La cerveza ayuda a proteger el hígado

1719

Cerveza

Los amantes de la cerveza están de enhorabuena, ya que un equipo de científicos del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad de León y del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Granada, entre otros investigadores, acaba de divulgar un informe donde se reconocen las propiedades saludables de la cerveza

cerveza27102003Curiosamente, y en contra de lo que pudiera pensarse, esta bebida reduce los trastornos inflamatorios del hígado debido a su riqueza en flavonoides, unas sustancias que, además, ayudan a proteger el organismo de los procesos de oxidación que ocasionan el envejecimiento.

Según la investigación, los flavonoides de la cerveza (quercetina y catequina) protegen a las células del hígado de los efectos del daño oxidativo, porque aumentan sus sistemas de defensa y producen un efecto beneficioso para el mantenimiento de la función de este órgano reforzando aún más estos descubrimientos acerca de las cualidades de la cerveza, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) ha decidido incluir esta refrescante bebida en su nueva pirámide nutricional en el mismo apartado en que se encuentra el vino.

La SENC advierte, sin embargo, que tanto el vino como la cerveza deben consumirse de forma moderada, en el ámbito de las comidas, y siguiendo la pauta tradicional mediterránea que apuesta por evitar el exceso en la ingesta de bebidas alcohólicas.

También señala este organismo que el consumo moderado de cerveza y de vino disminuye el riesgo cardiovascular y de otras enfermedades, además de representar un aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes naturales.

Respecto al patrón de consumo, la SENC recomienda no sobrepasar las 2 ó 3 unidades diarias en varones (1 unidad equivale a una copa de vino o un botellín de cerveza) y algo menos, 1 ó 1,5 unidades diarias en el caso de las mujeres.