Retorno al tiempo “0”

308

La primera vez que escuché hablar de un guía espiritual, fue cuando leí el libro “El material de Seth”. Este libro rompió todos mis esquemas y me abrió paso a un mundo nuevo, lleno de vida.

Soy Cristina Acebrón Guirau, y quiero contarte como conocí a mis guías y cómo cambió mi vida desde entonces.

Hace ya algunos un par de años daba cursos de Reiki en mi centro de terapias alternativas. Me encantaba mi trabajo, podía estar casi todo el día entre meditaciones, charlas sobre la energía, sesiones de Reiki y también cuando había suerte, una iniciación energética. Mi vida era genial aunque es cierto que me había volcado al 110% lo que no me dejaba mucho tiempo libre para mí. Sin embargo aún no estaba lista para comprender ciertas cosas.

Estudié muchos tipos de terapias y una de ellas fueron los Registros Akáshicos. Me hice maestra en dos tipos diferentes, aunque muy similares y al final me decanté por enseñar los Registros Akáshicos Atlantes, donde al menos había una iniciación energética con la que vibraba más.

Recuerdo que me costaba mucho canalizar, me ponía todos los días, seguía paso por paso el protocolo, las oraciones, visualizaciones, el canal de luz, etc., pero parecía que ahí no había nadie más que yo.

Un día me sentía cansada de intentarlo y un poco estafada por no conseguir escuchar voces o algo así. Me disponía a cerrar la sesión cuando de pronto sentí claramente como un líquido se vertía en mi coronilla, pasaba dentro hasta el tercer ojo en el centro del cerebro, y salía hacia fuera, hacia la frente. Me quedé quieta sin moverme, pensando: –vale ya no cierro sesión.

Entonces fue cuando tomé conciencia de que realmente no había estado sola en ningún momento, ¡mis guías estaban ahí y querían ayudarme!

Empecé a pensar que a lo mejor no tenía que escuchar una voz, así que fui probando con diferentes opciones, confiando esta vez sí en mi intuición. Y resultó que hasta que no me disponía a hablar no salía nada. No podía esperar hasta que me viniera algo a la cabeza, porque no venía de mi cabeza. Yo tan sólo era un canal.

Así que durante meses fui mejorando y comencé a dar cursos. Fue en uno de mis últimos cursos de registros donde vi a mis guías aparecer. Llevaba tiempo trabajando con la intención de conectar con Uriel y Shakiel. Tenía un librito con ángeles y mensajes variados, y sentía que eran ellos con los que tenía que trabajar.

Volviendo al curso, acababa de hacer una iniciación a un grupo de unas diez personas. Estaban todas sentadas frente a mí y a mi espalda tenía una pared. Sin embargo tenía la extraña sensación de estar dejándome detrás a dos chicos. Así que mientras hablaba preguntándoles cómo habían sentido la iniciación, me giraba a cada lado una y otra vez. Al final paré y me di cuenta de que era imposible pues todos mis alumnos estaban delante de mí.

Me giré bruscamente y al fondo vi dos hombres jóvenes hablando, fue un momento, pero tuve la certeza de que hablaban de mí, de cómo había llevado la clase y se preguntaban si podían pasar a la siguiente fase. En mi corazón no había duda, eran Uriel y Shakiel, y desde luego no eran ángeles, o al menos la idea que yo tenía de ellos.

¿Siguiente qué? La verdad es que no me podía imaginar todo lo que iba a venir a mi vida. No precisamente agradable por cierto, pero sin duda tremendamente adoctrinador. Al poco tiempo tuve que soltar todas las herramientas que hasta ese momento me ayudaban, para sumergirme en una búsqueda de respuestas y soluciones, como nunca había hecho.

Fue entonces cuando comencé a canalizar. Siempre explico que fue por necesidad, y por eso he querido contarte parte de la historia. Seguro que en algunas cosas te has visto reflejada en mí, y eso es lo que te puede ayudar a soltar amarras como hice yo. Los protocolos están bien mientras estás en una fase de inicio, pero llega un momento que si no los sueltas, no evolucionas más. Y tú, ¿en qué momento estás?

Ahora ya puedo hablarte de las canalizaciones y en concreto de las historias que se narran en mi libro “Retorno al Tiempo 0. El humano conectado”.

Algunas de las informaciones que recibía me resultaban familiares y otras sin embargo rompían todas mis creencias de un tirón. Mis amigos guías me hablaban directamente sobre temas tan interesantes como el origen de las almas, de la creación y de la humanidad. Casi nada, ¿verdad?

