Aditivos naturales a base de restos de tomate

2483

Instituciones de cinco países europeos, entre ellos España, investigan el reciclaje de residuos del tomate, de alto valor nutritivo para utilizarlos como aditivos naturales sin productos químicos, han informado fuentes comunitarias.

El proyecto, denominado TOM, consiste en lograr un tratamiento de los desechos de tomate que se generan cuando es transformado en salsas, ketchup o en otros alimentos envasados, con el fin de convertirlos en aditivos mediante procedimientos naturales.

tomates200204En su desarrollo participan entidades de Portugal, Holanda, Eslovenia, Irlanda, Alemania y España, la fundación agroalimentaria vasca AZTI, la empresa Riberal de Navarra y la firma alavesa Celigüeta.

La investigación, que comenzó en mayo del año pasado y terminará el próximo abril, tiene un coste de 861.000 euros, de los que 425.000 proceden de fondos de la Unión Europea.

Restos de tomates

Los restos de tomates que se utilizan para la industria, como las semillas o la piel, suelen tirarse o emplearse para alimentar animales, pero tienen nutrientes “muy sanos” que pueden volver a reutilizarse como ingredientes de alimentos para humanos.

Los investigadores de TOM producen el extracto de tomate con esos restos, usando un “método limpio” de lavado con agua y anhídrido carbónico (CO2); después mediante un método de cromatografía se consigue un 98% de purificación.

En Europa se cultivan al año unos 8,5 millones de toneladas de tomate, de los que el 18% son vendidos a los consumidores y el resto va a la industria; durante la transformación, el 40% del material crudo se desecha, según datos difundidos por la Comisión Europea.

Los participantes en el proyecto TOM aspiran a aprovechar el 30% de los residuos generados por las industrias transformadoras, que suman unos cuatro millones de toneladas en Europa, según las mismas fuentes.