Acupuntura en animales

1803

Acupuntura en animales

Esta técnica energética, es aplicable tanto a personas como a animales, forma parte de la Medicina Tradicional China y aunque no sabemos con exactitud su antigüedad, podemos afirmar que ya era conocida hace 5.300 años. Los antiguos chinos descifraron con una exactitud admirable las diferentes redes energéticas que recorren el cuerpo de un ser vivo.

La tomografía computerizada (técnica que registra imágenes correspondientes a diferentes partes del cuerpo) realizada a Ötzi confirmó que «el hombre de hielo» presentaba tatuajes en la zona lumbar, que coincidían con puntos del meridiano de la vejiga. Ötzi es quizás la momia más famosa del mundo, murió desangrada tras sufrir una herida de flecha en su hombro izquierdo. El llamado «hombre de los hielos», de 5.300 años de antigüedad, fue encontrado por excursionistas alemanes en un glaciar de los Alpes italianos en 1991. El cuerpo, preservado por el hielo, sostenía un arco, flechas y una hacha de cobre.

Acupuntura o acupunctura viene del latín, «acu» es aguja y «punctus» es punzada, pinchazo; «punturar» es pinchar, poner agujas.

La observación de la naturaleza les hizo llegar a la conclusión de que los seres vivos somos un microcosmos que está en constante interrelación con el universo o macrocosmos. Es curioso que tengamos 12 meridianos de Acupuntura, como meses del año, ó 365 puntos de Acupuntura, como días del año.

La cultura china merece el mayor de nuestros respetos. Quisiera exponeros un par de datos que avalan su gran habilidad de observación. Los sabios chinos calcularon ya en el siglo 22 a.C. que la inclinación del eje de la Tierra con respecto al sol era de 22,5º (hoy sabemos que esa inclinación es de 23,27º exactamente). Ya mezclaban aluminio y cobre, mientras que el aluminio en Occidente se ha conocido hace apenas 100 años. Conocían la circulación sanguínea 3.500 años antes de que Miguel Servet, teólogo y médico español, hiciera el mismo descubrimiento en Europa (fue considerado hereje y enviado a la hoguera por Calvino en 1553).

PRINCIPIOS DE LA ACUPUNTURA

La Acupuntura se basa en la sencillez; el Qi, los meridianos y los puntos. El Qi es la energía vital, la energía esencial de la vida y los meridianos son los canales por los que circula esa energía. Para una mayor comprensión de estos conceptos chinos voy a atreverme a hacer una comparación.

Imaginemos que los meridianos o canales que llevan la energía son como los ríos que llevan agua. Este agua debe fluir, no estancarse ni desbordarse, para no originar bloqueos o enfermedades.

Cuando esto sucede, se diagnostica al paciente, se localizan los puntos de Acupuntura afectados del meridiano bloqueado y se insertan agujas. El estímulo que se produce al punturar estas zonas de concentración energética

Es mandar un «mensaje» que desbloquea el organismo y hace fluir de nuevo la energía. Al regularse, se eleva el sistema inmunológico y mejora la circulación sanguínea. Los animales responden mucho más rápido que los humanos a la Acupuntura. No tienen miedo a las agujas y no les condiciona la mente. Se pueden tratar todo tipo de enfermedades a nivel curativo o mantener las defensas en óptimas condiciones.

A nivel preventivo. Siempre se personalizan los tratamientos, cada ser vivo es único, y para esto es necesario establecer un correcto diagnóstico.

Los pilares de la Acupuntura son:

– Ley del Yin-Yang. En la naturaleza, los opuestos se agrupan en parejas de forma natural, complementándose el uno al otro. Siempre tiene que existir un equilibrio.

– Ley de la pentacoordinación. Los cinco movimientos son representados por la Madera, el Fuego, la Tierra, el Metal y el Agua. Actúan de manera interdependiente, relacionándose siempre entre sí. Cada movimiento se corresponde a su vez con un órgano, una víscera, una emoción, una estación, un sabor, un animal, un olor, un color, etc. Todo está relacionado.

Estos dos pilares son las bases para desarrollar un buen diagnóstico y un correcto tratamiento.

LOS MICROSISTEMAS

La energía circula a través de una red altamente compleja de canales y circuitos. Los seres vivos tenemos en nuestro organismo la información de la totalidad del universo y cada una de las partes del ser vivo lleva la información y la totalidad del mismo (igual que cada célula humana lleva la información total en los 46 cromosomas). Existen pequeñas zonas donde están representados los puntos reflejos del cuerpo, en los que se pueden aplicar diferentes técnicas. Estas técnicas forman parte integrante de la Acupuntura.

• Auriculoterapia (oreja)

• Reflexología facial,rinofaciopuntura (nariz, hocico)

• Manopuntura, podopuntura y reflexología (manos y pies, patas, coronas)

Muchas veces, dependiendo del animal (caballo, perro, gato) y del estado de salud nos resulta difícil punturar todos aquellos puntos seleccionados en el diagnóstico. En estos casos, la auriculoterapia o el masaje en zonas reflejas resulta muy efectivo, relaja al animal y facilita el trabajo del acupuntor. Es importante que el paciente esté tranquilo y sepamos transmitirle confianza y seguridad.

TURKO

Los resultados que se obtienen al aplicar la acupuntura son sorprendentes. Sin duda, si no aporta ningún beneficio es porque el diagnóstico no está hecho correctamente. Dos animales aparentemente con la misma patología perfectamente pueden necesitar diferentes puntos y no resulta más sencillo trabajar una «simple» cojera que una lehismania (una enfermedad parasitaria que afecta a los perros y es transmitida por un tipo determinado de mosquito (Phlebotomus).

Cada caso, por muy sencillo que parezca, lleva su estudio. Encontrar un cuadro complicado en un animal no es habitual porque ante una parálisis o una enfermedad degenerativa seria, la mayoría de las veces se opta por la inyección. Entiendo que estos casos son un trabajo titánico para los dueños y por supuesto es totalmente respetable la decisión de cada persona.

Turko es un cuadro complicado. Abandonado cuando todavía era muy joven, fue recogido por una protectora en Barcelona en agosto del 2005. El moquillo que presentaba, sumado a las pocas defensas de su sistema inmune derivaron esta enfermedad en neumonía, que poco a poco fue afectando a su sistema nervioso y lo fue paralizando. Cuando yo lo recogí en octubre de 2005 estaba tetrapléjico, con escaras e infecciones varias. Movía los ojos y giraba la cabeza, pero no la podía levantar y no tenía sensibilidad en ninguna de las cuatro patas. El cuadro, más que complicado, era para echar a correr y no parar, pero me había comprometido en tratarlo y así lo hice.

Hoy Turko es mi mascota. La Acupuntura ha conseguido recuperar sus patas delanteras; ha regulado sus problemas de vejiga y sus infecciones; ha eliminado sus vientos internos; ha cerrado sus escaras y ha regulado su shen, su mente, su carácter. Su parálisis trasera no sé si será recuperable pero tiene cosquillas y a veces mueve el rabo. Juega y se desplaza en su silla de ruedas, cedida por El Club de Kat. Mención especial para las asociaciones (Club de Kat, Apasos – Vitoria, Afatterranovas) protectoras, voluntarios, acupuntores, veterinarios y todas aquellas personas que mejoran con muchísimo esfuerzo la salud de los animales.