El noni, una fruta milenaria

369

¿Qué es el Noni?

Noni es el nombre común hawaiano para la planta de la fruta Morinda Citrifolia, la cual pertenece a la familia de las rubiáceas. Nativo del sureste de Asia, se encuentra desde el este de Polinesia hasta la India y naturalizado en el México, Panamá, Colombia, Venezuela y a través del Caribe.

Su nombre científico es Morinda citrifolia Linn (Rubiaceae) y ha iluminado los ojos de los investigadores en el ámbito mundial desde finales del siglo pasado, donde numerosos estudios etnomédicos revelan las cualidades beneficiosas del fruto de noni (González y González, 2003).

Entre sus características botánicas, podemos señalar que el noni es un arbusto o árbol pequeño (de 3 a 10m de altura) perenne, con abundantes hojas elípticas y anchas de color verde y ligeramente fuertes o carnosas. La fruta del noni es pulposa, blanca o verde claro, de forma ovalada, de 3 a 10 cm de largo y 3 a 6 cm de ancho con apariencia de una papa y con arrugas y puntos marrones similares a los de una piña. Como curiosidad añadimos, que es posible encontrar frutos en sus diferentes estados de madurez en una misma rama al mismo tiempo.

Usos Tradicionales

El noni ha tenido una gran tradición no solo como planta medicinal, sino también como planta para teñir y como alimento en muchas poblaciones aborígenes.

La fruta Morinda Citrifolia cruda o cocida es parte de la dieta de poblaciones aborígenes de la Polinesia y Australia. El consumo del noni ha sido limitado en épocas de hambruna debido a su sabor y olor ligeramente desagradable.

En cambio, su uso como tinte fue más popular que como alimento. A mediados de la década de los 50, fue utilizado para teñir una serie de materiales en Europa, Asia y Polinesia. Las raíces fueron usadas para producir tintes amarillos y rojos. Esto se debía a la presencia de derivados de antraquinonas en las raíces y los tallos.

¿Qué dicen los estudios realizados?

En un estudio realizado por Dixon et al., 1999, en medicina complementaria y tradicional en Hawai con 185 participantes, reveló que el noni fue la segunda planta más popular utilizada en remedios herbales para tratar diferentes enfermedades y mantener en general una buena salud. El consumo de noni se situó por encima del ajo, el ginseng y zacate de limón.

Principalmente, es utilizada para estimular el sistema inmune y contra infecciones bacterianas, virus y hongos, e incluso para prevenir la formación y proliferación de tumores.

En numerosos estudios clínicos, el noni ha sido asociado con el alivio de la artritis y la diabetes. Muchos de ellos reportan que esta capacidad de controlar enfermedades está asociada a la presencia de componentes como escopoletina, óxido nítrico, fibra, esteroles alcaloides y su potencial antioxidante (Solomon, 1999) que promueven las funciones normales del cuerpo.

El jugo de la fruta tiene alta demanda como medicina alternativa para combatir varias enfermedades como la artritis, diabetes, presión alta, dolores musculares, dificultades menstruales, jaquecas, SIDA, cáncer, úlceras, depresión, arteriosclerosis, entre otras (Wang et at., 2002).

Algunos usos medicinales de Morinda Citrifolia en el sureste de Asia y Polinesia (Morton, 1992; Dixon et al., 1999) según la parte de la planta y forma de uso, tiene aplicaciones médicas tales como: problemas de encías, tuberculosis, antihelmíntico veterinario, diabetes, presión alta, efecto purgante, molestias en los ojos, diviesos en la piel, dolores reumáticos, inflamaciones en la piel, resfriados o neuralgias, úlceras o gota, hinchazón, hemorragias internas o enfermedades del hígado, malaria e hipertensión.

Composición química del noni

Se han identificado un número importante de componentes en la planta del noni. Algunos de ellos son: escopoletina, ácido octanoico, potasio, vitamina C, terpenoides, alcaloides, antraquinonas (como nordamnacantal, morindona, morindina, rubiadin, entre otros), ß-sitosterol, carotenos, vitamina A, ácido linoleico, alizarina, acubina, ácido caproico, ácido caprílico, rutina y proxerinona (Wang et al., 2002).

Del sureste asiático a Tenerife

Para el cultivo del noni, es fundamental considerar la información agroclimática, teniendo en cuenta registros locales de la altura del sitio de producción, la temperatura del aire, el viento, la luz solar, la precipitación pluvial y las características del suelo, como la profundidad, pendiente, drenaje, pH y los requerimientos de nutrientes.

Después de un intenso periodo de ensayos y experimentación, estudios y análisis, ha surgido un equipo que se ha convertido en el primer productor de noni ecológico 100% europeo, Brahmavitta, quien ha logrado cultivar el fruto en la Isla de Santa Cruz de Tenerife, en las Islas Canarias, con las condiciones ideales para cultivar noni de forma ecológica y sostenible. Gracias al sustrato volcánico y las condiciones climáticas que favorecen la maduración del fruto.

El proceso de fruto a zumo

Una de las maneras más comunes de consumir noni es en zumo.

Brahmavitta, ha desarrollado un sistema único e innovador para obtener su zumo, de manera que conserva las propiedades del fruto sin que se pierda durante el proceso.

Se trata de un sistema de microfiltrado que separa el zumo de cualquier impureza que pudiera llevar el fruto (microorganismos, hongos o esporas) para que el resultado conserve los nutrientes que de por sí contiene la fruta en estado natural.

Además de conseguir un zumo con más propiedades al no ser pasteurizado, procede de agricultura ecológica lo que significa que está totalmente libre de pesticidas y químicos potencialmente peligrosos para la salud.

Consumir zumo de noni

A pesar de ser un zumo de fruta natural, no se consume igual que un zumo de naranja, por ejemplo. Existe una cantidad recomendada que es de 30mL al día y los efectos de su toma son efectivos desde la primera toma, aunque en tus resultados analíticos no lo verás hasta los tres meses.

Tomar zumo de noni a diario, asegura un aporte regular de muchos de los elementos y nutrientes que tu cuerpo necesita para gozar de una buena salud. Su especial concentración de minerales, vitaminas, esteroles naturales y flavonoides, lo convierten en un poderoso antioxidante.

El noni es un fruto natural, y a pesar de tener diversos beneficios para la salud, no se trata de un medicamento, por lo que no debe sustituir nunca una medicación recetada por tu médico.

Francisco Javier Fernández del Pino
Director General en Brahmavitta
www.brahmavitta.com
@nonishots