La vía alquímica de la terapia Shiatsu para equilibrar la energía del agua según la visión de la medicina oriental

1465

Aproximarnos a la Terapia Shiatsu es acercarnos a una Fuente de Conocimiento y sensibilidad inconmensurables. Tan inconmensurables como la sabiduría de antiguas civilizaciones con más de 3.000 años de antigüedad.

Estas civilizaciones antiguas contemplaban el Ser Humano como alguien completamente dependiente de los ciclos, las estaciones, del curso de las estrellas, y del resultado de la armonía entre estos. Dependían también de las buenas cosechas, las lluvias y de las temidas catástrofes naturales. Los Antiguos Sabios de estas civilizaciones comparaban el funcionamiento de nuestro Cuerpo con las estaciones y ciclos de La Naturaleza, partiendo de la alquimia de la fusión del Agua y el Fuego como Principio Vital de La Vida, lo que bajo el punto de vista filosófico del Taoísmo es conocido como el “DAO”, símbolo que manifiesta la constante transformación entre las dos Fuerzas opuestas pero complementarias del “yin” y el “yang”.

De la transformación de estos dos principios básicos partirían todas las formas de vida en nuestro Planeta tal y como las conocemos hasta hoy, lo que el sabio Lao Tsé, denominó como la transformación de los 100.000 seres, clasificados en cinco sistemas:

via alquimica2Estos sistemas siguiendo la base dual del DAO, tienen dos fuerzas complementarias: una fuerza en dirección centrífuga, “yang”, creadora y expansiva, y otra complementaria, centrípeta, “yin”. Y en ellos, se encierra para los Antiguos todas las formas de vida y sus correspondientes manifestaciones en estaciones, sabores, olores, colores, sonidos., Para comprender la evolución de la enfermedad los Antiguos Sabios Orientales establecieron una sabia analogía entre estos 5 Elementos más influyentes de La Naturaleza con las funciones vitales de nuestro organismo. Estos son el Agua, la Madera, el Fuego, la Tierra y el Metal. Cada uno de ellos se corresponde con un conjunto órganos, estructuras, tejidos, glándulas, etc. Ocurriendo que cuando cualquiera de las dos fuerzas “yin” y “yang” se desequilibran, se manifestarán una serie de síndromes perfectamente descritos en los Tratados antiguos de Medicina Tradicional China que son la antesala a las distintas enfermedades hoy en día conocidas bajo la medicina occidental.

En este Apartado, estudiaremos las características de la Unidad del Agua, y cómo reequilibrar esta Energía desde la Técnica Terapéutica Shiatsu.

Características esenciales del agua según la mtc

El Agua nos recuerda nuestro origen, nuestra esencia pues al igual que la vida en nuestro Planeta, también nosotr@s nos originamos y nos desarrollamos en un estado acuoso, durante el período de gestación de nueve meses en el vientre de nuestras madres.

El Agua discurre por la Tierra con la fluidez y suavidad que le confiere sus características arrastrando lo viejo para dar lugar a lo nuevo. Así es cómo describe el “Tao Te Ching” las Características de este fluido esencial para la vida:

“Bajo el Cielo nada hay más suave y flexible que el Agua y, sin embargo, nada es mejor para atacar cuerpos sólidos y fuertes”.

La energía propia de la unidad del Agua purifica también nuestro organismo arrastrando toxinas, regenerando tejidos y permitiéndonos un fluir de pensamientos sin estancamientos, así como adaptabilidad a cada circunstancia de nuestra vida. Los Antiguos sabios orientales se refirieron al Agua para describir todas las estructuras y tejidos de nuestro organismo más profundos como la estructura ósea, la médula ósea, y la médula espinal. Por otra parte, conocemos que el movimiento natural del Agua es en dirección descendente al igual que en nuestro cuerpo en el que los líquidos también se almacenan en la parte inferior del cuerpo, posibilitando funciones como la digestión, la respiración y la expulsión hacia fuera de los líquidos sobrantes con la ayuda de la acción de la Vejiga. Pero la Vejiga es considerada en los Tratados Clásicos de MTC, mucho más que una simple víscera excretora de residuos. En estos se describe que el papel de ésta al igual que los riñones, es la de enviar órdenes a todo el cuerpo a través del Sistema Nervioso. Si observamos el recorrido del Meridiano de Vejiga, veremos que este empieza en la cabeza y discurre en sentido descendente por dos canales a lado y lado de la columna recorriendo las terminaciones nerviosas que comunican con el conjunto de órganos y vísceras. Así mismo, los riñones a través de las hormonas como “mensajeras” participan en este proceso de comunicación con el resto del organismo.

