El cambio de hábitos de vida aumenta sobrepeso en la población

990

El cambio de los hábitos de vida propios de las sociedades desarrollados, con comidas rápidas y falta de tiempo para el ejercicio, propicia el sobrepeso entre la población española y hace que preocupe sobre todo que el exceso de peso alcance ya a un 14% de los niños.

Estos fueron algunos de los datos aportados por el catedrático y responsable de servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico San Carlos, Manuel Serrano Ríos, quien explicó en el curso sobre “Nutrición y Seguridad Alimentaria”, que tuvo lugar en El Escorial, que “la obesidad es un mal estado nutritivo” y la antesala de la diabetes y la enfermedad cardiovascular.

La exportación del estilo de vida occidental con el cambio en la dieta (mayor consumo de grasas y azúcares refinados, poca verdura y fruta, y aumento de la ingesta de alcohol) ha llegado ya, según este especialista, a los países en desarrollo, donde se ha exportado la “cocacolonización”. Este nombre sirve para destacar el hábito de consumir bebidas azucaradas, comida rápida y poca fibra, lo que unido a una vida más sedentaria propicia el desarrollo de obesidad, sobrepeso y enfermedad cardiovascular, que es la primera causa de muerte en las sociedades desarrolladas.

También subrayó la relación de la dieta con algunos cánceres como el de colón y recto, en los que está demostrado el beneficio de la fibra para frenar la predisposición genética a desarrollar estos tumores.  Además de la relación entre la nutrición y la salud, el curso aborda también la importancia de la seguridad alimentaria, que pretende garantizar el que los alimentos lleguen al consumidor sin contaminantes de ningún tipo.  La profesora del departamento de Nutrición y Bromatología de la Universitaria Veterinaria, Rosario Martín, señaló que en las sociedades desarrollados como España cada vez son mayores los controles sobre la cadena alimentaria, aunque reconoció que el riesgo cero no existe y que siempre puede haber una crisis alimentaria.

obesidadRosario Martín consideró que los alimentos hoy son más seguros que nunca, a pesar de la contaminación ambiental, ya que existe un mayor conocimiento científico para proteger la salud de los consumidores.  Antonio Rodríguez Artalejo, uno de los directores del curso, titular del departamento de Toxicología y Farmacología de la Facultad Veterinaria de Madrid, destacó la existencia de planes nacionales de investigación de residuos que vigilan el cumplimiento de la normativa en cuanto a seguridad en los alimentos.

Explicó que en las carnes, el riesgo es que se utilicen algunos medicamentos para el engorde de los animales hasta el punto de que puedan llegar a ser tóxicos, aunque subrayó que existen muchos controles.  También hay una estricta vigilancia en los plaguicidas y herbicidas que se utilizan en la agricultura, así como de los potenciales contaminantes derivados de la industria y de otros residuos.

Rodríguez Artalejo apuntó que no siempre lo más natural es lo más sano y que por ejemplo hay más contaminación química en los animales conseguidos en la caza silvestre que en los producidos en granjas.  Como codirector del curso, el profesor Rodríguez subrayó que el principal problema relacionado con la nutrición no es la seguridad de los alimentos, sino el mal uso que se puede hacer de ellos, que hace que a pesar de la mayor oferta se coma peor y aumente la obesidad.