Regresión hipnótica a vidas pasadas

3258

La posibilidad de hacer una regresión a una vida pasada es algo que fascina a mucha gente por el aire misterioso que envuelve esta afirmación. Actualmente se aplica en muchas consultas para buscar la causa de los trastornos emocionales.

Ricardo Bru es conocido y destaca la primera experiencia telepática retransmitida en directo por televisión, que se realizó en la pirámide de Keops. Además con su grupo de sensibles españoles, bajo regresión hipnótica, trataron de sintonizar con la historia «oculta» de esta enigmática construcción.

«Se ha observado que las personas que presentaban un estado de conciencia alterado podían acceder a recuerdos olvidados, viajando de alguna manera en el pasado. Una regresión es la técnica que consiste en el recuerdo de algo que ya ha sucedido. Permite ir hacia atrás en el tiempo para revisar ambientes y problemas clave».

La hipnoterapia puede usarse para la recuperación de una situación traumática. Llegando a la causa del problema presente, viendo el origen. Durante la sesión, un sujeto puede revivir una escena de un modo inmediato o puede considerar el acontecimiento del pasado desde su perspectiva presente, sin traumas y analizando qué fue realmente. Dentro de las regresiones pueden producirse algunos fenómenos, en los que la persona siente experiencias que suceden en otro tiempo o lugar, presente o futuro.

Una experiencia real en uno de sus talleres: Marga, se presta voluntaria para la experiencia:

«No debes hacer nada ni notar nada especial, ni quedar bien conmigo. Simplemente, lo que sentirás es –diferente». 

Estos son los primeros consejos que recibió Marga, voluntaria para la sesión de regresión en el hotel donde Ricardo Bru, imparte uno de sus cursos. Podría asemejarse a un proceso de relajación, y de hecho lo es pero muy profunda. Tanto que no sólo el «hipnotizado» sino también los testigos nos encontramos en un nivel de experiencia que nos cautiva poderosamente y que nos impide prestar atención a otra cosa que no sea la experiencia es como si nos atrapara y no pudiéramos dejar de observar.

Ahora empezaremos la relajación. Junta las piernas y cierra los ojos. Respira profundamente y cuando cuente hasta tres quiero que te concentres sólo en mi voz. Recuerda que no es una orden, es una sugerencia. Ahora simplemente es una relajación muscular. Todo el cuerpo se afloja y se distiende. La cara, el hombro, la muñeca… todo está relajado. Siente cada vez más el bienestar. Ahora quiero que aprietes el puño y pienses que toda tu mano está cogiendo algo con fuerza. Nota la rigidez en tu brazo derecho, mientras el otro está totalmente distendido. Y, cuando cuente hasta tres, quiero que lo subas a la altura del hombro. Mientras lo vas subiendo, nota la rigidez. Concéntrate en mi voz. La única cosa que te tiene que interesar ahora es la relajación. La sensación de descanso.

Marga cumple al pie de la letra lo que le dice mientras pensamos: ¿está hipnotizada? Aun creyendo que no «duerme», la duda aparece. ¿Cómo es posible que mantenga el brazo rígido durante tanto tiempo? Es imposible que lo hiciera sin la sugestión. Ricardo nos ha comentado antes que no habría órdenes y Marga, no se siente obligada a hacer nada en contra de su voluntad. Pero su brazo sigue rígido aún, y sus ojos están entornados como si durmiera profundamente. El resto del cuerpo parece flotar.


Recuerda qué hiciste hace un año. Observa dónde estás. Más atrás, cuando tenías quince años, doce… cuando tenías cinco, dos…

regresiones-hipnoticas-vidas-1

Con Marga, en la experiencia 

Estás en el vientre de tu madre…». La regresión sigue su curso. Observamos sus movimientos, nada bruscos, mientras se encoge como si estuviera adoptando la posición fetal. ¿Qué debe tener ahora en la mente? La sesión, tras unos minutos de introspección y silencio, llega a su fin con una orden pausada.

«Vuelve hacia adelante, despacio. Vuelves a estar aquí. Cuando cuente hasta tres, abre los ojos».

Poco a poco los abre, como si se levantara de una suave siesta que ha durado apenas quince minutos. Ella cuenta lo vivido, sus recuerdos. Las imágenes que ha visto de su vida las observó desde una perspectiva diferente y novedosa, como si estuviera viendo un documental sobre ella misma y le resultará muy interesante.

Algo aparece, dejándonos sin habla: Marga tiene la conciencia de que su madre ya fallecida le ha dado un mensaje en la regresión.

Reflexión del terapeuta

La regresión se utiliza con éxito, para muchos casos de duelo pero es curioso señalar que los mensajes desde ese «otro lado» se dan con mucha frecuencia. Algunas veces no aportan datos significativos pero en otros los resultados son impresionantes: describir el lugar exacto de un objeto perdido, dar una noticia anticipada en el tiempo y sentir los olores de esas personas, por ejemplo de su perfume habitual. La cosa se complica cuando los observadores de la hipnosis también sienten ese olor.

Este aspecto, el contacto con los seres queridos es la parte más inquietante pero más fascinante de las regresiones.

En el caso de Marga lo que recibe de su madre, es la sugerencia de reconciliarse con su hermano.

De la charla hemos sacado varios puntos clave: los recuerdos de la infancia son más claros que los de un pasado inmediato y cuanto más atrás en el tiempo, más se incrementan los sentidos.

El detalle más sorprendente fue que imaginándose en brazos de su madre, con apenas dos años, sentía el contacto físico por encima de cualquier otra sensación, al igual que un niño de esta edad que no repara en voces ni imágenes. Sin duda es la huella real, única, que queda escondida en nuestra memoria de adulto. Una esperanza, saber que podemos revivir estos momentos para hacernos sentir bien.

Ricardo solicitó a Marga que se relajara y se concentrará sólo en su voz, «no intervino» ningún otro factor externo en la experiencia.

regresiones-hipnoticas-vidas-2

Pregunta: ¿Cómo es que la hipnosis está todavía poco aceptada?
Respuesta:
es muy fácil, la gente no se lo cree. Dicen: «mira qué interesante», cuando sale por televisión. Pero al apagarla siguen siendo escépticos.

La hipnosis, además de descubrir los espacios mentales tiene unas aplicaciones prácticas muy útiles, destacaremos las siguientes:

  • Para dejar el tabaco y en la mayoría de dependencias, hacia todo tipo de drogas resulta muy útil la utilización de la hipnosis para la modificación de la conducta.
  • Con el objetivo de adelgazar o mantener un control alimentario saludable, y en sus extremos: anorexia y bulimia, podemos utilizar la hipnosis para ayudar a cambiar la conducta hacia hábitos saludables.
  • Como motivador en el deporte y los estudios, para alcanzar los objetivos de competición necesitamos una fuerte motivación.
  • Con las regresiones podemos superar el duelo pero también, reconsiderar situaciones enquistadas o no resueltas en el profundo inconsciente.

Finalmente los trastornos del tipo emocional, que provocan un profundo sufrimiento, pueden mitigarse con la hipnoterapia o bien solucionarse, si el problema era de conciencia.

Ricardo Bru
Profesor de Hipnosis
www.ricardobru.com