El veneno de la abeja, saludable

1560

El veneno de la abeja, saludable – Son muchos los remedios obtenidos de forma natural para cultivar y potenciar la salud. Dentro de estos se encuentra el veneno de la abeja, que puede usarse para combatir distintas enfermedades, como la artritis, artrosis o la psoriasis.

La medicina natural sigue consolidándose y aportando nuevas maneras de obtener un óptimo estado de salud con las mejores garantías para el organismo. En este sentido puede destacarse el uso del veneno de las abejas. No en vano, las propias abejas son expertas acupuntoras, y gracias al veneno que poseen pueden obtenerse beneficios para sanar distintas enfermedades.

Los romanos ya utilizaban las picaduras de abejas para combatir, por ejemplo, las migrañas, explica José David Versaci, un apiterapeuta especializado en tratamientos con apitoxina, el veneno de las abejas, una sustancia que es un estimulador natural de la producción de corticoides y que además contiene dopamina.

Por otro lado, las abejas tienen una sabiduría especial para detectar el punto exacto en el que el cuerpo tiene un conflicto y en el que deben clavar su aguijón e inyectar su veneno.

«Hay escritos que narran que en China las abejas ayudaron a construir el mapa de la acupuntura», cuenta Versaci, mientras explica que ellas, posiblemente por el cambio de temperatura, identifican «zonas conflictivas, canales corporales, chacras o simplemente un golpe en el cuerpo», lugares en los que «se sienten agredidas» y en respuesta, «sacan el aguijón» e inyectan su veneno.

Cuando lo hacen, además, provocan una mancha enrojecida que funciona «como un parche natural» y que hace que el organismo vaya absorbiendo la apitoxina en la medida justa en que lo necesita.