Las nueces reducen el riesgo de infartos

1993

Las dietas saludables deben incluir frutos secos, y entre ellos los mejores son las nueces, según Emilio Ros, Jefe de la Unidad de Lípidos del Hospital Clínic de Barcelona, quien ha presentado un estudio que señala que este fruto seco mejora la dilatación de las arterias y reduce el riego de infartos.

El estudio, elaborado por científicos del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IDIBAPS) del Hospital Clínico, y financiado por la asociación de productores de fabricantes de nueces de California, asegura que sustituir las grasas monoinsaturadas por nueces restablece la función endotelial, que es la propiedad que tienen las arterias de dilatarse para transportar más sangre cuando hay un aumento de demanda.

Estudios anteriores ya habían señalado que la nueces disminuyen el colesterol, pero ésta es la primera vez que se confirma que un alimento completo, y no sus ingredientes por separado, es cardioprotector y tiene un efecto tan beneficioso para la salud.

Nueces y colesterol

En el trabajo de investigación que se ha presentado han participado 21 hombres y mujeres de 25 a 75 años, con el colesterol alto, que han seguido dos tipos de dieta, una  editerránea para reducir el colesterol, y otra similar en calorías, en las que una parte del aceite de oliva que consumían se había sustituido por 8-13 nueces diariamente. Todos los participantes siguieron cada dieta durante cuatro semanas, y al final se les hizo un estudio que puso de manifiesto las cualidades de la dieta con nueces.

El doctor Ros ha remarcado que las nueces también reducen las concentraciones
de las moléculas de adhesión que son dañinas para las arterias y que se asocian con el desarrollo de la arteriosclerosis, que es como se denomina al endurecimiento de las arterias producido por el envejecimiento y que acelera algunos factores como el aumento de colesterol. El estudio, publicado en la revista Circulation de la Asociación Americana del Corazón, concluye que las nueces deben formar parte de una dieta sana.

Según Ros, al comparar las dos dietas estudiadas, se ha visto en la que incluía nueces un incremento del 64% de la vasodilatación dependiente de endotelio, y una reducción del 20% de los niveles de la molécula de adhesión a células vasculares.

Las nueces se diferencian de otros frutos secos por su alto contenido en ácido alfa-linolénico (ALA), un ácido graso omega-3 de origen vegetal que podría tener propiedades contra los ateromas. También contienen L-arginina, un aminoácido a partir del cual el
cuerpo fabrica óxido nítrico, que es un potente compuesto que dilata la arterias. Las nueces son además particularmente ricas en gama-tocoferol, un tipo de vitamina E con efectos vasculares protectores. A las personas que tienen factores de riesgo de enfermedad cardiovascular como fumar, colesterol alto, diabetes, hipertensión y obesidad, entre otros,
sus arterias no se le dilatan de forma adecuada cuando lo necesitan, lo que se llama disfunción endotelial, y en estos casos la ingesta de nueces es especialmente eficaz.

El doctor Ros ha remarcado que en las pieles de las semillas y los cereales es donde hay mayor concentración de antioxidantes y moléculas buenas, y que el hecho de que la nuez se coma con la piel que la protege es uno de los factores que explica sus cualidades.
También ha remarcado que los estudios se han efectuado con nueces de California, que están más hidratadas que las españolas, pero que los beneficios son extrapolables a todos estos frutos secos.