Tuina Pediátrico: Masaje Chino Infantil

2711

Existen diversos tipos de masajes para bebés y niños los cuales buscan a través del tacto generar estimulaciones en lugares o puntos específicos para generar un bienestar. El enfoque de estos masajes varía entre unos y otros. Así, podemos encontrar masajes que centran su atención en la estimulación temprana, en fortalecer la relación entre bebés y cuidadores (generalmente madres & padres), a la relajación, a fortalecer la salud y/ o tratar enfermedades específicas, entre otros. Esta gran variedad permite a padres y cuidadores elegir para sus pequeños el masaje que más se acerque a sus necesidades.

Una de las ramas de masaje para niños centrada en el fortalecimiento de la salud y tratamiento de enfermedades es el Tuina Pediátrico o Masaje Chino InfantilUna técnica nacida dentro del marco la Medicina Tradicional China (MTC), usando estos fundamentos para hacer diagnóstico y tratamiento. Es realizado a niños entre los 0 y los 7 años con un gran efectividad y en niños mayores en combinación con otras técnicas como la acupuntura.

El Tuina Pediátrico es bastante popular en china, sin embargo, en nuestros países occidentales no es tan conocido como la acupuntura u otras terapias de la MTC. Esta técnica data de muchos años, alcanzando un amplio y profundo desarrollo durante las dinastías Ming (1368 – 1644 D.C) y Qing (1644 – 1912). Desde aquellos tiempos, e incluso antes, los doctores chinos observaron que los niños tenían un funcionamiento fisiológico y unas necesidades diferentes de los adultos; que enfermaban rápido, pero sus cuerpos también respondían rápido a los tratamientos y a través de masajes sencillos podían acceder y estimular puntos-zonas contribuyendo en poco tiempo a alcanzar estados de salud.

Cabe mencionar que, para la Medicina China la enfermedad es una manifestación de un desequilibrio entre Yin y Yang, y puede darse por causas internas o por invasión de factores del exterior, como el frío, el calor, la humedad, etc.; igualmente, estos desequilibrios manifiestan excesos o deficiencias en el niño, datos de gran importancia para el terapeuta al momento de prescribir un tratamiento.

Para realizar el diagnóstico, el terapeuta realiza una serie de preguntas a los cuidadores y al niño (cuando ya puede hablar) e inspecciona al pequeño. El color, la calidad y la frecuencia de las excreciones (heces, orina, sudor, vomito, etc.), son uno de los pilares del diagnóstico, al igual que el apetito y el sueño, datos no menores. También presta atención a la complexión (tez – la cara del menor, identificando si está pálida, roja, etc.), el pulso, la lengua y la circulación sanguínea en la mano. La información obtenida en conjunto con los síntomas o motivo de consulta, permitirán establecer un sindrome conforme a la MTC.

Una vez se finalice con estos pasos, se procede a establecer el tratamiento, una prescripción que contiene una selección de puntos, zonas y manipulaciones (entre 10 y 20), generalmente realizadas en un orden esquemático, iniciando en cara y cabeza, seguido por los brazos y manos, luego el torso, las piernas y pies y finalmente la espalda. Todas y cada una orientada a tratar un síntoma en particular o contribuir a restablecer el equilibrio y fortalecer los sistemas para mejorar la salud. La prescripción se modificará en función de la evolución del niño con el tratamiento.

Hoy en día, es muy común ver en China padres y abuelos que llevan a sus pequeños al hospital buscando atención médica exclusivamente con masaje pediátrico, debido a sus múltiples ventajas, algunas de ellas son:

  • No tiene efectos secundarios
  • Es un tratamiento externo, no requiere la ingesta de medicamentos
  • Generalmente no es doloroso
  • Es rápido, entre 15-25 minutos cada vez dependiendo de la edad (entre más grandes, requiere de más tiempo)
  • Los padres pueden cargar a sus bebés mientras el terapeuta realiza las manipulaciones -incluso algunos bebés son alimentados o duermen mientras se les realiza este masaje
  • Es fácilmente aceptado por los niños
  • Algunas de las manipulaciones son aprendidas por los cuidadores para ser repetidas en casa.

Así como se pueden encontrar múltiples ventajas, el Tuina Pediátrico tiene un amplio rango de aplicación clínica, tanto en prevención como en tratamiento de enfermedades, que pueden ir desde un simple resfriado hasta parálisis cerebral, acotando en la mayoría de casos resultados increíbles.

En la consulta, su práctica es comúnmente orientada al fortalecimiento de la salud, también a tratar problemas digestivos como constipación, diarrea y poco apetito; problemas respiratorios: como resfríos frecuentes, tos, gripe, asma, cuadros alérgicos etc.; problemas o dificultades en el desarrollo, otros como trastornos del sueño, enuresis, llanto nocturno, torticolis, dificultades de atención, entre otros. En la literatura científica, se pueden encontrar infinidad de investigaciones que aportan y respaldan la práctica del Tuina Pediátrico y su efectivad.

Finalmente, se puede concluir que el Tuina Pediátrico o Masaje Chino Infantil es una perfecta alternativa para tratar problemas de salud de los más pequeños. se recomienda la búsqueda de un profesional idóneo para esta práctica. Recordando igualmente un equilibrio en la alimentación, el ejercicio y juego, sumado a rutinas de cuidado, hacen la combinación perfecta para mantener niños saludables física y emocionalmente.

Elsa Sandoval Tangarife
Master en Medicina Tradicional China
Universidad de Medicina China de Nanjing – China
www.facebook.com/espaciomtc/