares de los cuales ya salimos y no nos correspondería volver más.

Nuestra mente es poderosa y en nuestra mente se encuentran los limites, los que debemos poner para no vernos arrastrados hacia una destrucción. Pero la fuerza, esa fuerza interior que todos tenemos, algunos más despierta que otros, esa fuerza no la para nada, es la fuerza del corazón. Úsala bien. Para una nueva creación.

Un abrazo de Luz y Amor en la Energía de La Nueva Conciencia
cuatro-libros-Montse-Fernandez
Montserrat Fernández Romera
La Conexión® y  A.S. Activación del Ser
Coach de la Nueva Conciencia. Experta en Gestión Emocional
Creadora-Comunicadora-Divulgadora-Autora-Maestra-Facilitadora-Formadora

www.lacreadora.es · www.activaciondelser.com · www.laconexion.org