Me encantará que me dejes un comentario en mi web con tu opinión aquí:

https://www.cristinaacebronguirau.com/retorno-al-tiempo-0-el-humano-conectado/

Mi deseo es acumular preguntas y respuestas que puedan esclarecer aún más el contenido del libro, ya que es mucho y muy profundo.

Además de las canalizaciones de carácter más universal en el libro recojo todo lo que yo aprendí con ellos cuando comenzaron a transmitirme información. Todo comenzó como te comenté, por necesidad, y en uno de esos momentos solicité que llegara a mí una energía que liberase de las creencias que causaban la enfermedad mental y física.

Me daba cuenta de la necesidad de cambiar nuestro modo de pensar y sentir desde dentro, para hacer un cambio profundo y estable hacia afuera. Además desde hacía tiempo notaba que las sesiones de Reiki que hacía a otras personas, me dejaban cada vez más cargada. Y es que algunas personas tenemos la tendencia de dar todo cuando ayudamos. Y energéticamente hablando abrimos nuestro sistema energético a los demás, llevándonos su energía densa.

Al final estaba pensando en dejar de dar sesiones de energía porque el precio para mí era cada día más alto. Sin embargo todos conocemos la memorable frase: “Pide y se te dará”,  y en mi caso así fue.

Comencé a trabajar con la Energía de Conversión a tiempo 0, ya que ese fue el nombre que le dieron, porque literalmente va poniendo a cero cada una de tus creencias. Reseteas tu modo de pensar al inicio, a cuando no tenías tantas normas e influencias sociales, para retomar la libertad de tu ser y un modo de vida más sincero contigo mismo.

En el libro describo todo lo que explico en mis talleres, la diferencia es que en el taller doy una iniciación que te permite sintonizarte de inmediato con esta energía, además de reestructurar tu cuerpo energético.

Mis Guías desean que la información llegue a las personas que estén dispuestas a cambiar su vida, a retomar la senda de la espiritualidad y evolucionar finalmente. Encontrarás además un montón de herramientas espirituales novedosas, y es que cada integrante del grupo (Grupo de los Nueve), es especialista en un área particular.

Una de las herramientas que uso a diario son los mantras. No están en una lengua que yo conozca y son más bien sonidos primordiales, que se unen con la vibración del sonido y del color, para crear un efecto. Es maravilloso y alucinante ver cómo trabajan, algo tan sencillo y tan efectivo. Insisto: pide y se te dará.

Siempre he sido práctica y busco la eficiencia de las cosas con el mínimo esfuerzo. Estas herramientas son inmediatas, la energía requiere entre 10 y 15 minutos al día, y los resultados son asombrosos. Claro está, siempre van acorde con el proceso de cada cual. Los guías no están aquí para imponer nada a nadie, simplemente acompañan en el proceso a la humanidad, y le brindan herramientas a aquellos que están dispuestos a aprovecharlas.

No te cuento más (porque aún hay más) para que disfrutes de tu experiencia de leer el libro, como el descubrimiento fantástico que será para ti.

Si quiero contarte algo más, en la segunda parte del libro hablo del Guía Evolutivo, un segundo taller al que puedes acceder desde mi web y también desde este libro. Explico paso a paso el proceso con los guías, para que se cumpla el segundo título del libro: “El humano conectado”.

La experiencia de canalizar es algo natural que debes probar y que creo que en unas cuántas generaciones será algo normal y habitual. Todos estamos acompañados de nuestros guías, siempre, en cada parte de nuestra vida. En el libro hablaré sobre el Guía Evolutivo, que es aquel que aparece cuando estás dispuesto a evolucionar de verdad.

Pero eso no es todo, no, aún hay más. En el libro también accedes a un manual para canalizar, que fue mi primera información canalizada conscientemente con el propósito de enseñar, Es Shakiel quien te dará información esotérica sobre el lado energético del ser humano, sus ejes espacio-tiempo, y porqué son necesarios en un cierto modo si quieres canalizar.

Y la última sorpresa es un oráculo, de Uriel y Shakiel, un regalo para todo el que quiera una orientación diferente y eficaz en su vida. Basta que pienses en aquello que te preocupa, y selecciones una página del oráculo, ahí tendrás tu respuesta.

Además incluyo una serie de reflexiones y un ejercicio final que te permitirá identificar en qué momento de tu proceso evolutivo estás, y cómo mejorarlo.

Estoy deseando saber de tu evolución, sé que te ayudará tanto como a mí. Mis guías y yo misma te abrazamos, desde la parte eterna que siempre serás.

Cristina Acebrón Guirau
https://www.cristinaacebronguirau.com/