El yoga terapéutico aplicado a los problemas de salud

1195

Yoga terapéutico – Nuestra sociedad dispone cada vez más de recursos y centros orientados al cuidado del cuerpo y el bienestar donde se ha dado un salto cualitativo del Fitness del S. XX al Wellness del S. XXI según recoge una publicación en el periódico El País en 2011 los centros son de carácter integral y buscan el bienestar de la persona los cuales cada vez están más concienzados en la práctica del deporte para la salud. Según datos del CIS del 2011 la práctica deportiva en España ha subido un 20% en 20 años y un 26% de los practicantes se incluyen dentro de centros deportivos donde existen unos 12.000 centros según cálculos de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID).

Las actividades más demandadas son el Yoga el Pilates y el ciclo indoor. La tendencia a la participación masiva de personas en estos espacios con disciplinas donde pueden participar un promedio de 30 a 40 personas por sesión pueden acarrear serias lesiones –a pesar del binomio deporte-salud–  cuando no son correctamente supervisadas al padecer posibles alteraciones estructurales o morfológicas de carácter subclínico (sin sintomatología aparente) y que el usuario desconoce. El hecho de una aparición supuestamente de forma espontánea de una lesión mientras se practica deporte puede conllevar la asociación del deporte como algo perjudicial para la salud.

En la encuesta sobre la salud que realiza periódicamente el INE en los años 2011-2012 la dimensión que presenta problemas con mayor frecuencia en el momento de la entrevista de la persona era el dolor-malestar que afectaba al 24,8% de la población de 15 y más años. El 3,9% sufría dolor fuerte o extremo y el 20,9% padecía malestar moderado o leve. La ansiedad-depresión afectaba al 14,6% y los problemas para caminar al 13,9%. Estos datos son similares a los recogidos por el proyecto ESE-MeD España en 2005 (Haro et cols.) en un estudio epidemiológico donde se reflejó que el 19,5% de las personas estudiadas presentaron un trastorno mental en algún momento de su vida y un 8,4% en los últimos 12 meses (prevalencia-año). Los trastornos más frecuentes eran el episodio depresivo mayor, la fobia específica, el trastorno por abuso de alcohol y la distimia.

Los datos descritos permiten formular una serie de necesidades y proponer herramientas que fomenten el empoderamiento de las personas y la capacitación para ejercer de forma autónoma y responsable la actividad física. El ejercicio debe ser una forma simultánea de desarrollar el ocio y de mantener-recuperar la salud. Sin embargo las disciplinas que se practican en los centros y por mi experiencia profesional en muchos casos no pueden aconsejarse para personas con ciertos problemas de salud dado que existen limitaciones que impiden el correcto ejercicio o puede incrementar el poder de la lesión. Estos problemas vienen dados por ejercicios con rango del movimiento de la articulación fuera de lo correcto fisiológicamente hablando sobre carga de cadenas musculares que afecta a la persona ya lesionada, aspectos actitudinales o de exigencias de ciertas disciplinas, etc.

Se sobreentiende el Yoga como una actividad física que per se es terapéutica por lo que enunciarla como Yoga terapéutico debería ser redundante. Sin embargo disciplinas como Yoga, Pilates o Qi Jong no fueron formuladas en sus orígenes desde un punto de vista científico generando varios tipos de disciplinas donde cada cual se desarrolló según sus propias raíces epistemológicas. ¿Cuanto tiempo debe mantenerse una postura de Yoga? Una pregunta tan sencilla se complica en su respuesta dependiendo el tipo de Yoga del cual hablemos variando desde 10 segundos hasta 15 minutos en una sola postura que debe aguantar la persona. Sin embargo desde la perspectiva científica una contracción isométrica no debería superar los 5 a 10 segundos.

¿Esto significa que una persona con problemas de salud no puede hacer Yoga? ¡Ni mucho menos! Es perentorio presentar una propuesta que permita tras un diagnóstico exhaustivo el ejercicio del Yoga a aquellas personas que por limitaciones e incluso queriendo no pueden acceder a clases normales. El Yoga terapéutico se formula como una disciplina dirigida por un profesional de la Salud cualificado que permite mantener recuperar o mejorar la salud de la personas a partir de la prescripción de ejercicios isométrico, técnicas de meditación, respiración, etc. Debe responder a unas pautas y consejos que permita no aumentar el dolor ni la lesión de la persona en respuesta al principio Primum non nocere hipocrático. El Yoga como fuente de salud ha sido estudiado de forma científica observándose mejorías en múltiples campos de la medicina (tratamiento en las adicciones, trabajo sobre el suelo pélvico, promoción de la salud, etc.). Una búsqueda aleatoria en Pubmed (base de datos médica y de investigación) en 2014 arroja un valor de 2.632 artículos con la palabra clave Yoga sin embargo ningún estudio analiza cuántas personas han podido lesionarse o aumentar su lesión tras el ejercicio de ciertas posturas en Yoga. A diferencia de otras disciplinas más actuales y modernas el Yoga es la única disciplina que dispone integrada de un arsenal terapéutico que incluye en su repertorio técnicas posturales (asanas) de meditación (mueras, manteas, visualización) que se acompañan de diversas técnicas de respiración o Pranayamas y que apoyan de forma complementaria la educación para la salud del paciente a través de la mejora de hábitos como la alimentación o el descanso.

