¿Qué nos aporta la Medicina Tradicional Ayurveda en nuestra vida moderna?

192

Miles de años de observación de la armonía natural y de práctica médica constituyeron la Medicina Tradicional Ayurveda, el más antiguo sistema médico del mundo. Actualmente está muy extendido, ya somos millones de personas las que en todo el mundo la incorporamos en nuestra vida diaria. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido explícitamente el valor de la Medicina Tradicional Ayurveda y la necesidad de incluirla en el sistema de salud actual; de hecho, Ayurveda se encuentra en la categoría de medicina complementaria como un sistema médico holístico con evidencia empírica y científica, cuyo objetivo es integrar el cuerpo, la mente y el espíritu para prevenir y tratar enfermedades. La llegada del Ayurveda a occidente es fruto de la globalización e internacionalización del conocimiento; cada vez el mundo está más conectado y sólo es posible evolucionar cooperando e integrando esta sabiduría que sigue vigente hoy en día.

En el idioma sánscrito “Ayur” significa vida y “Veda” conocimiento. Literalmente, la palabra Ayurveda significa “la ciencia de la vida” y tiene como objetivo recuperar y mantener el equilibrio para tener una buena calidad de vida. Según el Ayurveda, estamos formados por los cinco elementos (aire, fuego, agua, espacio y tierra) y éstos se combinan y manifiestan en el cuerpo como tres bioenergías o humores biológicos conocidos como “Doshas” y son tres: Vata, Pitta y Kapha. Sin ellos no sería posible el milagro de la vida porque no se producirían los procesos necesarios de movimiento (Vata), transformación (Pitta) y cohesión (Kapha). Todos estamos formados por estos tres “Doshas”; sin embargo, en cada persona predomina más uno u otro, por ello cada persona es única. Nuestra anatomía, nuestra fisiología, nuestra forma de digerir y metabolizar los alimentos, nuestra forma de pensar y relacionarnos… todo ello está determinado por la proporción de “Dosha” que predomina en nosotros. Ayurveda se centra, por tanto, en el paciente y no en la enfermedad, en la prevención como eje fundamental de salud y nos propone un estilo de vida basado en la alimentación saludable, los masajes, la respiración, la meditación y el yoga.

Según el Ayurveda se considera que una persona se encuentra en un estado de salud cuando se dan las siguientes condiciones:

  • Los tres “Doshas” han de estar en equilibrio, acorde a la constitución ayurveda de la persona.
  • Espíritu, mente y cuerpo han de estar en perfecta armonía y coherencia.
  • Todos los tejidos del cuerpo han de estar nutridos. Estamos renovando continuamente nuestras estructuras corporales y por ello es necesario que el proceso de nutrición sea completo.
  • Los canales que comunican las células y los tejidos entre sí han de estar limpios y despejados. Canales obstruidos pueden provocar enfermedades neurológicas, cardíacas, vasculares, inflamación, así como fallos en la regeneración del cuerpo.
  • Los residuos han de ser eliminados correctamente a través de las vías de eliminación: orina, heces y sudor.
  • El fuego digestivo o “agni” (lo que en occidente se conoce como ‘metabolismo’) ha de funcionar correctamente. El mejor síntoma de su buen funcionamiento será tener un buen apetito. Si el “agni” se debilita, la digestión y los procesos metabólicos se alteran, dando lugar a procesos incompletos que ocasionan la acumulación de toxinas en el cuerpo.

En la sociedad moderna se están presentando cada vez más enfermedades producto de la sociedad de consumo. Además, el nivel creciente del estrés conlleva a un desgaste de la persona en todas sus formas —emocional, físico y químico. Entre los agentes estresantes de nuestra época destacan la intensidad y la frecuencia de los cambios, nuestra capacidad de adaptación, la frustración, la sobrecarga de tiempo, el exceso de responsabilidades, la falta de apoyo, las expectativas demasiado grandes con respecto a nosotros y al entorno, la soledad, la alimentación, el tabaquismo, el ruido, la autopercepción y la autoestima y las complicaciones de la tecnología.

Ayurveda nos ayuda a solucionarlas aportándonos herramientas enfocadas en el autoconocimiento y el empoderamiento de cada individuo en su proceso de salud. Entre las herramientas que nos ofrece Ayurveda para prevenir el desarrollo de las enfermedades se encuentran la alimentación personalizada, las rutinas diarias y estacionales, los suplementos nutricionales ayurvédicos a base de plantas medicinales, los masajes terapéuticos con aceites orgánicos, la meditación, el yoga y la respiración para limpiar la mente y oxigenar el cuerpo. Ayurveda es un estilo de vida y cuenta con el paciente como actor principal en su salud.

Connie Marin
Farmacéutica especialista en Medicina Tradicional Ayurveda.
Facebook: @ayurvedaconniemarin, Instagram: @ayurvedaconnie; www.conniemarin.com