Una Doctora de Harvard defiende la acupuntura para tratar el dolor crónico

1533

Hélène Langevin, neuróloga y profesora de la facultad de Medicina de Harvard asegura que la acupuntura es eficaz para tratar el dolor crónico y que los médicos deben, al menos, conocerla y tratarla con respeto.

La doctora, de 87 años de edad, es también Física Nuclear, como su abuela, Marie Curie, y ha realizado importantes avances en este campo de la ciencia, es experta en neuroquímica y profesora en la facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y directora del Centro Osher para la Medicina Integrativa. Es la primera persona que ganó dos premios Nobel en categorías diferentes.

“Mi madre me enseñó que no hace falta ser un genio para dedicarse a la ciencia. Lo importante es ser feliz con la investigación y si de paso puedes mejorar un poquito el mundo con tu trabajo, todavía mejor”

Héléne Langevin ha criticado con dureza los recortes en ciencia que ha realizado el gobierno español del PP en los últimos años. “Es un problema terrible, que muchos jóvenes no tengan dinero para estudiar en la universidad, esto ya le ocurrió también a mi abuela. Es increíble que suceda lo mismo 150 años después”.

Su familia tiene un total de cinco premios Nobel. Dos los ganaron sus padres por descubrir la radiactividad artificial, hace ahora 75 años. Y otros dos los recibió su famosa abuela: Marie Curie, la primera mujer que consiguió este preciado galardón.

“Los médicos deben aprender sobre tratamientos alternativos sin medicamentos y responder a las preguntas y preocupaciones de los pacientes con conocimiento y respeto”

Heléne sigue trabajando y es, ante todo, una defensora del papel de las mujeres en el campo de ciencia. “Se ha avanzado mucho desde los tiempos de mi abuela, pero las mujeres todavía lo tienen muy difícil para progresar en su carrera científica y esto hay que resolverlo”. Da charlas en algunos Institutos para animar a las jóvenes a que se conviertan en científicos, como su famosa familia. Por cierto, este año se cumple el 75 aniversario del descubrimiento de la radiactividad artificial que realizaron sus padres.

Ella ha escrito el artículo a favor de la Acupuntura en colaboración con la doctora Carolyn A. Bernstein, neuróloga especializada en el dolor de cabeza. Ambas doctoras reconocen que es fácil ridiculizar una terapia oriental con miles de años de antigüedad, que parece más cercana a la magia que a la ciencia, pero aseguran que las evidencias científicas acumuladas a lo largo de los últimos 10 años demuestran que la acupuntura funciona.

Ambas doctoras aseguran que solo la acupuntura verdadera, en que las agujas se colocan en los puntos indicados por la Medicina Tradicional China (MTC), es eficaz para tratar el dolor de espalda, dolor de cabeza y la artritis. Por ejemplo, un metaanálisis de 2012 que combinó datos de aproximadamente 18.000 pacientes en 23 ensayos, el estudio concluyó, prácticamente sin error, que la acupuntura produce efectos reales en el tratamiento de los dolores lumbares, de cabeza y de osteoartritis. Asimismo, que las mejoras fueron cuando menos similares a las de los medicamentos analgésicos no opiáceos más utilizados, con la ventaja de que apenas produce efectos secundarios. La acupuntura también se ha demostrado eficaz para reducir la presión arterial y para mejorar de manera duradera la función cerebral.

“La práctica de la acupuntura se ha convertido en una importante opción no farmacológica que puede ayudar a los pacientes con dolor crónico a evitar el uso de medicamentos potencialmente dañinos, especialmente los opiáceos con su grave riesgo de adicción”

Estas doctoras afirman que se debería reconocer que la acupuntura puede ser “parte de la solución al inmenso problema del dolor crónico y de la adicción a los opiáceos que está afectando a nuestra sociedad”.

“El hecho de que esta solución provenga de una práctica antigua con una base teórica que la ciencia moderna no entiende por completo debería hacerla aún más interesante y digna de nuestra atención”