El sabor salado es el sabor que tonifica y activa la función de los riñones y su color el azul intenso del océano. Notemos que en invierno nos apetecen más los sabores salados con el consumo de carnes como el cerdo, y alimentos como las algas, etc., que activan el funcionamiento del corazón y de la sangre. Sin embargo, un exceso de consumo de alimentos salados podría comprometer seriamente su funcionamiento. La estación en la que se almacena la energía del Agua, es pues, el invierno, momento en que los riñones vuelven a recuperar su energía durante sus tres meses de duración, siguiendo el ciclo natural de hibernación también presente en la Naturaleza, para despertar en Primavera con todo su rigor como los animales y las plantas. Es en el Agua donde se guarda la memoria de nuestros ancestros y progenitores confiriéndonos las características físicas, y la predisposición a padecer determinadas enfermedades.

Síntomas de desequilibrio energético del la unidad del agua

Los primeros síntomas de insuficiencia del “yang” de los riñones son un exceso de secreción de orina clara, con tendencia a la secreción nocturna, así como, frialdad y rigidez en la parte baja de la espalda, las lumbares y debilidad en las rodillas. Ciertamente, el equilibrio entre el “yin” y el “yang” en nuestro organismo es fundamental para su equilibrio. Si el “yang” de los riñones se agota, por una sobre actividad física y/o mental, el “yang” de otros órganos como el Bazo y el corazón, se verán afectados, manifestándose frío generalizados y pereza física e intelectual. Si por el contrario, fuera el “yin” de los riñones el afectado, se verían afectados los niveles de “yin” de Hígado y Corazón, apareciendo síndromes de calor e inquietud. Estos desequilibrios en el control del Agua, originarán propensión a edemas, sobretodo en la región inferior de los tobillos.

Una de las áreas en nuestro cuerpo, desde donde equilibrar la Energía del Agua, a través de la Técnica Shiatsu, se encuentra en el “hara” o región abdominal, pues los Tratados Antiguos de MTC hacen referencia al encuentro del Agua y el fuego en el punto “mingmen” entre la 2ª y 3ª vértebra lumbar, y a la región “quihai”, Mar de la energía o concentración máxima del “yin”, a dos dedos por debajo del ombligo.

El equilibrio y almacenamiento de “ki” en esta región es fundamental a fin de posibilitar la capacidad de fertilidad tanto en el hombre como en la mujer. Es más en algunos Tratados antiguos, se atribuye el almacenamiento de la energía “yang” en el riñón derecho, mientras que al izquierdo se le atribuye el del Agua. Estos órganos se consideran bajo la visión de la antigua medicina oriental, los responsables de llevar acabo no sólo la función reproductora, sinó también de mantener el deseo y la apetencia sexual. La falta de líbido, y la impotencia en el hombre, son consideradas un desequilibrio del Agua, pero también lo es el pensamiento obsesivo en el sexo.

De la esencia de “ki” de los progenitores dependerá el desarrollo del feto y su posterior crecimiento una vez fuera del vientre de la madre, además de su entorno y alimentación adecuada. Del desarrollo, se encargará la glándula hipófisis bajo las órdenes del Agua para que se dé el cambio de niñ@ a hombre y/o mujer.

Cualquier retraso de éste se deberá pues a una deficiencia de la Energía del Agua de los progenitores, en especial de la madre, en la que influyen su edad, su salud y sus emociones durante el período de gestación. La energía del Agua está en permanente desgaste, únicamente se puede contribuir a su mantenimiento, evitando los excesos de esfuerzo o deportes extremos, la excesiva promiscuidad sexual, y por supuesto cualquier situación que representen un alto nivel de estrés para la persona. Del cuidado de esta energía depende la calidad de nuestro envejecimiento, que se manifestará principalmente en un estado óptimo de nuestros huesos, dientes, cabello audición y fuerzas físicas, los que inevitablemente, se van desgastando naturalmente con el paso de los años.

