La Voz Viviente

224

Entrevista a Macarena Miletich, autora de “The Living Voice-La Voz Viviente”

  1. ¿Por qué un libro sobre la voz, en estos momentos?

Por la necesidad de avanzar en el conocimiento de uno mismo. Desde mediados del siglo XX ha sido exponencial la aparición de textos, métodos y terapias que propugnan el descubrimiento de los valores personales y la resolución de traumas, conflictos o patrones de conducta. El “boom” de lo vibracional puso en marcha el contacto con técnicas como las flores de Bach, los cristales o la imposición de manos.

Y la voz humana es vibración. Somos seres vibrantes, en estado de vibración continuo. Y la voz vibra en el sonido de nuestra garganta, que es como un diamante sonoro.

  1. Considera la voz humana como un instrumento musical… ¿por qué?

La realidad es que nuestro cuerpo humano tiene unas características muy particulares, si lo comparamos con los formatos biológicos de los animales, por ejemplo. Pensemos en el lobo, por ejemplo. El fenómeno de la resonancia musical y vocal se da porque existe un contexto de resonancia que amplía el propio sonido creado. Y nuestro cuerpo puede responder perfectamente para crear esta resonancia, gracias a una estructura que lo permite. De forma tradicional, se considera que el chelo es el mejor exponente para describir el instrumento musical que poseemos, esto es, la voz.

  1. ¿Se está usando bien la voz en estos momentos? Me refiero, en el nivel de comunicación personal del día a día, o en los mensajes y las voces que se transmiten a nivel social y político, en lo medios, por ejemplo?

Todos hemos realizado un aprendizaje para la expresión oral de una forma inconsciente, en la infancia. También aprendimos así a comer con los cubiertos. Por imitación. La sensación de “ya está, ya puedo hablar (o leer)” automatiza una forma de usar la voz. Y merecería la pena desarrollar las capacidades expresivas de la voz humana, ya desde la infancia y en el colegio, para integrar la creatividad de cada persona y conseguir una expresión personal más vinculada con las propias características y cualidades.

En cuanto a los medios y los políticos… la impronta vocal podría ser un parámetro perfecto para la veracidad del mensaje, para el compromiso adquirido y para la perfecta “conectividad” con los ciudadanos… Sería muy interesante y muy aplaudido por todos.

  1. ¿Usamos la voz de la misma manera que hace cincuenta años, por ejemplo? ¿Influyen las tecnologías y las posibilidades de internet?

Gracias a los registros fílmicos de las décadas de los años cuarenta y cincuenta, por ejemplo, podemos apreciar con mucha claridad las diferencias del caudal vocal tanto para el canto como para la palabra.

Y si lo comparamos con las grabaciones tan rápidas que realizamos todos a través del teléfono móvil, de los videos en YouTube o similares, podemos ver que hay varios parámetros que han ganado terreno. La inmediatez por contactar con el otro, la expresividad puntual (sin reflexión previa), en detrimento del desarrollo de la naturalidad personal, la expresión consciente entrenada, más conectada con lo que somos.

  1. ¿Qué quiere decir cuando habla de la “sonoridad humana”?

Hablo de la capacidad global de manifestar lo que somos, quienes somos a través de la expresión de nuestra vibración vocal. Tiene que ver con la Identidad. Podemos decir que la moda se ha convertido en un factor muy importante en nuestra sociedad actual para manifestar lo que cada uno “quiere contar al mundo”: –Así soy yo, éste soy yo”. Y la verdad es que, además de la imagen, en paralelo y al mismo tiempo, la voz de la persona es lo primero que le llega al otro, en un inicio de conversación, en una reunión profesional, en una charla amigable, en una clase. Cuando estamos frente a frente, la “huella sónica” que emitimos y que recibimos del otro, es tan importante como la imagen visual. De hecho, siempre sabemos quién posee “buenas vibraciones” y queremos estar con esas personas…

  1. Hay un ejercicio especial, enfocado a la salud. Nos gustaría que hiciera un comentario al respecto.

Si. Hemos preparado un ejercicio de auto tratamiento vocal para las situaciones de las personas en quimioterapia. Aportamos una secuencia que puede realizar la propia persona, durante ese periodo tan especial de su tratamiento, para reforzar su estado de ánimo y actuar de forma natural y sin efectos secundarios, sobre los dos hemisferios cerebrales. Buscamos influir positivamente, actuando como un activador de mejores respuestas sinápticas.

Está inspirado en la propuesta musical del Doctor Hamer, que aportó un tema musical en ayuda a las personas con cáncer. Su premisa es que no hubiera quimioterapia.

Aquí, hemos buscado una alternativa que pudiera estar accesible para todas las circunstancias, porque hay muchas personas que han de pasar por este proceso de la quimioterapia.

Proponemos una acción más en apoyo la recuperación de la persona, que pueda sumar a todo lo necesario para la situación especial de estas circunstancias.

Evidentemente, hay que decir que pueden realizarlo todas las personas, porque su aplicación sería de carácter preventivo. Todos podemos realizar esta práctica.

  1. ¿Qué diferencias establece sobre la voz que denomina Vd. “natural”, de la voz “terapéutica” y “sanadora”?

En esta caso, hablamos del parámetro de la intención. Comentamos en el libro que la voz de un amigo puede ayudar a consolarnos en una situación difícil. Pero si esas mismas palabras son expresadas por alguien que no es relevante para nosotros, que no ofrece una vinculación afectiva, no se recibe de la misma manera. Ni tiene el mismo efecto en nosotros.

