La falta de saneamiento causa 7.500 muertes diarias

1309

Cada día mueren 7.500 personas por falta de acceso a sistemas de saneamiento básico, según ha denunciado la relatora especial de la ONU sobre el derecho al agua potable y al saneamiento, Catarina Albuquerque.

Con motivo del Día Mundial del Inodoro, celebrado el pasado 19 de Noviembre, la experta de la ONU indicó que una de cada tres personas no tiene acceso a instalaciones sanitarias adecuadas, un servicio básico que evidencia, más que ningún otro, las desigualdades entre las personas.

Analizando los datos, se puede observar que de las personas que mueren por causas relacionadas a esa situación «5.000 son menores de 5 años», dijo Alburquerque, quien reveló también que cada año se pierden 272 millones de días de escuela por enfermedades causadas por la contaminación del agua y la falta de retretes e instalaciones para la higiene personal.

La mejora en el acceso al saneamiento básico es el Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) que menos ha avanzado, lo que significa que esta meta «obviamente no se cumplirá en 2015» como estaba previsto.

De este modo, «uno de los retos más críticos es el elevado número de personas que todavía defecan al aire libre y que son más de mil millones en el mundo», se lamentó la experta de la ONU.

Según Albuquerque, el acceso a un inodoro es algo «esencial para el bienestar y los derechos de cualquier ser humano», ya que no solo asegura el derecho al saneamiento, sino que también permite el disfrute de otros derechos humanos, como el derecho a la salud, a la educación, al trabajo y a una vida digna.

Por último, cabe destacar que «la falta de saneamiento mantiene a todas las personas que carecen de él enfermas, fuera de la escuela y del trabajo y las convierte en víctimas de la violencia cuando buscan lugares apartados en los que hacer sus necesidades», concluyó.