El Yoga terapéutico se sustenta sobre el mecanismo de tensión y relajación que desempeña el cuerpo sobre las diferentes cadenas musculares que recorre todo el organismo y que ha sido desarrollado por corrientes como la Técnica Mezieres la GDS reeducación postural global pero que sin embargo ya fue descrita hace más de 2.500 años por la MTC (Med. Trad. China) y el Ayúrveda en forma de Nadis o Meridianos. En el ámbito de la salud somos el resultado de nuestro día a día nuestro cuerpo responde a la premisa principal de Sine Dolore por lo cual adopta posturas antiálgicas con lo que vamos padeciendo cada vez más contracturas de la cadena paravertebral y del resto de cadenas musculares y articulares que conforman el ser humano dado que funcionamos como un sencillo sistema el-yoga-terapeuticode palancas. Dicho sistema de palancas se perturba en función de las tensiones mecánicas que se producen en el organismo. Estas tensiones son reguladas por el Sistema nervioso y se expresan por un aumento del tono muscular y una retracción o densificación del tejido conectivo la fascia. Esto va a afectar la movilidad de las articulaciones y cadenas musculares lo que afectará a la circulación generando una mala vascularización del tejido.

Pero esta alteración mecánica no se produce sólo sobre el sistema músculo-esquelético influyendo sobre la movilidad del LCR en la médula espinal y también sobre el sistema visceral. Como decía antes este sistema de trabajo fué postulado desde el ámbito de la fisioterapia por profesionales como Jean Pierre Barral o Mezieres desarrollando posteriormente ámbitos de trabajo sobre cadenas musculares por diferentes disciplinas

El Yoga es una disciplina reconocida en la medicina rehabilitadora sobre el aparato locomotor. La conocida revista internacional en alteraciones de la Columna Spine aloja estudios sobre la eficacia del Yoga en el ámbito de la medicina rehabilitadora. Dr. Williams et al. (2009) describen en Evaluation of the Effectiveness and Efficacy of Iyengar Yoga Therapy on Chronic Low Back Pain sus conclusiones: el yoga mejora la incapacidad funcional la intensidad del dolor y la depresión en los adultos con lumbalgia crónica. También hubo una tendencia clínicamente importante para el grupo de yoga para reducir su uso de medicación para el dolor en comparación con el grupo de control.

A diferencia de otros sistemas que trabajan sobre aspectos físicos el Yoga va mucho más allá del trabajo sobre el aparato locomotor. Telles Meesha et al. (2009) describen en su estudio An evaluation of the ability to voluntarily reduce the heart rate after a month of yoga practice los mecanismos para determinar si usuarios noveles en la práctica del yoga eran capaces de reducir voluntariamente su ritmo cardíaco y si mejoraba tras 30 días de práctica. Se observó que en el grupo yoga la frecuencia cardíaca basal y también la frecuencia cardíaca más baja obtenida voluntariamente durante los 6 minutos habían disminuido significativamente entre los días 1 y 30. Tal disminución representaba en promedio grupal 10,7 y 6,8 latidos/minuto respectivamente (p < 0,05 Wilcoxon paired signes ranks test). Por el contrario en el grupo control no se observaron cambios significativos de la frecuencia cardíaca basal ni de la frecuencia voluntariamente disminuida entre los días 1 y 30. Estos resultados sugieren que el yoga puede ayudar a que los practicantes encuentren estrategias propias para reducir la frecuencia cardíaca con eventuales aplicaciones terapéuticas.

Todos los estudios tienden a concluir que los resultados óptimos y cambios significativos en la salud suceden a partir del ejercicio constante a partir del mes. Telles y cols. (India) crearon un grupo caso-control con 28 niñas con diagnóstico de ansiedad las cuales intervinieron en un grupo de yoga durante seis meses. Ambos grupos presentaron una disminución de la frecuencia cardíaca de reposo con respecto al principio (test de Wilcoxon) pero el grupo de yoga presentó asi mismo una disminución de la frecuencia respiratoria lo que indica una disminución estable del estado de ansiedad y de estrés.

En resumen nos encontramos en el siglo del fitness y de la búsqueda del bienestar a través de la mejora de la salud el Yoga se sustenta per se como una fuente de mejora de la calidad de vida humana en personas en óptimo estado de salud. Sin embargo cualquier persona que acceda al ejercicio de una disciplina de forma habitual debería ser candidata a un estudio previo que analice los posibles riesgos sujetos al ejercicio de la actividad y adecuar de forma individualizada los posibles ejercicios. En caso de problemas de salud los grupos de Yoga deben de ser lo más homogéneos posibles.

Pedro Rodríguez Picazo

Dir. Medintegra Salud. Especialista en Medicina Natural. Yoga Terapéutico

www.medintegra.es • www.e-natura.info