Tipología emocional característica del agua

En el Clásico del Emperador Amarillo, se explica acerca de los riñones que son como los funcionarios que realizan el trabajo energético en los que se atribuye la fuerza de la voluntad por la supervivencia. Esto implica capacidad de reaccionar rápido ante situaciones de peligro, a través de la secreción de la adrenalina, hormona secretada por las suprarrenales, que nos facilita un estado de alerta, ante una amenaza de peligro emergente agudizando sentidos como el oído. La emoción vinculada a la Energía del Agua es el miedo, necesario para preservar nuestra seguridad y supervivencia. Sin embargo, un síntoma característico del desequilibrio del Agua, es un estado de miedo permanente, inquietud y ansiedad por sentir la necesidad de controlar todo. El exceso de toma de responsabilidades, puede llevar a estos individuos a sufrir períodos de postración por agotamiento extremo. La recuperación sin una intervención energética adecuada, puede llegar a ser muy lenta. El componente a tratar pues, es el miedo y el sentimiento de inseguridad permanente A menudo, este sentimiento, puede llevar a un estado de culpabilidad y depresión que debe de ser abordado adecuadamente para evitar caer en estados profundos de depresión física y mental.

También son muy comunes en los trastornos del Agua, manifestar cualquier tipo de miedo, y fobias como manifestaciones de una posible deficiencia de la esencia energética de los riñones.

Protocolo de Shiatsu adecuado para reequilibrar la energía del agua

Este es un Protocolo general en el que se excluye la patología específica, por abordarse ésta en un apartado distinto. El ritmo de la presión que ejerceremos para este Protocolo será lento y profundo para tonificar la energía que como corresponde al Agua, se esconde a niveles muy profundos, cerca de los huesos. (salvo en las áreas de congestión “jitsu” en las que deberemos de aplicar una presión superficial rápida, continua y dispersante).

Trabajaremos en este orden: supino, prono y supino y el tiempo estimado para la Práctica de este Protocolo es de 50 minutos.

Protocolo Shiatsu supino

via alquimica3Empezaremos observando el área del Fuego (por encima del ombligo) y del Agua más a bajo del ombligo, Sin ejercer presión pasaremos rápidamente nuestra mano derecha sobre el área del Fuego y del Agua, para sentir si existe frío estancado en el área del Agua.

Presionaremos con pulgares en forma de “A”, el punto del Asentamiento del Agua inmediatamente a un cun y medio de distancia por debajo del ombligo para comprobar si existe energía o vacío. Seguidamente, presionaremos con pulgares en forma de “A”, el resto de unidades energéticas alrededor del ombligo, dividiendo la región en 8 puntos en dirección a las agujas de un reloj, para así poder comparar una sensación genérica en la región dominio del Agua en nuestro cuerpo, el abdomen.

via alquimica4A continuación, generaremos un vaivén desde los pies, de manera que promovamos un movimiento en cadena, a lo largo de toda la estructura ósea. El movimiento ha de ser fluido y constante como el Agua, de acuerdo a las características físicas y psíquicas del receptor, de manera que favorezca una movilización de los fluidos del organismo y afloje la tensión que se acumula en los músculos y ligamentos.

A continuación, presionamos suavemente 5 veces con dedos índice, el ángulo interno del nacimiento del canal de vejiga, 1V para abrir “La Vía del Agua”. Insistiremos más sobre este punto, cuando existan problemáticas de rigidez cervical, vértigos y sequedad de ojos.

Seguiremos presionando con ambos pulgares a la vez, las líneas del Primer recorrido del canal de Vejiga en dirección hacia la región posterior de la cabeza.

Decúbito prono

via alquimica5Alternamos la presión con la palma de las manos, sobre los puntos de la Primera Rama del Canal de Vejiga en dirección hacia la pelvis, y trabajamos de la misma forma, la Segunda Rama del Canal de Vejiga, los Puntos del Psiquismo del Agua.

