Bélgica se replantea sus campañas contra el sida ante los escasos avances

1342

La escasa eficacia de las campañas puestas en marcha en Bélgica en los últimos años para combatir la epidemia del sida ha abierto un debate en el país sobre la necesidad de introducir cambios para invertir esa tendencia.

Medios de comunicación y autoridades han expresado su preocupación ante las últimas cifras publicadas por el Instituto Científico de Salud Pública, según las cuales en 2011 se diagnosticaron en Bélgica 1.177 nuevos casos de infección del virus.
La disminución con respecto al año anterior se reduce a 21 casos, una cifra simbólica que cuestiona los resultados de los esfuerzos realizados.
Aunque las infecciones entre heterosexuales han bajado del 67 % en 2002 al 50 % en 2011, se ha producido un importante aumento en los casos que afectan a los hombres homosexuales (del 23,5 % en 2002 al 46,6 % en 2011).
La principal vía de contagio la constituyen las relaciones heterosexuales (49,5 %) y el mayor número de infecciones en ese grupo se da entre los inmigrantes procedentes de África subsahariana.
Otro porcentaje que preocupa a las autoridades es que el 42 % de las infecciones se diagnostican muy tarde, cuando el sistema inmunológico está ya muy deteriorado, algo que además aumenta el riesgo de contagio a otras personas.
La necesidad de practicar pruebas de diagnóstico “rápido”, la realización de análisis en lugares donde exista una “especial exposición” al VIH y la ampliación de las acciones incluidas en las campañas comienzan a calar en la sociedad y entre la clase política.
La titular belga de Salud Pública, Laurette Onkelinx, se ha declarado “preocupada” por la falta de progresos y ha anunciado un nuevo plan para 2013-2018, que se presentará el próximo junio e intentará “eliminar las barreras” a la detección del virus y descentralizar la realización de las pruebas, que ahora se limitan a los centros de salud.
El objetivo de ese plan será terminar con los tabúes y concentrarse en la población más afectada, que son los hombres homosexuales y los inmigrantes, según la ministra.
“No se trata de estigmatizar, sino de llevar a cabo una acción eficaz”, ha señalado.
La Plataforma para la prevención del sida ha valorado el proyecto que prepara el ministerio y ha confiado en que se ponga fin cuanto antes a las limitaciones de la actual legislación, según la cual resulta ilegal practicar pruebas de diagnóstico fuera de los hospitales.

Fuente: Efe.