Agua y una dieta sana contra los cálculos renales

1774

Cálculos renales

Cerca del 8% de la población española padece litiasis (piedras en el riñón), porcentaje alto, según los expertos, si se tiene en cuenta que la litiasis es una enfermedad persistente que en muchos casos llega incluso a cronificarse, informó en una nota la Asociación Española de Urología (AEU).

“La formación de un cálculo en el riñón en un momento dado probablemente es el resultado de una enfermedad subyacente”, señala el doctor Juan Alberto Lancina, del Servicio de Urología del Hospital Juan Canalejo de La Coruña y miembro de la AEU.

Litiasis

La litiasis es una patología urológica frecuente. Se estima que una de cada cuatro consultas al urólogo responde a este problema de salud. Se ha podido observar un aumento significativo de este trastorno en los países desarrollados, fundamentalmente por sus hábitos dietéticos y vida sedentaria.

Esta patología es más común entre la edad de 30 y los 40 años, y la dieta y el consumo de líquidos son factores que influyen directamente en la formación de piedras.  De hecho, añade la nota de la AEU, las personas que consumen poca cantidad de líquidos presentan mayor riesgo de desarrollar cálculos y al contrario: el riesgo se reduce en aquellas que consumen una mayor cantidad de líquidos.

Respecto a la dieta, la ingesta de alimentos con alto contenido proteico de origen animal como la carne, las dietas ricas en sal y la ingesta de azúcares refinados favorecen la formación de cálculos.  Se ha comprobado que las personas que llevan una vida sedentaria trabajando en oficinas o lugares sometidos a temperaturas elevadas (cocineros, maquinistas, etc) presentan un mayor riesgo de padecer este problema de salud.

El perfil de paciente es un varón de mediana edad, entre 30 y 40 años, que vive en un país desarrollado y lleva una vida sedentaria. Se trata de una enfermedad por lo general más frecuente en el varón que en la mujer.  En la población femenina son más comunes las litiasis de origen infeccioso porque están más expuestas a padecer infecciones de orina.

El signo de aviso de esta enfermedad es el dolor que se produce como consecuencia de la presión que ejerce el cálculo al pasar por la vía urinaria.  En estas condiciones, la piedra dificulta la salida de la orina y provoca dolor, generalmente de gran intensidad que produce malestar en el paciente, conocido con el nombre de cólico renal o cólico nefrítico.