Presionaremos con ambos pulgares a la vez la línea de puntos “Hia Hi Huato”, entre las apófisis de las vértebras desde la 3ª vértebra dorsal a la 5º lumbar.

Trabajaremos seguidamente el área de la línea media de 3 puntos en el sacro, finalizando con 3 presiones mano sobre mano sobre el sacro.

Sobre la región poplítea de la rodilla, presionamos el punto 10R, punto de tonificación del “yin” de riñón.

Seguiremos abarcando la línea de puntos del canal de Vejiga sobre la región sural en dirección hacia el talón 60V, y en el caso que ésta zona denotara una mayor concentración de “jitsu”, presionaremos con pulgares, en el punto central del sóleo a la altura del 57V, punto de desbloqueo para los problemas de congestión y dolor lumbar.

Trabajaremos la línea media de puntos congestionados de la planta del pie y los puntos ubicados en la región interna del talón, región refleja de riñón y el aparato génito-urinario.

Repetimos el mismo procedimiento desde la pierna derecha del receptor, concentrando una presión lenta y profunda sobre las áreas “kyo”, y rápida y superficial para las áreas “jitsu”.

Flexionaremos las rodillas del receptor y llevaremos suavemente los pies a lado y lado con la intención de movilizar las caderas, 2 veces por cada lado.

Seguidamente nos situaremos sobre las rodillas de frente a la columna para practicar el estiramiento cruzado de apertura del centro energético “mingmen”, la Puerta de la Vida, región de encuentro del “yin” y el “yang”.

Ahora, generaremos un movimiento de vaivén sobre el área de “mingmen”que provoque una liberación de la articulación sacroilíaca y el resto de articulaciones de las piernas.

Seguidamente comprobaremos el estado lleno “Jitsu” – vacío “Kyo” sobre el punto medio del cuadrado lumbar que corresponde al Punto “BenShén” de riñón, la voluntad, el psiquismo del Agua. Ejerceremos una presión lenta y profunda en la exhalación del compañer@ y dejaremos que su propia respiración vaya llenando de energía el área disminuyendo progresivamente la presión hasta sentir que la energía del Agua ha emergido hasta la superficie. Probablemente sintamos la respiración sobre el área y un ligero incremento del calor y la sangre en el área. Podremos estar sobre el punto en cuestión de 3 a 5 minutos.

Finalmente, para unificar la energía del Agua, situaremos nuestra mano izquierda sobre los puntos de emergencia supraoccipital y la mano derecha sobre el sacro, visualizando toda la médula espinal desde el cerebro hasta los cordones nerviosos de la médula espinal. Siente la fluidez del Agua transcurrir por toda la médula, el líquido céfalo-raquídeo, así como la respiración sutil del sacro bajo tu mano derecha.

Decúbito supino

via alquimica6Flexionando las rodillas del compañero, las llevamos hacia el pecho para abrir el centro energético “mingmen” y seguidamente, estiramos las piernas a un ángulo de 70º a fin de favorecer el retorno de la sangre hacia el corazón.

Seguidamente estiraremos suavemente el meridiano de vejiga, del lado más “jitsu”, elevando la pierna y apoyando el talón sobre nuestro hombro, pediremos una contrarresistencia en el que animaremos al receptor a empujar con su talón suavemente nuestro hombro, 5 segundos, y en la relajación y espiración, intentaremos estirar la región poplítea de la rodilla pretendiendo un ángulo de 90º (nótese que no necesariamente se ha de alcanzar un ángulo de

90 grados, basta con abrir respetando la flexibilidad del receptor, el estancamiento del Agua en la región posterior de la pierna).

via alquimica7 Finalizamos estimulando la aurícula y lóbulo como áreas bajo el dominio del Agua y para ello, presionaremos suavemente el lóbulo auricular y después, situamos las palmas de nuestras manos sobre las orejas sin hacer presión, e inmediatamente después, haremos lo mismo suavemente sobre los globos oculares.

Finalmente, finalizamos esta secuencia de tonificación del Movimiento Agua, equilibrando el “Shen”, con una mano en la frente y otra sobre el “hara”.

Lidia Fluxà
Directora de La Escuela de Terapias Naturales
www.flowshiatsu.es