Por otra parte, podemos certificar que hay cambios sutiles en la aplicación del sonido y de la voz en el ámbito de la terapia y de la sanación escalonadamente. Y podemos aprender a potenciar estas buenas vibraciones en nuestra aportación terapéutica o sanadora, además de en nuestro día a día. Los resultados serán exponenciales, hay que decirlo con claridad.

  1. ¿Qué significa el término “anatomía sutil de la voz viviente?” 

Hace referencia a las estructuras internas previas, arquetípicas podríamos decir, de lo que sostiene el fenómeno vocal a través del instrumento musical, el cuerpo. Hemos descrito ciertas geometrías que son el soporte del cuerpo, por una parte y por otra, analizamos la flexibilidad que la voz puede obtener a través de formas geométricas precisas y su función. Uno de los ejemplos es el de la cúpula del paladar, tan interesante de estudiar y poner en práctica, con efectos mágicos en el sonido.

  1. Hablar de la “inteligencia sonora”, en paralelismo a la “inteligencia emocional” resulta muy curioso. ¿Cuál es el enfoque de este concepto?

La idea es desarrollar la interconexión cerebral que se produce, gracias a los parámetros del sonido. Captar conceptos, obtener imágenes en paralelo de lo que estamos expresando, por ejemplo. Una de las certezas de esta inteligencia sonora es, por citar algo especial, que somos capaces de recordar la voz de uno de nuestros seres queridos, ya fallecidos, aunque no podríamos reproducirla físicamente con exactitud… La memoria aquí se conecta con la inteligencia sonora, con la zona en donde está guardado ese recuerdo, como un fichero de audio, dentro de nuestro cerebro.

  1. Todo el mundo conoce lo que son los mantras, pero aquí se habla del “sonido mántrico”. ¿Puede explicar algo sobre el tema?

En este sentido, proponemos incorporar las lenguas propias en la expresión meditativa de los mantras o en los cantos de conexión interior, con sentido trascendente.

Agradeciendo, por supuesto, todo el bagaje de los mantras tradicionales, que siguen cumpliendo su función, se trata ahora de acercar a la expresividad contemporánea melodías y contextos verbales más próximos a nuestra sensibilidad. Integrar el momento que vivimos, las palabras que resuenan en nosotros en la lengua que utilizamos, para conectar este presente que estamos viviendo, con la búsqueda de la evolución constante de la humanidad en la que estamos inmersos. Manifestar nuestros anhelos, nuestra gratitud, nuestra capacidad de creación a través de nuevos segmentos sonoros, muy actuales, y en nuestras lenguas.

  1. La “fonoteca evolutiva” propia: ¿es una especie de Musicoterapia contemporánea? ¿Es un desarrollo nuevo de la Musicoterapia tradicional?

La experiencia en consulta y en los cursos junto con la observación sonora me han ido suscitado ir recopilando varios temas de música contemporánea, canciones, melodías, grupos, en los que he encontrado modulaciones y pautas musicales que he considerado con valor global, con aportaciones que son válidas para todos. Más allá de un gusto personal o unas preferencias individuales. Un ejemplo es “Olsen olsen”, de Sigur Ros, que parece incluir un contexto vibracional que puede ayudar a estimular la auto estima.

Esta Fonoteca es un inicio, un impulso para que la persona se proponga “tener a mano” los temas musicales y las canciones que son significativas para ella misma y que van configurando “la banda sonora de tu vida”.

  1. ¿Cuál es la aportación especial en “The Living Voice-La Voz Viviente” para desarrollar la voz personal?

Lo que el libro aporta es un conocimiento nuevo sobre el fenómeno de la sonoridad humana, en el sentido de que no es una banalidad el hecho de manifestarnos a través de la palabra (y del canto). La voz humana está en la cumbre de la evolución de las especies. Sólo el ser humano está dotado de una capacidad expresiva, comunicativa y creadora a través del sonido, la palabra y el canto.

Artistas, intérpretes, creadores…. Así escalamos por el pentagrama evolutivo, gracias a la voz que une la Conciencia y el Amor.

Desarrollar nuestro potencial vocal aporta muchas experiencias positivas: cambia nuestro estado de ánimo hacia lo positivo; llega hasta el nivel celular, aportando una sensación de “bienestar” corporal muy interesante y muy necesaria, incluso para la salud. También subraya el parámetro tan conocido en el crecimiento personal: ”lo que pienso, lo que digo, lo que hago”, es decir, una conexión auténtica con lo que yo soy. El parámetro de interconexión con el propio ser.

  1. ¿Cuál sería la esencia y el propósito que podemos encontrar en este libro “The Living Voice-La Voz Viviente”?

Poner en valor nuestra propia voz. Potenciar la capacidad de expresión personal, de comunicación en el lenguaje y vislumbrar nuestra capacidad creativa, de llegar a ser creadores de nuevos futuros, a través de la comprensión de esta facultad humana en la voz, que puede llegar a ser multidimensional. El entrenamiento es sencillo, ya que partimos de las vibraciones positivas que emite nuestro corazón.

Una orquesta cósmica compuesta de muchos solistas: cada uno de nosotros.

 Macarena Miletich
Escritora, Terapeuta Especialista en Técnicas vocales y Comunicación en público
macarenamiletich@gmail.com