El secreto del Masaje Ayurvédico con piedras

2318

Es una técnica que ha sido utilizada desde hace miles de años, se utiliza en la Medicina Ayurveda para limpiar y rejuvenecer el cuerpo, la mente y la conciencia.

Shila Abhyanga, el masaje ayurvédico con piedras, es una técnica que ha sido utilizada desde hace miles de años por antiguas culturas indígenas a modo de ritual sagrado. En la medicina moderna, es considerada una forma de Swedhana, una serie de técnicas que inducen a la sudoración y que se practican durante el PanchaKarma, el tratamiento de desintoxicación que consta de 5 pasos y que se utiliza en la Medicina Ayurveda para limpiar y rejuvenecer el cuerpo, la mente y la conciencia.

El Ayurveda es una ciencia holística que se originó en la India hace miles de años. Aunque menos conocida que su hermana gemela el yoga, la Medicina Ayurveda va ganando popularidad día a día en occidente, donde lamentablemente, todavía para la gran mayoría no pasa de ser la dieta de moda o si acaso, el nuevo tratamiento de belleza. Pero el Ayurveda, lejos de encasillarse, lucha por conseguir ser reconocida como lo que es, una medicina, un sistema curativo natural, que ha sido reconocido como «la madre de todas las curaciones» y que ha sido y seguirá siendo una gran influencia para otros muchos sistemas médicos.

Hace miles de años, los Rishis, los grandes sabios de la antigüedad védica, observaron que el individuo no era más que una pequeña parte de la naturaleza y que los mismos patrones que sigue la naturaleza sigue el individuo. Así es como nace el Ayurveda, una ciencia que opera a nivel preventivo y que nos enseña a conocernos y a cuidarnos. En definitiva, una ciencia que nace para que los seres humanos podamos descubrir nuestra verdadera realidad interna, para ayudar a las personas sanas a conservar su salud y a las enfermas a recuperarla.

A diferencia de la medicina occidental, el Ayurveda se caracteriza por tratar las causas de la enfermedad en vez de mitigar los síntomas, siempre desde una perspectiva holística y centrada en el tratamiento integral del paciente. Para llevar a cabo su objetivo, utiliza una gran variedad de recursos terapéuticos, que van desde el uso de hierbas, dieta, meditación, yoga hasta los diferentes tipos de masaje. En este artículo abordaremos el Shila Abhyanga, un tratamiento con miles de años de antigüedad y que tiene su origen en las antiguas tradiciones indígenas presentes en casi todas las culturas.

Una terapia caliente y fría

En sánscrito, Shila significa piedra, abh frotar y anga extremidad, de la unión de estas tres surge el Shila Abhyanga, el término con el que se conoce el Masaje Ayurvédico con piedras. En India, la forma más común de utilizar las piedras calientes es en forma de cataplasma, envueltas con hierbas en paños calientes y aplicadas sobre las articulaciones y músculos doloridos. Las piedras son especiales, formadas a partir de lava caliente proveniente de un volcán en erupción. Con el paso del tiempo y después de haber sido expuestas a todo tipo de fenómenos atmosféricos, se condensan en una masa compuesta por minerales y cristales, rica en hierro y que posee una gran capacidad para retener el frío y el calor. Grandes, planas, pulidas y de diferentes tamaños, así son las piedras que se utilizan en este tratamiento y que con ayuda de aceite caliente, el terapeuta o médico ayurvédico (vaidya) desliza sobre los puntos de tensión del cuerpo del paciente. Las piedras ayudan a que el aceite penetre en el tejido, relajándolo y abriendo los poros, mientras el calor favorece la desintoxicación y rejuvenece el cuerpo. Las piedras actúan principalmente en aquellas zonas más propensas a acumular tensión como son los hombros, el cuello y la espalda. Con ellas se estimularán los puntos marma (los puntos de energía vital) y ayudarán a que el prana o energía circule libremente y sin restricciones por todo el cuerpo, liberando la energía bloqueada, mejorando la circulación sanguínea y promoviendo la eliminación de toxinas.

Entre los muchos beneficios que aporta este masaje podemos destacar su efecto sedante sobre el sistema nervioso, la limpieza, tonificación e hidratación. Desde el punto de vista de los doshas, (las tres energías básicas o humores vitales de los que todos estamos constituidos) el Shila Abhyanga ayuda especialmente en casos de desequilibrio del dosha vata que se manifiesta a modo de nerviosismo, gas, hinchazón, ciática, etc. En casos de tención arterial alta, o problemas circulatorios, suele ser recomendable combinar las piedras calientes con las frías. La combinación de ambas tiene un poder descongestionante, calmante y refrescante sobre el cuerpo y estimulante sobre la mente. Ante el calor y las altas temperaturas, aplicar las piedras en frío ayuda a refrescar el cuerpo y a aliviar los sofocos. Las piedras frías se aplican principalmente debajo de los ojos si queremos aliviar el cansancio, en la zona de los senos nasales en casos de congestión o en la zona abdominal en casos de malestar menstrual. Cuando se produce una lesión deportiva, como una tendinitis o un esguince, se puede reducir la inflamación aplicando las piedras en frío sobre los músculos o articulaciones doloridas

Contraindicaciones

Como cualquier otro tipo de tratamiento, el Shila Abhyanga posee ciertas contraindicaciones que no debemos obviar. No es recomendable su aplicación en casos de enfermedad infecciosa de la piel, erupciones cutáneas, heridas, tumores, fracturas o cuando se acaba de someter a un tratamiento de radio o quimioterapia. Si estás embarazada o sufres problemas cardíacos, mejor consultar primero con un médico ayurvédico antes de someterte a este masaje. Además en casos de pacientes que sufren de estados febriles, resfriados, tensión arterial baja o alta, diabetes o cualquier otra enfermedad grave, es necesario consultar con un experto, ya que algunas enfermedades pueden llegar a reducir la eficacia de este tratamiento o simplemente ser contraproducente para el estado de salud del paciente.

El cuerpo es el templo sagrado del alma. La respiración, el sueño, la dieta y el yoga son los cuatro grandes pilares que sustentan y nutren el cuerpo, la mente y el alma. Las plantas, flores, las hojas, las piedras… todo en el cosmos y la naturaleza tiene un poder curativo, el Ayurveda simplemente nos enseña a utilizarlo.

Eider González
Directora y editora de Yoga&Ayurveda Magazine
www.yogayurvedamag.com